Esta línea de celebración anual de Quesada y ligada con cerveza siempre me ha llamado la atención. Aunque solamente he probado tres (2015, 2016 y 2017), creo que las tres ligas han sido distintas e interesantes. Debido a que soy muy detallista, estos 2016 los tenía desde hace más de un año gracias a cuánto me habían gustado los 2015 y no me había dado cuenta. Tampoco me había dado cuenta que en cada edición anual hay dos vitolas “nuevas” cuya liga es nicaragüense, a diferencia del resto de las vitolas que son de origen dominicano, y este es uno de los de liga Nicaragua… así que aquí vamos.

Quesada - Oktoberfest 2016 01

El hecho es que de este cigarro compré fue un 5-pack y me había fumado dos ya. Me había parecido decente, así que preferí no perder más tiempo y lo puse en la lista de próxima fumada (para reseña) en cuanto me di cuenta de qué cigarro era. La producción de este Triple Bock estuvo limitada a 500 cajas de 24 cigarros (12000 cigarros en total). Mientras hacía mi reseña y anotaba mis sabores en un cuaderno no me percaté de un detalle con este cigarro sino hasta que estaba arreglando las fotos, y es esa pequeña leyenda que dice Nicaragua bajo el 2016. Sin duda la presbicia ya me está afectando. La capa de este Oktoberfest 2016 tiene varias venas y desprende aromas muy llamativos de helado de chocolate con toques de bosta. El pie tiene aromas bastante diferentes, incluyendo precisamente notas de cerveza oscura tipo stout, madera y chocolate. La calada en frío tiene chocolate, cáscara de naranja y regaliz negra.

Quesada - Oktoberfest 2016 02

El tiro se siente más abierto de lo que aparenta con su nombre y dimensiones, pero funciona bastante bien, con sabores tostados y suaves de tierra mojada, que realmente no ofrecen mucho más en los primeros centímetros. La densidad del humo no es la óptima pero a mediados del primer tercio mejora considerablemente con sabores de helado de vainilla, mantequilla, un tostado más suave y denso (menos áspero) y chocolate suave. La intensidad del cigarro es media-alta, al igual que la intensidad de los sabores.

Quesada - Oktoberfest 2016 03

Porque es la recomendación de la marca, estoy acompañando el cigarro con una cerveza IPA Black de una marca artesanal local llamada Autana’s Brew, cuya cerveza es bastante buena de por sí y la hemos usado antes para maridar cigarros (aunque no sean Oktoberfest) y combina muy bien. Aparece un toque de pimienta en los labios a partir del segundo tercio, pero la mayor intensidad de sabores es la de tierra mojada y la pimienta parece una combinación de roja y verde, aunque no muy intensa.

Quesada - Oktoberfest 2016 04

La intensidad en el segundo tercio es prácticamente igual, aunque el cigarro se siente más cremoso y en el retrogusto se siente madera, aunque este sabor también comienza a destacarse en el paladar, pero no suficiente para dominar a la tierra. El tiro está un poco más suelto y la línea de quemado es ideal, pero no hay mayor cambio. La densidad del humo aumenta un poco cuando la larga ceniza se cae, y cuando eso pasa como que disfruto un poco más el cigarro, quizá también porque dejo de concentrarme en lograr el maridaje ideal y simplemente me fumo mi cigarro con la cerveza a un lado.

Quesada - Oktoberfest 2016 05

A mitad del cigarro el Oktoberfest 2016 nicaragüense se siente más intenso, mucho más. La mayoría de los sabores e intensidad hasta el momento había estado bastante sutil y “contenido”, pero en lo que le quité la primera anilla y procedí a fumarlo es como si la intensidad hubiese aumentado exponencialmente y, aunque es más un tema de fortaleza que de sabores más ásperos, se sienten como masas bien definidas de sabores de cáscara de toronja (pomelo) y pan. Sin embargo, en el retrogusto se sienten aún más matices de estos sabores y aunque se sienten bastante buenos y es un buen cambio del sabor constante de tierra mojada, pues tampoco puedo estar haciendo retrogusto constantemente, especialmente con el tema de la pimienta creciente.

Quesada - Oktoberfest 2016 06

Además del sabor a tierra, en el último tercio también se sienten sabores de canela, galletas de soda, café y pimienta. Al final el cigarro duró un poco más de dos horas, aunque me tomó aproximadamente 45 minutos llegar a la mitad del cigarro y más de una hora fumar la otra mitad, mientras que el tiro estuvo perfecto toda la fumada, con uno que otro momento en que parecía apretarse pero rápidamente se resolvía solo. En general, el Oktoberfest 2016 es un cigarro para combinar con cerveza y en ese ámbito creo que funciona perfecto, siendo la IPA Black que tomé una perfecta combinación para un cigarro de esta intensidad. Pero no recomendaría combinarla con una cerveza rubia o incluso roja, pues pueden perderse los sabores de la cerveza con un cigarro así. Pero me compré el 5-pack de esta versión 2016 porque el 2015 me había gustado bastante y, aunque son cigarros muy distintos (puro dominicano vs. puro nicaragüense), sí se siente una relación, principalmente en la tendencia a sabores a tierra. Dicho esto, me parece que el 2017, que probé hace poco, se aleja mucho del perfil de sabores. Es decir, pese a la diferencia de origen, el 2015 y 2016 se sienten relacionados, mientras que en el 2017 no se siente una relación con el 2016 ni con el 2015. Sin embargo, este es un buen cigarro y estoy feliz de tener todavía dos más en el humidor.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s