Estos son otros de los productos que trae a Venezuela la gente de Tabacos y Vitolas. East Coast Rollers es una submarca de Famous Smoke y con esta marca hacen un total de nueve cigarros diferentes, todos en vitola Churchill. Hace unos días probé uno llamado Pure Mayhem y, aunque nada extraordinario, sí estuvo decente. Este es uno de dos cigarros de capa madura dominicana fabricados en Honduras y la verdad es que no hay mucha más información, ni siquiera en la página de Famous, así que quedará probarlo virtualmente a ciegas.

La capa de este Loathsome Hogg pareciera ser falsamente madura, pues pareciera hasta estar pintada pero con el cigarro torcido ya. En muchos casos estas decoloraciones son producto de la maduración misma, pues las venas tienden a oscurecerse más lento que el resto de la hoja. Pero en este caso esa decoloración que se ve es en el pliego, no en una vena. No obstante, el cigarro se siente bien construido, poblado de venas en la capa y con aromas realmente sutiles y escasos en esa capa, que incluye café, dulce y pimienta, mientras que en el pie se aprecia madera, musgo y tierra. Finalmente lo pico con la doble hojilla y se sienten notas de chicle, que bien podrían ser una fruta sintética, como el aroma de un chicle de frutas y algo de madera. Los más observadores notarán que el cigarro está encendido, y es que el día estuvo más o menos activo y justo cuando estaba por sentarme a fumar se terminó de activar y tuve que salir corriendo. Cuando finalmente me senté a fumar y encendí el cigarro me di cuenta que no le había hecho una foto apagado.

El Loathsome Hogg enciende rápidamente con un tiro muy decente, ligeramente apretado en frío pero se resuelve una vez entrado en calor. Desde la primera calada me doy cuenta que sufre del tema que sufren muchos cigarros de capa madura, que es que son bastante suaves, con una intensidad que se mantiene fija en suave durante todo el tercio, el cigarro tiene sabores tenues a pimienta y madera, con algunas notas un tanto más fuertes a melón y a un café saborizado a avellanas. Parecieran sabores falsos, pero con la intensidad que se sienten no creo que lo sean. Normalmente cuando un cigarro tiene sabores infusionados estos son mucho más fuertes y frontales, mientras que aquí son bastante sutiles. El tiro se comporta bien y la ceniza se mantiene durante buenos ratos, hasta que la dejo caer a propósito.

No hay un gran cambio en la intensidad del segundo tercio, aunque sí aparecen nuevos sabores, no muy agradables. Estos incluyen un fuerte aporte herbáceo que no sé de dónde salió, pero le da al cigarro sabores de orégano que, afortunadamente, no son continuos ni permanentes, sino que vienen y van, particularmente a partir de la mitad. También hay sabores a musgo y a tierra mojada, mientras que los de frutas y café desaparecen por completo. Entre los sabores secundarios se sienten notas muy suaves de chocolate y caramelo, pero estas son rápidamente dominadas por ese sabor herbáceo de pasto mojado que mejor puedo describir como musgo. El tiro comienza a sufrir un poco también, teniendo dificultad para mantener el cigarro encendido durante más de un minuto sin caladas, lo que hace que haya que darlas más seguidas y esto caliente el cigarro de más.

Para el último tercio los sabores de Loathsome Hogg se simplifican bastante, mostrando apenas tierra, una suave nota de chocolate y una nota muy fuerte de este musgo que apareció en el tercio previo. El tiro no ha mejorado mucho y siempre que le dé caladas cada 20 segundos, logro un equilibrio en donde el cigarro no se calienta de más ni se apaga, pero no es algo que disfrute manteniendo. También pasa que la capa tiende a concentrar mucho la saliva, o quizá es un efecto del calor, pero es imposible que se vea bien en las fotos, sobre todo porque cada calada en realidad son tres o cuatro pequeñas caladas a fin de avivar el cigarro. Al cabo de una hora y 15 minutos, el Loathsome Hogg llega a su fin.

La vitola Churchill es una que realmente disfruto cuando el cigarro es bueno, pero cuando no disfruto mucho de él, o cuando los sabores no están aportando bastante, puede llegar a ser una vitola aburrida. Entiendo que East Coast Rollers solamente produce cigarros de esta vitola, pero creo que este es un cigarro que podría ser mejor en una vitola más pequeña, sobre todo porque a partir de la mitad comenzó a aportar un sabor increíblemente herbáceo que se sentía como si estuviese masticando pasto y a partir de ese momento quedaba bastante cigarro por delante y, lamentablemente, la fumada cambió muy poco. Los que me conocen saben que tengo mi tema con los cigarros de capa madura, y a veces fumo algunos que me hacen difícil justificar ese tema, pero otras veces fumo unos como estos que lo facilitan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s