En Cigar Market vi este cigarro que me llamó mucho la atención, particularmente porque pensé que su anilla era una máscara de lucha, al estilo del Leccia Luchador. Pero revisándolo bien en casa me di cuenta que era una libélula, aunque no por ello iba a despreciar el cigarro, sino que me puse a investigar un poco más sobre ella. Jeremy Jack es una marca lanzada en 2017 con 5 productos diferentes, de los cuales tengo este y otro diferente llamado El Chapo. Sin embargo, son los únicos dos productos de la marca que tienen un nombre per se; los otros tres tienen números. El Libelula se encuentra únicamente disponible en vitola robusto extra de 5,25×54 con capa mexicana San Andrés maduro sobre tabacos nicaragüenses en tripa y capote.

Jeremy Jack - Libelula 01

Más allá del motivo real en la anilla del cigarro, que sí, obviamente es una libélula, el cigarro tiene una capa con diversidad de colores en tonos de marrón oscuro, con su anilla plateada y ningún texto. Se trata de un cigarro bastante firme y aromas en la capa que combinan establo intenso con bourbon, madera y paja, mientras que la calada en frío presenta madera, paja, almendras, chocolate y cuero. Honestamente, mucho más de lo que esperaba. Pero también este cigarro ha sido un redescubrimiento para mí, pues la gran mayoría de tiendas en República Dominicana tienden a vender más cigarros dominicanos que de otro país, pero casi todo lo que compré en Cigar Market era nicaragüense, incluyendo este Libelula.

Jeremy Jack - Libelula 02

Comenzando el Libelula siento un fuerte sabor de tierra mojada como protagonista, al punto que casi se le siente el polvo, también incluye notas más suaves de madera vieja, grama dulce y almendras. En el retrogusto hay una sensación muy sabrosa de bourbon, aunque este es casi dominado por la intensidad de la pimienta. Antes de encenderlo y de saber su origen, pensé que este cigarro sería de la misma marca que el JJ Cigars que probé hace un tiempo. Obviamente siendo de Nicaragua no es la misma marca, pero las primeras caladas sirven de recordatorio de exactamente eso: nada que ver.

Jeremy Jack - Libelula 03

Durante el primer tercio el retrogusto de pimienta es algo que casi domina hasta los sabores del paladar, aunque en en la lengua se siente un toque picante también que no es la pimienta. El tiro es excelente y el anillo de combustión se comporta de maravilla, al punto que ni siquiera he considerado darle retoques. El humo es abundante, tanto por la perilla como por el pie, pero la intensidad está fija en media, con una ligera tendencia a ir hacia más suave mientras cubro la distancia hasta el segundo tercio.

Jeremy Jack - Libelula 04

En el segundo tercio esta tendencia de la pimienta se mantiene tanto en retrogusto como en el paladar y es solo a momentos que logro apreciar esos sabores de bourbon en el retrogusto, lo cual es una lástima porque de verdad que el bourbon me gusta bastante. También es lamentable porque no me deja apreciar muchos otros sabores que no son bourbon, que de repente siento entre caladas y que me gustaría que la intensidad de la pimienta me dejara apreciar. Pero el cigarro sigue quemando bien y las caladas cortas que le voy dando lo van consumiendo lentamente gracias a que el tiro es excelente.

Jeremy Jack - Libelula 05

Cuando supero la mitad del cigarro la pimienta se suaviza bastante, casi como si desapareciera, pero dudo que esto sea algo que se mantenga. El sabor de bourbon en el retrogusto se aprecia mucho más y caigo en el problema de seguir dando caladas cortas para extender el sabor que voy sintiendo suave, o le doy una larga a riesgo de que la pimienta regrese. Le doy un par de caladas cortas seguidas de una larga a ver qué pasa y puedo sentir sabores cremosos de café espresso, madera, salsa barbecue, almendras e incluso notas florales. Aunque la pimienta no ha desaparecido el todo, la intensidad del cigarro sí y llega a ser media a media-fuerte hacia el final del segundo tercio.

Jeremy Jack - Libelula 06

Afortunadamente la pimienta desaparece casi por completo en el último tercio y el retrogusto de bourbon es casi lo único que se siente, aunque en el paladar puedo apreciar perfectamente el café espresso, salsa barbecue, establo, cuero, nibs de cacao y madera. El tiro sigue siendo perfecto al igual que la construcción y el cigarro se fuma muy cómodamente al tiempo que la intensidad llega a full durante los últimos toques del cigarro en que finalmente lo dejo apagarse al cabo de una hora y 35 minutos de haberlo encendido.

Siempre me interesa probar nuevas marcas y nuevos productos pues, como dijo un amigo, es la mejor manera de generar un buen paladar. Dicho esto, el nombre, el logo y la anilla del Libelula me encantaron, y el cigarro como tal fue una experiencia bastante agradable aunque sí me dejó con las ganas de que fuera algo más uniforme. Aunque tiene algunos sabores dulces importantes viniendo básicamente del bourbon y de la madera, estos son bastante sutiles y las ocasiones en que pude sentir sabores intensos gracias a ella fueron muy pocas. Adicionalmente sucedió también que la intensidad de la pimienta domina gran parte de la fumada, al punto que no se pueden apreciar otros sabores, principalmente en la primera mitad. Menos mal que en la segunda mitad esto cambia y en consecuencia el perfil es mucho más complejo, balanceado y lo disfruté más. Pero normalmente no me gustan los cigarros que cambian tan radicalmente de una sección a la siguiente, pero resolviendo eso este puede ser un gran cigarro.

Dossier-2.indd

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s