Diamond Crown – Julius Caeser

Aparentemente, a finales del siglo 19 llegó un inmigrante húngaro a los Estados Unidos y comenzó a hacer tabacos en Cleveland. Este inmigrante se llamaba Julius Caeser Newman. Hoy en día, sus nietos dirigen lo que él comenzó, mudando la compañía de Cleveland a Tampa, donde siguen haciendo sus tabacos en máquinas. Sin embargo, sus marcas manufacturadas son hechas fuera de los Estados Unidos, y en el caso del Julius Caeser, es hecho por sus socios, los Fuente. Así que el tabaco fue nombrado por el fundador de la compañía y no necesariamente por el emperador romano.

0opplii

Pero el tabaco como tal es digno de un emperador, gracias a su sutileza y perfección de fabricación, con unas venas muy leves y casi invisibles. En frío se le sienten de pasas, madera, miel y chocolate. Coloco la nariz en el pie del tabaco y siento un aroma de caco, miel, madera y frutos secos. Una vez que lo pico le doy unas caladas apagado y siento más o menos los mismos sabores, con un toque adicional de notas florales.

toowa10

Comienza desde la primera calada con una dosis fuerte de pimienta, un tiro perfecto y mucho humo, con un sabor cremoso y de miel, chocolate, café, té verde y un elemento rico de tierra. ¡El cigarro es delicioso y ecléctico! El Julius Caeser tiene una calidad inmediata desde el principio, sin esperar a que pases la mitad de él para florecer y sorprenderte luego de un inicio “normal”. Los sabores son ricos, sutiles y con tonalidades que se van tornando más complejos. Su intensidad se siente media.

r7z7mue

Para ser sincero, si este tabaco no comenzaba bien hubiese sido bastante crítico al respecto, pues cuando lo compré (en marzo), estaba como en un lugar especial dentro del humidor. Es decir, la tienda a la que fui tiene un gran humidor en donde todos los tabacos estaban disponibles, pero este en particular, estaba dentro de una bóveda de vidrio junto con otros más caros, tipo los Davidoff, algunos Opus X y unos God of Fire. De verdad esperaba bastante de este Julius Caeser, la barra no podía estar baja si era colocado con esas barbaridades de tabacos. Hasta ahora tiene un equilibrio que se ha ido desarrollando desde el principio, con un final que perdura bastante y lo hace delicioso. La verdad es que últimamente evito botar el humo por la nariz, pues hay muchos tabacos que han logrado que se me tape la nariz y ya no pueda apreciar el resto del cigarro.

o4h0cke

Los elementos del sabor de este tabaco parecen trabajar en pares, como que pimienta y cítrico están juntos, luego chocolate y crema, luego miel y te verde y al final, café con una nota floral, todos envueltos en un aura ahumada excelente. Tiene sabores muy sutiles y delicados que estoy seguro que no puedo diferenciar y me molesta un poco, o al menos no lo puedo hacer en este punto.

ootthrv

Como es obvio su ceniza es casi sólida y en ningún momento tuve que darle ni el más mínimo ajuste. Un cigarro como este depende en gran parte de unas transiciones bien marcadas, especialmente para que no se trate de un tabaco cualquiera. A partir del punto de la foto, comenzó a quemarse mucho más lento. Entre los sabores que no estaban lo suficientemente fuertes como para determinarlos bien ya puedo sentir algunos, entre ellos una golosina que venden en Estados Unidos que se llama ‘toffee’, que es como una especie de caramelo tostado masticable, también se siente un poco de trigo. Justo antes que se cayera la ceniza (que por supuesto me cayó encima) se le siente un toque de vainilla que repentinamente explota en mi paladar.

pyjfhg4

Con todo y su complejidad, estoy agradecido que me haya tocado un tabaco mediano hoy. La verdad es que después del La Mission del domingo tuve que quedarme un rato acostado mientras se me quitaba el choque de nicotina y fuerza que tenía. Con este estoy nivelando esa intensidad. Cuando le quedan apenas como 6 centímetros al tabaco, que todos los sabores parecen estar cerrando su sesión, la pimienta regresa con la fuerza que no había tenido desde la mitad, me invade la lengua, el paladar y la garganta y, porque soy un poco masoquista, boto el humo por la nariz y aprovecho ese toque ahí también.

cmqvjzo

Con todo el placer del mundo me quemé los dedos. No empeoró su sabor ni me llegaron grandes cantidades de nicotina, pero a un costo promedio de $16 se mantendrá como un tabaco para ocasiones especiales, y de esos ya hay varios en mi humidor, por lo que muy posiblemente no lo estaré adquiriendo pronto.

 

Un comentario sobre “Diamond Crown – Julius Caeser

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s