El 4to del 5-pack de Toraño que adquirí hace poco me hace entristecerme un poco ante el hecho que solo me queda uno, pero también me alegro de haber conocido un poco más de esta marca e incluirla en mi Wish List de próximos tabacos. Teniendo en cuenta que en 2010 estuvieron a punto de cerrar la fábrica, pero recuperaron los derechos de distribución de sus marcas y lanzaron tres nuevos productos: Single Region Jalapa Series, Brigade y Master. El Master en particular fue creado por el torcedor Felipe Sosa, y es fabricado en Esteli, Nicaragua, con la intención de ser un tabaco de baja producción.

Carlos Toraño - Master 01

 

En frío y a partir de la picada (que esta vez no realicé con la guillotina en V), tiene aromas suaves de tabaco mojado y miel, que me hicieron pensar que se trataba de un tabaco bastante liviano. Pero a partir de la primera calada este tabaco me dio un golpe fuerte de pimienta con toneladas de humo blanco denso.

Carlos Toraño - Master 02

 

Entre los sabores secundarios está el de tierra mojada (muy suave), un poco de madera y alguna nota floral que no duró mucho. Me parece que su etiqueta se ve barata y en la caja se veía como el menos apatecible, no por malo, sino por ser el que menos decoración tenía en su anilla, pero la verdad es que al fumarlo se siente como que es algo especial, una joya por descubrir.

Carlos Toraño - Master 03

 

El anillo de combustión (así lo llama un conocido), o simplemente la línea de quemado (como lo llamo yo) fue bastante irregular, aunque nunca representó un problema que no se pudiera solucionar con algún toque de fuego y su sabor es variado en intensidades, pero muy uniforme en su variedad.

Carlos Toraño - Master 04

 

Tengo un amigo que es chef, y cuando prepara platos de sabores uniformes (estilo un risotto), trata de ponerle distintos toques e intensidades de sabor a lo largo de su extensión, para no hacer el plato tan aburrido y ‘normal’. Es el mismo caso del Toraño Master, tiene los mismos sabores base, pero durante toda la fumada existen distintas intensidades de lo mismo. Eso es algo que me gustó bastante, y aunque hubo algunos sabores diferentes en su totalidad, el sabor pimientoso y de madera se mantuvo desde el principio hasta el final.

Carlos Toraño - Master 05

 

A la mitad del tabaco se siente un leve sabor de cacao y dulzura, pero sigue dominando el sabor de madera. Su capa clara hace pensar que se trata de un tabaco suave, pero ahí también me sorprendió, porque en realidad no es tan clara la capa (no llega a ser un maduro), y su sabor tampoco llega a ser tan suave. Aproximándome a la mitad del tabaco, el mismo comienza a quemar más lento y a producir menos humo. Se mantendría así hasta el último cuarto, que fue cuando de nuevo volvió a explotar con el toque de pimienta.

 

Aparece hacia el final un toque de cuero, mientras que la quemada se mantenía irregular y el humo se hacía más denso, lo cual me alegró, pues entre los toques que le hacía con el encendedor y el hecho que me gustaba y realmente me hacía falta una buena fumada (no fumaba desde el domingo), el cigarro se estaba consumiendo con rapidez.

Carlos Toraño - Master 06

 

Ya hacia el final del tabaco la quemada se hizo uniforme, de vez en cuando aparecieron algunos toques de vainilla (aunque no me atrevo a asegurar que lo era, pues duraban muy poco). Al final final tuvo un toque muy ligero afrutado, que no impresionó del todo, pero me agradó, pues hizo que el tabaco terminara fresco y no como algunos que cuando los terminas es como un alivio. El tiempo total de fumada no superó los 75 minutos.

Dossier-2.indd

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s