En los últimos 3 o 4 años la marca Aganorsa Leaf o, como era conocida anteriormente: Casa Fernandez Miami, ha logrado bastante en términos de ser reconocida por la mayoría de los fumadores serios. Ciertamente, pasaron de ser una marca más con Casa en su nombre a ser más singulares, llamativos y diferentes. Gran parte de esto ocurre gracias a que tienen su propia finca en donde producen hojas espectaculares, que también venden a otras marcas, quienes a su vez destacan el nombre Aganorsa. Pero de Casa Fernandez Miami todavía quedan productos y uno de ellos es este Aganorsa Leaf Connecticut.

Qué mejor momento que la imagen para agradecerle a mi amiga que me acompaña en mis fumadas. Con ella también fumo este al tiempo que noto que es un cigarro especialmente liso y llamativo. El cigarro me lo obsequió la gente de San Luis Cigars, con una óptimo servicio y rapidez. El cigarro apenas tiene alrededor de una semana conmigo y está perfecto de humedad y sensación, con un box press bastante obvio y lo que parece ser un cigarro pesado. Los aromas son sutiles en la capa y, como ha llovido bastante hoy, se sienten densos; estos incluyen chocolate, madera, pimienta y avena. La calada en frío tiene aromas de madera de cedro, establo, avena, nuez moscada y chocolate.

A fin de no repetir demasiado lo mismo en reseñas, dejo claro que los cigarros de capa Connecticut me gustan, aunque es un gusto reciente y adquirido. Después de algunos años detestando la capa por crear cigarros suaves y (pensaba yo) faltos de sabor, finalmente me tomé el tiempo de apreciarlos, gracias en parte a los paquetes mensuales. Ahora, aunque no lo crean, son las capas maduro las que me gustan menos. Ciertamente, las capas Connecticut tienden a tener sabores más sutiles, pero te hacen esforzarte más y aprender a apreciar más sabores. El Aganorsa Leaf Connecticut desprende humo de manera impresionante, tanto por el pie como por la perilla y en cada calada hay toneladas de él, con una intensidad media-suave. Los sabores son abundantes, destacando mantequilla, crema y chocolate blanco. No se siente como un cigarro extraordinario, pero sí fuma muy bien y cuando llega al final del primer tercio la intensidad se coloca en media.

El máximo de complejidad en el Aganorsa Leaf Connecticut se alcanza en el segundo tercio, con una asombrosa variedad de sabores que me hacen fumar más lento y torturarme porque quisiera fumarlo más seguido. Estos sabores incluyen pimienta, crema, madera de cedro, mantequilla, nuez moscada, chocolate blanco y nueces. Los sabores varían su riqueza, siendo algunos más fuertes y a veces con menos matices y alrededor de la mitad del cigarro comienza a sentirse más dulce, a partir de sabores más frutales como cereza, vainilla y manzana. Al final del segundo tercio la intensidad se encuentra ligeramente por encima de media.

Para el último tercio el cigarro se calma bastante y no tiene tantas transiciones como antes, algo que realmente no esperaba, pero también tuvo que ver que el diluvio universal comenzó a caer just en este momento y la experiencia no fue tan cómoda. Aunque fumo bajo techo, cuando la lluvia viene con viento es como si estuviera afuera. También pasó que en este último tercio el cigarro se hizo mucho más esponjoso y mantener la forma era complicado, además que empezó a quemar torcido, lo cual se corrige fácil excepto cuando tienes mucho viento. No obstante, los sabores fueron de pimienta, crema, madera de cedro, chocolate blanco, nueces y vainilla. Al cabo de una hora y 35 minutos, el cigarro llegó a su fin.

El tema con los Connecticut, como con todos los otros cigarros, es que la variedad es casi interminable y al igual que con los cigarros de otras capas, hay ligas buenas, ligas no tan buenas y otras bastante mediocres. Mi tema originalmente con los Connecticut era que yo carecía de la paciencia para apreciarlos, básicamente. Sin embargo, este Aganorsa Leaf Connecticut es el tipo de cigarros que me hace apreciar a Aganorsa pero también las capas Connecticut, particularmente porque tiene sabores que no puedes apreciar en ninguna otra capa. Al igual que descubrí la magia de los Connecticut mediante los paquetes mensuales, agradezco a San Luis Cigars por darme el placer de probar este cigarro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s