TST – Caporales

Primero la reseña en video:

Pero en texto también:

A propósito de la reseña reciente de los otros TST, tuve la oportunidad de probar otro de sus productos, llamado Caporales. Mientras que los Padrotes son la ‘joya’ de la marca, los Caporales son como el segundo hijo, en el sentido que la marca pareciera colocar mayores esperanzas e inversión en el éxito de los Padrotes, mientras que estos se crean con el fin de diversificar un poco el portafolio. En lo muy personal, creo que los Caporales me gustaron más, pero como he dicho en la reseña anterior, los detalles que puedan tener estos cigarros son corregibles, pues en casi todos los casos no tienen problemas de liga sino de construcción.

DSCN9787

Los Caporales tienen un formato de robusto, con una liga que incluye una capa ecuatoriana tipo Camerún envolviendo tripa y capote venezolanos con unos 5-7 años de maduración en barricas de roble ex-ron. En un principio Dante (con quien hice la reseña) me había sugerido hacer ambos cigarros el mismo día, pero eso es algo que no puedo lograr todavía, por lo que decidimos dejar esta para otro momento que finalmente llegó (al día siguiente). Si bien la capa de estos cigarros se ve más rústica que los otros, también se aprecian sabores más sutiles, que apenas incluyen madera, canela y durazno. Una vez picado el aroma más intenso es de comino. No sé si les pasa, pero no soy gran amante del comino y en lo que lo siento en una comida me pasa que todo me sabe a comino. Ese es el sabor predominante en la calada en frío, por lo que fue el único aroma que pude apreciar.

DSCN9792

En las primeras caladas el sabor predominante es de tierra mojada, muy rica e intensa, siendo prácticamente el único sabor durante los primeros centímetros y al tiempo de la foto ya un poco más combinado con otros, que incluyen toques de madera y cítrico, más de cáscara de limón, que llama la atención especialmente cuando se compara con el de cáscara de naranja del otro cigarro de la marca. Hay una ausencia muy notable de pimienta, elemento muy habitual entre los tabacos hechos en Venezuela, por lo que es otra instancia en que se siente diferente este cigarro.

DSCN9797

Hacia el final del primer tercio y más adentrado en el segundo aparece un sabor de fruta, que no es necesariamente ese sabor de limón que mencioné antes, sino algo más dulzón. Quizá lo que me ha gustado más hasta ahora es que el tiro ha sido espectacular, especialmente al compararlo con el Padrotes de la reseña anterior. El humo ha sido abundante y rico, con una ‘sequedad’ presente pero que no afecta negativamente la fumada ni el cigarro.

DSCN9800

El sabor dulzón y afrutado que sentí en el segundo tercio se convirtió en algo más parecido a uvas o uvas-pasas a partir de la mitad. Dicho esto, me impresiona como un cigarro venezolano llega a evolucionar cuando está bien hecho, especialmente si notamos lo plano que tienden a ser otros tabacos de acá, con mayor reconocimiento y trayectoria. Hacia el último tercio aparece una evolución de los sabores dulzones que se siente más como miel y menos como frutas. La madera ha estado presente durante toda la fumada y hacia el final se siente un toque de pimienta que hace que no quiera soltar el cigarro.

DSCN9803

En general, me atrevo a decir que el Caporales es mejor que el Padrotes, por lo menos hasta que el Padrotes resuelva esos detalles que lo alejan de la perfección. Sin embargo, ambos cigarros se encuentran muy por encima de la media del cigarro venezolano.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s