Otra de las grandes creaciones de My Father, este Tatuaje me lo recomendó un dependiente en una tienda de tabacos y me hace pensar que para futuras referencias solamente voy a irme por sus recomendaciones, pues hasta ahora no han fallado ninguna. Este “pequeño” tabaco es más fuerte de lo que parece y la intensidad de los sabores abruma a veces, pero solamente te lleva a tomarlo con más calma y a disfrutar mejor todo lo que ofrece.

Tatuaje Reserva 01

 

Una construcción de apariencia artesanal y rústica muestra una cantidad considerable de venas que, junto con el marrón oscuro de la capa (aunque es bastante rojizo) demuestran que este no será un tabaco suave… confieso que me intimidó un poco desde el principio. Incluso sus olores en frío de cacao, cuero, tierra y madera apoyaron mi noción que su sabor sería fuerte y denso.

Tatuaje Reserva 02

 

El encendido y la primera calada que lo acompaña me llena de pimienta y un sabor intenso a tierra mojada, al mismo tiempo que el tabaco suelta humo abundante por ambos extremos. Esta abundancia de humo es solo una ilusión, pues a los 3 minutos casi desaparece por completo, mostrando solamente cuando le doy una calada, pero el sabor dominante es el de tierra mojada y me parece que la ausencia de humo viene por el mismo tema, aunque el toque de pimienta viene apareciendo con más fuerza a medida que voy consumiendo más.

Tatuaje Reserva 03

 

Hasta ahora no he sentido una ‘explosión de sabor’, pero la verdad es que no me impresionaría, sobre todo sabiendo que el tabaco viene con la firma de Pepin García. Su quemada es bastante lenta, pues debo llevar como unos 20 minutos fumando y creo que apenas he superado 5 centímetros de cigarro. Justo antes de terminar con el primer tercio me invade un sabor a chocolate cremoso que me envuelve el paladar. Hora de tomar un poco de agua, y al mismo tiempo el tabaco empieza a ahumar bastante. Una gran sorpresa.

Tatuaje Reserva 04

 

Tanto es el ahumado que se ve la brasa quemando, se siente una nueva dulzura, pero no tengo idea de qué es, pues el cacao y la cremosidad siguen también ahí, al igual que la tierra, que esta vez es más fuerte. En este punto el tabaco no es realmente fuerte y tampoco tiene una gran cantidad de sabores, pero los que tiene son bastante obvios sin competir entre sí. Pero comienzo a sentirme mareado y me doy cuenta que es por la intensidad del tabaco que, aunque no lo siento en el paladar, la verdad es que estoy fumando algo fuerte.

Tatuaje Reserva 05

 

En este punto debería dejar claro que me gusta bastante el tabaco, pero he fumado otros igual de complejos y fuertes por mucho menos precio, así que al igual que pasa con tantos otros productos que sin duda son buenos, la etiqueta de ‘Reserva’ en este parece ser un gancho. Hacia este punto ya los sabores comienzan a unificarse en una sola columna de tierra achocolatada (por desagradable que suene). Le retiro la etiqueta, o mejor dicho las dos etiquetas, pero la que dice Tatuaje es de papel, al estilo de un vulgar tabaco de bodega, y se rompe en varias partes antes de salir. La de Reserva si viene perfecta.

Tatuaje Reserva 06

 

Hacia el final el tabaco es bastante más fuerte, pero nunca fue excesivo. El humo tampoco fue especialmente abundante, como lo ha sido con otros.

Dossier-2.indd

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s