Como he dicho en ocasiones anteriores, el Grupo de Maestros de Altadis está formado por unos 6-8 blenders de la marca, quienes supervisa, recomiendan o aprueban ciertas ligas para la marca. En lo personal he visto el sello de Grupo de Maestros en los mejores productos de distintas marcas de Altadis. En 2018 se reunieron para crear la cuarta edición del Private Batch de Montecristo, una edición limitada que tengo entendido que no se lanza todos los años. Es curioso que el cigarro dice 70/650 pero no creo que hayan hecho 650 unidades solamente, especialmente cuando esta edición en años anteriores ha sido de entre 25 mil y 30 mil cigarros. Me llegó como parte del paquete mensual de Small Batch Cigars y mi emoción al recibirlo fue increíble. Hace como un mes le comenté a mi amigo Cándido Rosario, quien es parte del Grupo de Maestros, que había recibido este cigarro y me dijo que era una joya. Decir que tengo unas ganas inmensas de probarlo sería quedarse corto.

Montecristo - Grupo de Maestros Private Batch IV 01

El Grupo de Maestros IV es, como su nombre lo indica, la cuarta edición de este cigarro. Se trata de un Churchill increíblemente imponente y pesado, al menos para ser un cigarro. El cigarro viene cubierto en una lámina de madera por lo que la capa tiene un notado aroma a madera, pero también se siente vainilla y nuez moscada y, hasta cierto punto, un aroma que me recuerda al vino. En el pie se aprecian notas de nueces y vainilla, mientras que la calada en frío muestra una combinación de estos aromas con un adicional de pimienta blanca y cuero.

Montecristo - Grupo de Maestros Private Batch IV 02

El Grupo de Maestros IV exige atención a la hora de encenderlo, lo cual hago con bastante paciencia y cuidado, para no quemar de más ni en un solo lugar. Quizá es porque el día anterior estaba con un amigo que estaba distraído encendiendo su cigarro y básicamente lo incineró. Pero este enciende perfectamente y con una uniformidad muy buena. El humo es denso y abundante, aunque con estas dimensiones de verdad que no tengo ningún apuro y me tomo mi tiempo. Comienza con toques suaves de pimienta, particularmente en el retrogusto y de la blanca, que no pica sino que apenas se siente. También hay canela, nueces y un toque suave de vainilla.

Montecristo - Grupo de Maestros Private Batch IV 06

Precisamente, este primer tercio necesita casi 35 minutos para desaparecer, en donde al cabo del medio centímetro me invadió un sabor increíblemente cremoso de nueces, vainilla, chocolate con leche y un sabor ligeramente cítrico que realmente me enamoró del cigarro. Un poco de investigación acerca de él no me dice mucho más allá que se trata de un puro dominicano, pero no menciona el origen ni tipo de hojas. No obstante, pese a estos sabores tan propios de los Connecticut, este cigarro no lo es, por lo que son bastante ricos y variados los sabores.

Montecristo - Grupo de Maestros Private Batch IV 03

En el segundo tercio el cigarro se hace más cremoso, si es que eso fuese posible, pero es que también incluye un sabor malteado que se siente particularmente en el final del sabor y en el retrogusto, que le da dimensiones nuevas al cigarro, pero siempre trabajando sobre sabores existentes. Sin embargo, aparte de esto, el sabor del cigarro es relativamente igual entre este tercio y el anterior, por lo que no hay sabores nuevos, sino más matices.

Montecristo - Grupo de Maestros Private Batch IV 04

Mitad del cigarro y cuento con una hora de fumada. A partir de este punto los sabores cremosos se reducen un poco pero se mantiene malteado, esta vez con un sabor de almendras que sustituye a las nueces y un sabor de chocolate más bitter o más ‘puro’ que sustituye al de chocolate con leche, por lo que ese matiz de chocolate sí se siente que ha variado. Con más de 10 meses de humidor, no esperaría menos en realidad. Pero hasta el momento el Grupo de Maestros IV no me ha sorprendido…. mejor dicho, esperaba que fuera un gran cigarro y lo ha sido, por lo que no me ha defraudado tampoco.

Montecristo - Grupo de Maestros Private Batch IV 05

En el último tercio no hay mayor variación más allá de la desaparición de los sabores malteados, que siguen la ruta de los sabores cremosos. La pimienta ahora se siente como negra y no blanca y cada intento de hacer el retrogusto es premiado con una sensación de ardor en la nariz. Pero el Grupo de Maestros IV sin duda ha cumplido con las expectativas y me ha dado aromas y sabores con niveles de cremosidad que no pensé que se podían lograr mientras se mantienen matices de otros sabores y eso es algo notable en un cigarro.

Sin embargo, en los últimos meses he estado mirando a Altadis con una lupa y viendo bastante sus productos, su calidad y sus lanzamientos. Si bien en algunos casos es el perfecto ejemplo de una corporación maléfica que produce millones de cigarros al año con el único objeto de tener cantidad sin ver mucho la calidad, productos como el Grupo de Maestros Private Batch IV me llenan de curiosidad, porque es como si todavía les importara el fumador de siempre. Eso me llena de esperanza, aunque sea hasta el próximo cigarro en serie de Altadis que pruebe que me lleve de nuevo al foso… y así soy con ellos, de un extremo al otro.

Dossier-2.indd

 

 

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s