A veces me pasa que me pongo a leer reseñas previas y me doy cuenta que hay frases o palabras que uso muy a menudo. “sin duda” es una de ellas y “paquete mensual” es otra, y creo que “en la tienda de Cornelio Cigars” se ha convertido en una de esas que tendría una gran posición si creara una nube de palabras de mis publicaciones. Este sería uno más de esos, pues la última vez que lo visité me recomendó la marca y, cuando le dije que solamente tenía uno y no lo había probado, me dio varios distintos porque no puede ser que no sepa de una de las mejores marcas de la isla. Así fue como di con este Maduro que ya cuenta con más de 10 meses en mi humidor y al que finalmente pude darle fuego. En medio de mi emoción o distracción, se me olvidó hacerle la foto a la anilla, pero igual se hacen la idea pues ocupa una gran parte del cigarro.

La Galera - Maduro 01

 

La Galera es propiedad de Jochy Blanco, quien últimamente ha sido más reconocido por su trabajo reciente con AJ Fernandez, aunque estos productos de La Galera son previos a su trabajo conjunto. El Maduro tiene una capa mexicana de San Andrés que es bastante sutil aunque tiene una apariencia más corrugada de lo que se siente; también tiene un nivel interesante de brillo, pero no se podría llamar lisa. Tiene aromas típicos como son la paja y la canela, pero también tiene un aroma láctico que es muy interesante pero no me atrevería a describir como un producto per se. Luego de picarlo se siente un tiro muy suave y sabroso que me suelta aromas dulces que me recuerdan a un típico coffee cake, por lo que incluye torta, café y sabores similares. Pero ahora lo voy a encender a ver cómo sabe con fuego.

La Galera - Maduro 02

 

El tiro y la cantidad de humo que salen del cigarro son excelentes, al igual que sus sabores que incluyen canela, cuero y café, mientras que el retrogusto es casi exclusivamente canela aunque se sienten unos toques dulces en él también. Cabe destacar que el cigarro se siente un poco liviano, o al menos más de lo que estoy acostumbrado, pero una vez encendido no se convierte en un factor determinante pues su velocidad de quemado es bastante normal.

La Galera - Maduro 03

 

En general el primer tercio se caracterizó por el sabor de canela y la inclusión de canela en casi todos los aspectos del cigarro, pero el sabor de cuero, que era prominente al principio ya se siente como un sabor de fondo al final del primer tercio, pero ahora se siente combinado con avellanas tostadas y algo de madera, mientras que el sabor de café no se siente. En el retrogusto sigue teniendo canela y esa sensación dulce que no se define del todo.

La Galera - Maduro 04

 

Con la entrada al segundo tercio apareció un sabor cítrico junto con otros que se fueron definiendo en los primeros centímetros de este tercio, que incluyen tierra mojada y una definición achocolatada de ese sabor dulce que sentía en el retrogusto. La línea de quemado se mantiene casi perfecta y el cigarro sigue quemando muy bien con un tiro excelente.

La Galera - Maduro 05

 

Lo que define los sabores a partir de la mitad es que la canela y el cuero ya no son los principales ni están en una posición para tomar la delantera (al menos no ahora) aunque tampoco han desaparecido, sino que es el sabor de madera que se sentía muy sutil al inicio y ahora es el principal. El sabor de avellanas tostadas que sentía antes ahora no tiene ese toque tostado, por lo que podría estar más “crudo” en su sabor. La sensación de chocolate que sentí en el retrogusto volvió a cambiar y regresa a su origen indefinido, por lo que el retrogusto sigue siendo canela y dulce, sin mayor cambio en ese perfil y eso no lo digo como algo negativo.

La Galera - Maduro 06

 

Luego de tan solo 40 minutos de haberlo encendido, aunque ha sido una media hora llena de sabores muy sabrosos y un cigarro extraordinario, el cigarro llega al último tercio y en el retrogusto vuelve a aparecer esa sensación de chocolate que le da una mayor dimensión a los toques de sabor que tiene el cigarro. El resto de los sabores en el paladar se mantienen iguales que en la mitad del cigarro, aunque quizá un poco más intensos gracias a la nicotina o a un fondo de pimienta que está ganando fuerza. En general la intensidad del cigarro fue media con quizá uno que otro punto que supera ese graduación, pero sin duda se mantuvo la mayor parte del tiempo ahí y duró una hora exacta. El La Galera Maduro es una buena muestra de lo que puede ser un cigarro dominicano con inclusión de hojas de distintos lugares, manteniendo por un lado sabores típicos en un 75% y con un 25% de sabores ‘diferentes’ que le dan ese plus que siempre he pensado que tiene el tabaco dominicano. El precio que consigo por internet es un poco elevado para lo que llamaría un ‘tabaco regular’, pero también debo tener en cuenta que yo lo conseguí por un precio menor y no sé si es porque no es directamente exportado a USA antes de ser adquirido en RD o si es una cosa de oferta y demanda.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s