Leccia – Luchador

Una de las anillas que más me ha llamado la atención, no tanto por el troquel sino por la máscara en sí incluso está formada por elementos de la marca, incluyendo las dos L de Leccia que forman los ojos. El Luchador es un cigarro que me regaló un amigo, porque siempre le ha gustado y cree que a mí también me gustaría. Lanzado como el follow-up a las líneas Black y White de Leccia, el Luchador lleva la imagen del segundo tema que más reconocen los americanos de México y fue lanzado conmemorando el primer tema más reconocido los americanos de México: el Cinco de Mayo (de 2014). Tanto tema sobre México responde a que el cigarro usa capa de San Andrés y según el propio Sam Leccia, el cigarro puede cambiar rápidamente de su perfil de sabor a pimienta a otros sabores.

Leccia - Luchador 01

Lamentablemente en algún punto del transporte o el movimiento la capa comenzó a separarse del cigarro, así que me tocó tomar mucho cuidado cuando lo muestro y encenderlo con mucha cautela. Sin embargo, la capa mantiene su estilo ‘San Andres’ista, con sus grandes imperfecciones, venas y protuberancias, pero es rígida y carece de espacios suaves. No tiene muchos aromas fuertes en la capa, que apenas llegan a madera junto con un aromas más fuerte de madera en el pie y la calada en frío muestra toques dulces y algo de pimienta. No son muchos aromas, pero cuenta con un año en mi humidor más 8 meses en el humidor del amigo que me lo obsequió.

Leccia - Luchador 02

El cigarro tiene un tiro apretado y complicado, que luego me di cuenta que podía originarse en esa capa suelta, pues al superar ese punto se puso suave de tiro y sedoso de sabores. Pero comienza interesante, aunque un poco complicado por ese punto, los sabores de cereza y tierra rica me dan la bienvenida al ring y la pimienta la nariz en el retrogusto durante el primer asalto. Es una combinación dulce y de pimienta que le da una complejidad temprana al cigarro; sin embargo el cigarro no presenta mucha intensidad al principio, por lo que ese ataque de pimienta es temporal y es hacia el final del primer tercio que comienza a descargar con mayor intensidad.

Leccia - Luchador 03

Superado el punto de la capa despegada, el sabor del cigarro se hace más sedoso y la línea de quemado es más uniforme. Los sabores dulces del principio del cigarro me invaden el paladar pero solo durante un momento y el humo se vuelve denso y rico, pero la intensidad del cigarro aumenta un peldaño, sin duda por la hoja de ligero que está en la tripa y que no había sentido antes. El primer tercio se caracteriza principalmente por sabores a tierra y pimienta con aspectos dulces, pero cumple su promesa de cambiar rápidamente porque le coloca un toque de corteza de carne a la parrilla en el segundo tercio que pareciera salir de la nada.

Leccia - Luchador 04

La tierra y la pimienta parecen colocarse en el asiento de atrás a partir de la mitad del cigarro, mientras que los sabores dulces evolucionan hacia algo más cítrico y mucho más denso que antes, casi como un jarabe. El humo del cigarro se vuelve el protagonista, haciéndome pensar durante un momento en un cigarro betuneado, pero pronto pasa esa sensación y el humo mantiene su densidad tan rica que me convierte en un fanático de la marca.

Leccia - Luchador 05

Hacia el último tercio el Luchador se vuelve un poco más seco en su sabor, más áspero en la garganta y más agresivo en sus caladas, lo que me hace extrañar mucho ese sabor dulce y denso de la mitad del cigarro. Sin embargo en último tercio también se siente un regreso del sabor de tierra mojada que dominó la fumada desde el inicio aunque por el momento la pimienta del inicio no parece venir con tanta fuerza y me permite apreciar un poco el sabor tan único de la tierra mojada.

Leccia - Luchador 06

Aproximadamente para el momento de la imagen es que regresa el sabor a pimienta en todo su esplendor, pero sin acompañamiento del aspecto dulce anterior. El Luchador es una excelente adición colorida a un perfil de marcas de Leccia que se caracterizaba por ser blanco y negro, y el cigarro incluso da un paso más y exhibe en gran parte esos colores y esas diferencias gracias a su capa mexicana que explora tantos matices de apenas dos o tres sabores. El tiempo total de fumada fue cercano a los 105 minutos, sin la adición de nicotina y con una intensidad que se mantuvo en media durante toda la fumada. Es un buen cigarro y lo volvería a comprar.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s