Padilla – Corojo 99

Creo que esto lo he mencionado antes y conociéndome, seguro que sí, pero los puros que compro casi exclusivamente los compro afuera por infinidad de razones. Adicionalmente, cuando compro me llevo una lista y también pido recomendaciones en la tienda y también me voy de curioso y tomo un par de cosas. Al mismo tiempo, en mi último viaje un amigo me encargó puros que solamente cumplieran con el requisito de costar menos de $8, pero gracias a que normalmente voy a estas tiendas con la intención de pasar un buen rato (3-4 horas es lo normal), pues me instruyo, leo, curioseo y pregunto bastante, por lo que además de traerle los que me pidió, también me traje algunos de los elegidos. Así fue como llegué al Corojo ’99, un puro que al parecer internet ignora bastante y que la propia página web de Padilla detalla muy poco.

wi4y5ry

Para ser muy sincero, creo que principalmente lo tomé porque se veía muy bien, aunque la anilla cubre más de la mitad del puro. Ciertamente es el segundo Padilla que compro y creo que en ambos casos el precio fue un factor muy determinante, también porque no son unos productos demasiado conocidos, quizá por lo escaso de su producción, pero son hechos en la misma fábrica que hace el Alec Bradley Prensado y el Tempus. Antes de encenderlo ya me emociono con el tiro y los aromas del puro, sintiendo aromas de pimienta, madera, tierra y cuero.

hnpc0ol

Desde el principio de la fumada el tiro es espectacular, muy ligero en su torcido, pero con una construcción y una apariencia perfectos. El golpe de pimienta no es el típico nica (bueno, porque no es nica), sino que es algo muy sutil que simplemente le da el aroma de pimienta, pero no la picazón en la lengua. Por un momento pienso que quizá se trata de un cigarro muy suave, pero nada que ver con eso; el cigarro quizá no era de intensidad fuerte, pero no se trataba de un Connecticut tampoco.

jrkb4wu

Un tema curioso con el puro es que la ceniza no se mantenía más de 3 centímetros… la cantidad de desastres que hice sobre mi camisa fue aparentemente infinita. Pero el humo, los sabores y la intensidad me mantuvieron entretenido y atento durante toda la fumada. Finalizando el primer tercio llegué a un sabor que me costó definir, pero me recordó al proceso en el que se quema el azúcar para hacer una crème brûlée y fue ciertamente el momento en que este cigarro me cautivó (y hasta enamoró). Lo que también me gusta de estos cigarros medianamente desconocidos es que la descripción de los matices me hace desarrollar más esta prosa y mis dotes de escritor, pero también debo cuidar un poco para no aburrirlos, porque para hacer descripciones subjetivas estoy mandado a hacer. La ceniza fue mayormente gris, pero con una cantidad saludable de toques blancos que reflejan que los minerales en la tierra estaban en su punto perfecto de cosechado.

fei869h

Apenas 20 minutos de fumada y le tengo que quitar la anilla, es que ocupa gran parte del cigarro. Pero en muchos casos este cigarro es una muestra más de esas grandes relaciones precio-beneficio, la fumada quizá no fue un abanico de sabores, complejidades y equilibrio, pero pude probar y disfrutar un tabaco dulce madurado muy agradable, y normalmente no soy gran fanático del sabor dulce en los puros. Pero más allá de los sabores y de la complejidad, o falta de ella, este puro se destacó por su precio y porque es el propio para fumar mientras compartes un rato conversando. No es un puro para hacer una cata per se, sino un puro para disfrutar y no hacerle demasiado caso.

japkxvj

Por razones que a lo mejor no interesan a muchos, pero tampoco voy a entrar en mucho detalle, eso de salir y reunirse una tarde-noche a fumar y conversar ya no se puede hacer en Caracas, y es una de las razones principales por las que fumo solo, pero a veces mi esposa me acompaña y conversamos. Ella no fuma y por eso no me acompaña siempre, pero cuando está ahí nos ponemos a conversar y el sabor y aroma del puro es algo que disfruto en compañía, mientras que ella identifica algunos aromas. En este caso, durante la primera mitad del puro lo disfrutamos los dos, y la segunda mitad ya la disfruté solo. Pero esos sabores dulces, la tierra, el cuero y la pimienta se mantuvieron durante toda la fumada, en mayor o menor escala y protagonismo.

302sv2b

Otro aspecto muy positivo del puro es que en ningún momento llegó la nicotina a marearme ni golpearme. El puro duró hasta donde tenía que durar y prácticamente se apagó solo. El Corojo 99 es un cigarro curioso que es casi perfecto por su precio, y aunque odio usar esa palabra ‘perfecto’, el hecho es que mientras lo disfrutaba (y realmente lo disfruté) pude conversar y llevar la conversación sin mayor problema, gracias a la sencillez de sus sabores. Es un cigarro fuerte, quizá medio-fuerte, con sabores deliciosos y ricos en su cantidad. Muy recomendable siempre que no lo compres para hacer LA CATA.

Dossier-2.indd

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s