En el Caracas Cigar Club de vez en cuando organizamos catas o reuniones especiales para todos probar un cigarro específico. Hace unos meses lo hicimos para probar la línea de productos de Fuera de Serie, pues uno de los socios conoce al dueño o a alguien que los distribuye. Como en Venezuela la mayoría de las personas no son muy creyentes en la puntualidad, una cata que estaba pautada para las 6 de la tarde comenzó casi a las 8 de la noche, mientras que los que llegamos a la hora ya nos habíamos fumado un cigarro esperando, por lo que en esa cata solamente probé un cigarro de FDS (un Connecticut) y decidí guardar los otros, que es como este Maduro tiene en mi humidor casi 3 meses y decidí que era buen momento para darle fuego.

Fuera de Serie - Maduro 01

Fuera de Serie es el producto de Tony Pichs, cubano de nacimiento pero quien se prometió que cuando hiciera sus propios cigarros los haría en República Dominicana, lugar donde la mayoría de los exiliados de la isla van a parar en primera instancia y una de las razones por las que el tabaco dominicano es tan bueno, aunque no le quito mérito a los habitantes de RD que bien merecido tienen el hecho de estar entre los mejores fabricantes y ligadores del mundo. En esta ocasión preferí tomar un poco de cerveza tipo märzen para limpiar el paladar antes del cigarro… pero este cigarro particularmente se ve y se siente como si fuera de otra marca con respecto al habano de FDS que probé hace poco. La construcción, la rigidez, el peso, todo es diferente. Los aromas por supuesto que también, gracias a la capa San Andrés mexicana, que incluyen cuero, madera y notas florales en la capa. En la tripa se aprecia simplemente cuero y en la calada en frío se siente pimienta, cuero y por último una sensación dulce afrutada.

Fuera de Serie - Maduro 02

El FDS Maduro enciende rápidamente gracias a que el tiro es bastante bueno, sin ser demasiado suelto ni apretado; desde la primera calada se le sienten sabores que son los típicos de esta capa mexicana e incluyen sabores tostados a chocolate y un dulce genérico. En Caracas acababa de llover, por lo que estos sabores se sentían hasta densos y pegajosos, perfectos para el tipo de cigarro y la fumada al aire libre sin viento.

Fuera de Serie - Maduro 03

A lo largo del primer tercio la capa mexicana realmente se destacó y presentó los sabores más típicos que la caracterizan, incluyendo un cierto aftertaste de anís que suaviza un poco la pimienta del retrogusto, que tampoco es muy intensa para empezar, pero lo que hace es darle complejidad a los sabores y equilibrar a fumada. Llegando al final del primer tercio también se siente un sabor de café americano leve, pero presente.

Fuera de Serie - Maduro 04

En el segundo tercio la noche comienza a caer y soy más dependiente de la luz, lo cual a la cámara de mi teléfono no le termina de gustar y me cuesta que salgan bien las imágenes. En este tercio el sabor a café que estuvo presente en la transición se destaca más y se combina con el chocolate. Hay cigarros en donde se siente incluso el sabor de un café mocha, pero en este FDS Maduro se sienten como dos sabores diferentes mientras que la pimienta se ha reducido bastante tanto en el paladar como en el retrogusto. También hay un fondo de nuez moscada que llama la atención y es el factor que le da complejidad.

Fuera de Serie - Maduro 05

Algo que me ha llamado la atención del cigarro es como en cada tercio ha habido una especia dulce que le da complejidad al cigarro, siendo en el primer tercio el anís y en el segundo la nuez moscada. A la mitad del cigarro hay otra transición, pues ya el sabor de nuez moscada no existe y se siente un regreso del anís; quizá siempre fue anís pero con la combinación de sabores hacia lo tostado me dio la impresión que fuera nuez moscada. Quizá deba probar otro para comprobar eso. Sin embargo, a partir de la mitad del cigarro hay otro sabor que ocupa mi atención porque es mucho más destacado: mazapán. También la pimienta se hace un poco más intensa y son estos dos sabores los que prácticamente llevan al cigarro.

Fuera de Serie - Maduro 06

En el último tercio el sabor de mazapán es el más destacado y ya no depende de la pimienta para tener su intensidad, al punto que se sienten también sabores de su materia prima: almendras, como independientes del sabor de mazapán. Afortunadamente no hay una predominancia de sabores dulces en este tercio que pudieran hacer al cigarro empalagoso y hacia el final del cigarro hay un sabor a café pero más espresso y con una corta nota amarga que perdura poco en el paladar. En verdad la diferencia entre el FDS Maduro y el Habano es del cielo a la tierra y no creo que sea solo por la capa. Particularmente me impresiona porque en lo personal soy mucho más fanático de las capas habano que de las maduradas, pero en este caso me decanto por este sobre el otro. Dicho esto, el cigarro no está libre de imperfecciones, entre las que puedo contar que la línea de quemado es bastante variable y tiene una tendencia a canalizarse sobre el cigarro, lo que requiere retoques regulares. También la misma capa a veces cambia de textura y se arruga, lo cual puede ser también consecuencia de la quemada dispareja. En ocasiones me parecía que habían más sabores en algunas caladas que en otras, y también creo que eso responde a la quemada dispareja, pero en general esta experiencia fue mucho mejor que la anterior con la marca.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s