H Upmann – 1844 Reserve

Antes que nada, esta reseña también está en video:

Hace ya 8 meses que visité República Dominicana y en ese viaje recibí varias recomendaciones de cigarros locales para alimentar un poco mis conocimientos, que siempe habían estado bajo la impresión que Arturo Fuente y La Flor Dominicana son los mejores cigarros de la isla; y aunque en realidad son muy buenos en su mayoría, no son los únicos buenos. Gracias a otros amigos he descubierto los Chogüí y los Flor y Nata, entre otros. Pero este H Upmann me lo recomendó Martin, de Cornelio Cigars, como uno de los mejores representantes de la isla. Hace poco tuve la oportunidad de probarlo y, aunque no puedo decir que fue la mejor experiencia, sí es un representante respetable del tabaco dominicano. El 1844 Reserve es un cigarro de capa habano ecuatoriana, capote nicaragüense y tripa dominicana. Tiene aromas muy escasos en frío, que apenas incluyen pimienta sobre la capa y en la tripa. Una vez picado (con un punch) se le siente un aroma intenso de caramelo y algo que en inglés se llama ‘butterscotch’, que es como una mezcla entre caramelo y un toque más hacia salado de mantequilla. Sin embargo, no se le siente mucho más.

H Upmann - 1844 Reserve 02

Desde la primera calada este cigarro quema raro. Por unos lados se acanala, por otros pareciera no querer encender y esta tendencia se mantiene durante toda la fumada. Los sabores desde el principio son de madera intensa, incluso pudiendo definirlos como de cedro, también tiene pimienta y algunos toques dulces que no alcanzo a definir, al menos en este momento. Un poco más adelantado dentro de este primer tercio también se siente un dulce cítrico, pero no alcanza a ser muy definido.

H Upmann - 1844 Reserve 03

Lamentablemente antes de finalizar el primer tercio el cigarro requirió un toque técnico, lo cual afecta un poco los sabores… o mejor dicho, tener que darle un toque en este punto me hace entender que no será el último y que a la larga afectará los sabores. Sin embargo, el tiro se mantiene muy bien y por lo pronto el cigarro se puede seguir disfrutando. La pimienta pareciera desvanecerse un poco a finales del primer tercio y evolucionar hacia un toque especiado que incluye distintas especias… lo que los americanos llaman ‘spicy’, que no necesariamente es picante sino un término que aglomera distintas especias. También se siente un toque herbáceo dulce en el retrogusto, algo que luego podré definir como caña de azúcar.

H Upmann - 1844 Reserve 04

Habiendo finalmente soltado la ceniza al finalizar el primer tercio me encontré con la razón principal de la necesidad de tantos retoques: la tripa quema mucho más rápido que la capa, por lo que se acanala fácilmente y se siente como si estuviera más consumido por dentro que por fuera. Afortunadamente los sabores siguen brotando y el toque dulce del principio parece haberse graduado del retrogusto al sabor principal en boca. La madera ya no se define como cedro per se, sino ya como madera general.

H Upmann - 1844 Reserve 05

En la imagen se hace muy obvio que le tuve que hacer otro retoque, y es que la línea de quemado ha variado demasiado, lo cual también ha afectado negativamente los sabores en este segundo tercio. El hecho que se apague constantemente hace que tenga que reencenderlo bastante y eso afecta los sabores, y definitivamente el cigarro tiene un problema de liga. Los sabores se sienten medianamente ahumados, pero incluyen madera y dulce, pero no mucho más.

H Upmann - 1844 Reserve 06

Hacia el final del cigarro, incluso sin darle muchas caladas el cigarro se calienta muchísimo, tanto que me cuesta mantenerlo en la mano durante un tiempo. La pimienta que desapareció al final del primer tercio regresó en el último tercio, pero ya el sabor de madera y el dulce desaparecieron. En general debo decir que los sabores fueron decentes, incluso en el segundo tercio que fue cuando el cigarro apenas se podía mantener encendido y donde los sabores casi no se apreciaban. Aún no estoy seguro que el problema sea de liga, pero estoy seguro que no ha sido de guarda, pues los mantengo entre 64 y 66% con una temperatura que rara vez supera los 26°. Siempre he sido defensor del tabaco dominicano, pero este 1844 Reserve no sería un arma para defenderlos, simplemente otro más del montón, al menos en este cigarro en particular, por lo que no descarto probar otro, con la esperanza que esté mejor.

Dossier-2.indd

 

Un comentario sobre “H Upmann – 1844 Reserve

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s