Algo que tengo que agradecer del mundo del tabaco es que haya gente muy decente y amable en él. En la Venezuela de hoy en día donde quedan tan pocas personas ‘como uno’, se agradece cuando me encuentro con gente con los mismos intereses. Por ejemplo, toda mi vida he sido metalero y me han gustado muchos grupos que la mayoría de las personas no aguantarían, y en la actualidad conozco muy pocas personas aquí con quien compartir eso. Pero con el tabaco he conocido varias personas con quien compartir las fumadas, tanto presencial como virtualmente y al menos uno o dos de ellos además son metaleros, así que mejor aún. Uno de ellos es fiel defensor y hasta purista de los habanos, a quien poco a poco he ido introduciendo a los tabacos centroamericanos y él ha hecho lo mismo conmigo con los habanos. Así fue como este Línea 1935 Dumas llegó a mí y el cual prometí fumar sin pensar en su precio ni tener mayor expectativas, salvo la sabiduría que proviene de una caja de 2015.

Montecristo - Serie 1935 Dumas 01

Lo que tiene interesante este cigarro es que, aunque es una línea relativamente nueva e incluye vitolas que nunca han sido parte de la línea habitual, no es una edición limitada sino que están pautados como producción regular. También me gusta que no sigue la aparente tendencia de muchos habanos actuales que se han inclinado hasta cepos más grandes, por lo que este en 49 de cepo está bastante decente y dentro de los parámetros que me gustan, aunque también hay otros cigarros en la Línea 1935 con cepo 53 y 55. También me llama la atención que tiene tres anillas, que en mi experiencia con habanos es algo raro. Sin embargo, visualmente tienen los mismos problemas del resto de los productos de la industria y es esa aparente variabilidad de colores en la capa y a lo largo se le sienten algunos puntos más esponjosos que otros. Los aromas que se aprecian en la capa incluyen madera, tierra mojada, cuero, establo, cotufas (palomitas de maíz) y vainilla. Cuando lo pico y pruebo la calada en frío llego a apreciar paja, cuero, café, cáscara de naranja y un toque muy suave de pimienta.

Montecristo - Serie 1935 Dumas 02

El Línea 1935 comienza con un marcado dominio de sabores de tierra y nibs de cacao, seguidos de cerca por un sabor cremoso de madera, cuero y café. En el final se siente un sabor cítrico y algo de caramelo en el retrogusto, siendo este último muy, muy agradable y denso. “Un buen habano siempre quema mal”, o al menos eso es lo que siempre he pensado y este no es excepción, aunque sí existen. Pero el tiro está muy bien y la densidad del humo es muy de esos buenos habanos que hemos fumado antes.

Montecristo - Serie 1935 Dumas 04

Durante todo el primer tercio el tiro ha sido ejemplar, e incluso la línea de quemado se arregla y los sabores se llegan a intensificar un poco más con la aparición de pimienta, principalmente en el retrogusto. También, hacia el final del primer tercio el caramelo del retrogusto se siente más y le acompaña la sensación cítrica. Precisamente eso es lo que marca el segundo tercio: el retrogusto, puesto que el resto de los sabores se mantienen casi iguales en este tercio.

Montecristo - Serie 1935 Dumas 03

Aunque en el segundo tercio los sabores a nivel de paladar cambian un poco y el sabor cremoso de madera toma la delantera, seguido muy de cerca por sabores de maní, cuero, café y tierra, mientras que sigue la tendencia hacia el sabor de pimienta que viene y va. El segundo tercio también es el punto en el que me veo forzado a hacer un retoque porque la línea de quemado, aunque en relativa forma, amenaza con desviarse completamente. Por suerte el humo y el tiro se mantienen muy bien.

Montecristo - Serie 1935 Dumas 05

La intensidad es entre suave y media durante casi toda la primera mitad y es a partir de el ecuador que aumenta hasta media, en donde se mantiene con poco equilibrio durante el resto de la fumada. En el último tercio los sabores se vuelven un poco mas difíciles de diferenciar, no porque sean más intensos ni más densos, sino porque se vuelven más sutiles y el sabor general de tabaco tiende a dominar la fumada. Sí se siguen sintiendo sabores de pimienta e irregularmente se siente tierra, maní, cuero y café, aunque el tiro sigue siendo excelente. Hacia el final los sabores se comenzaron a sentir un poco más crudos y ásperos, lo que me hizo darme cuenta que ya sería un buen momento para dejar el cigarro.

Montecristo - Serie 1935 Dumas 06

Hasta donde puedo apreciar, el Linea 1935 tiene un sabor que guarda muchas similitudes con los Montecristo clásicos y eso es algo muy importante que, lamentablemente, no muchas marcas logran, sin importar su origen. Aunque es un poco más fuerte de lo que suele ser el Montecristo más clásico, tiene una muy buena calidad también y lo disfruté durante una hora y 20 minutos. Hace bastante tiempo alguien me dijo que no debía juzgar un habano por su construcción sino por sus sabores, pero cuando en la isla vecina logran una construcción mucho mejor, es imposible no tenerlo en cuenta. Pero teniendo eso en cuenta el Linea 1935 sin duda es un muy buen habano.

Dossier-2.indd

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s