Tabacalera del Oriente – San Martin

El último de los puros peruanos que compré, con excepción de dos “puritos del oriente”, que son equivalentes a unos puros de bodega de menor categoría. Pero este San Martin fue el único recomendado de los que compré, aunque me lo recomendaron después de haberlo comprado. No obstante, fue el que más tiempo dejé en el humidor precisamente por eso.

Tabacalera del Oriente - San Martin 01

Sus aromas realmente prometen, o al menos prometen más que los otros peruanos que he fumado. El puro se ve muy bien aunque bastante venoso y con una buena cantidad de imperfecciones de la hoja misma. El “pico” del torpedo parece hasta afilado y de tanto darle vueltas en el humidor y cambiarlo de lugares, ya temo que pueda perder ese filo y comenzar a deshacerse, así que definitivamente es momento de encenderlo. Los aromas principales son paja, canela, madera y un aroma tostado, como si el puro hubiera madurado al sol.

Tabacalera del Oriente - San Martin 02

El tiro es ligeramente apretado, pero la cantidad de humo hace que te olvides de ese torcido. Sin embargo, el humo no es muy denso y le toman dos o tres caladas producir sabores reconocibles y más fuertes, pero no importa. El puro se siente bien y lo dejo descansar durante unos buenos ratos, esperando los sabores… y en este primer tercio tiene varios sabores muy distintivos, incluyendo jengibre y café tostado. Al cabo de los primeros 5 minutos, lo que era el aroma tostado ya no se relaciona tanto con el café sino más con un dulce de leche, como lo que los españoles llaman ‘cajeta’ (¿o son los mexicanos?), y es como el mismo dulce de leche con un toque tostado. En un puro esto se siente delicioso.

Tabacalera del Oriente - San Martin 03

Adentrado en el segundo tercio, ese sabor de cajeta desapareció completamente, pero le dio un aspecto denso tanto al humo como al sabor en lo que apareció. Quizá fue la combinación del puro con coca cola, que era lo que estaba tomando, pero sin duda que colaboró para hacer un sabor muy diferente. En el segundo tercio el jengibre vuelve a aparecer, dando un toque picante al puro, que no es pimienta. Pero al finalizar el segundo tercio sí pareció convertirse en ella.

Tabacalera del Oriente - San Martin 05

El puro quema mucho más lento a partir de la mitad, al punto que ya se hizo bastante de noche y todavía queda una buena cantidad de puro. La pimienta y el aspecto picante del puro ya desaparecieron, siendo los principales sabores la madera, el chocolate y un regreso del café tostado del principio, que le dan finalmente a este puro la categoría y variedad para poder medirse frente a los grandes puros del continente. Si bien los otros son buenos “para ser peruanos”, en realidad se colocan a la altura de un puro promedio venezolano, es decir que dominan todo muy bien, pero son escasos de sabor. Pero eso está bien, siempre que se produzcan ejemplares como este.

Tabacalera del Oriente - San Martin 07

En el último tercio el San Martin pierde muchos de sus sabores, quedando apenas el café, esta vez sin tostar y mostrando un toque muy leve de la pimienta que apareció durante el resto de la fumada. Aunque compré 4 productos distintos de Tabacalera del Oriente, este es el único del que desearía haber comprado más y a la primera oportunidad aprovecharía de traerme otros. Por ser producto local no es caro, pero como es el mejor de los locales, pues tampoco es barato.

 

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s