Al igual que sucede con el Swamp Thang, esta versión de los Kentucky Fire Cured propone hacer una aproximación diferente, atrevida y opuesta a todo lo que se ha hecho. Así exactamente fue como los Kentucky Fire Cured originales salieron al mercado, utilizando un método y un estilo que, si bien se había hecho antes, no se había logrado en esas dimensiones y el mercado ha respondido muy bien a ellos. También aparecieron los KFC Sweets, que son obviamente endulzados y junto con los sabores y aromas fuertes y diferentes de la capa, aportan un sabor único al cigarro, aunque no los he probado. Pero tanto el Swamp Rat como el Swamp Thang combinan sobre el mismo cigarro dos capas: fire cured y candela, para darle un sabor completamente distinto tanto al resto de los cigarros en general, pero también diferente (aunque ligeramente) a los KFC tradicionales. Esto lo hace Drew Estate, que siempre ha sido una marca que se ha atrevido a hacer las cosas de manera diferente, sobre su plataforma MUWAT, que fue creada precisamente para hacer los productos más diferentes aún. Este cigarro llegó cortesía de un seguidor.

La diferencia principal entre este cigarro y el Swamp Rat es el tamaño. El Swamp Rat está disponible en vitola robusto 5×54 y toro 6×52, mientras que el Swamp Rat únicamente existe en vitola toro 6×46, aunque yo diría que es corona, pero eso es lo que dice en la página web. Ambos cigarros son la primera instancia en que Drew Estate trabaja con la capa candela y viene con un envoltorio que llega solamente hasta la anilla y sin celofán. Este envoltorio dorado revisé y corresponde a una versión especial de este cigarro llamada Year of the Ox, pero más allá de eso no menciona más nada así que no voy a asumir que es una liga especial ni voy a cometer la locura de encenderlo con ella. Pero en frío el cigarro tiene muy buena apariencia, con una hoja candela brillante y muy obvia en su tono verde y bastante irregular. Como sucede con cualquier otro Kentucky Fire Cured, los aromas no son los típicos de cualquier cigarro, combinando en su capa aromas de carne a la parrilla y salsa barbecue y una sensación ahumada y de leña. La calada en frío presenta aromas muy parecidos a los de la capa, pero no exclusivamente y se sienten notas de leña distintas y notas cárnicas.

Manteniendo el estilo de una capa candela, en términos de fumada los sabores se sienten bastante sencillos, aunque no son los sabores habituales de un cigarro, que incluyen leña y una sensación herbácea que casi podría definir como lechuga. También hay una nota fuerte de pimienta, sobre todo en el retrogusto, pero en general se trata de un tercio sencillo, único, específico y diferente, bastante sabroso pero no en el sentido de intenso o fuerte. Hacia la mitad del primer tercio también hay notas dulces en la pimienta del retrogusto, lo que me recuerda a la pimienta de guayabita.

Para el segundo tercio el Swamp Rat presenta algunas notas diferentes pero en onda con las originales, aunque el de leña sigue siendo el principal, pero los herbáceos que sentía como lechuga antes esta vez se sienten como de grama recién cortada. Entre los sabores nuevos se aprecia una nota de jengibre, más que nada aromática y no muy apreciable en el paladar, y la pimienta del retrogusto se siente mucho más suave, que invita aún más al retrogusto. Superada la mitad los sabores principales incluyen también cuero, pero ninguno de los sabores se siente realmente fuerte, de hecho la intensidad general del cigarro se podría describir como casi media, pero considerablemente baja durante la mayoría de la fumada, algo que es normal en una capa candela, pero que la intensidad repentina de pimienta en el primer tercio me hizo dudar por un momento.

En el último tercio los sabores no cambian muy drásticamente, lo cual es especialmente raro dado el cambio tan diferente entre una parte de la capa y la otra. Los sabores siguen siendo los mismos, pero en el último tercio son ligeramente más ricos y densos, aunque no más interesantes. Luego de una hora y 20 minutos, el Kentucky Fire Cured Swamp Rat llega a su fin, y es un final que he esperado porque aunque no fue una fumada mala y puedo apreciar ese atrevimiento y destreza de combinar las capas y mostrar distintos sabores, en realidad no es algo que busco de un cigarro ni creo que a quienes nos gustan los cigarros fuertes o de intensidad media queramos un cigarro así. Igualmente, no creo que quienes busquen cigarros suaves quisieran un cigarro como este, así que me confunde un poco el target del cigarro.

Ciertamente antes de fumarlo llama la atención que nadie haya combinado capa candela con capa KFC, pero después de fumarlo te preguntas porqué alguien combinaría capa candela con capa KFC. Insistiendo un poco más sobre ese punto del párrafo anterior, es un cigarro que es muy suave para los que le gustan los cigarros fuertes y muy fuerte (o aparentemente muy fuerte) para los que le gustan los cigarros suaves. El cigarro comienza de manera interesante y durante un rato piensas que es bastante más fuerte de lo que un candela sería, pero a medida que lo vas fumando se siente mucho más suave de lo que un KFC sería, y en lo personal esa progresión no me agrada del todo porque precisamente comienza bien y quieres que dure, pero a la mitad del cigarro estás esperando ya que se termine porque no hay nuevos aportes ni intensidad. El tiro es bueno y la densidad del humo muy interesante, con sabores diferentes y sin duda es un cigarro que vale la pena probar, pero no recomendaría comprar muchos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s