Como algunos podrán recordar, pues incluso creo que lo menciono demasiado, desde hace un par de años he tenido la suerte de conocer personalmente a varios fabricantes de marcas emergentes en República Dominicana, quienes tienen un largo tiempo fabricando cigarros y son bastante expertos en su ramo. Estas relaciones personalmente me llenan de humildad, pues yo no me considero ni cerca de ser un experto, pero estas personas que tienen un mar de experiencia me tratan como un amigo y eso es increíble. Un ejemplo de ellos es Gumercindo Batista, dueño de Buffalo Cigars, quien tuve la oportunidad de visitar y pasar unos días con él el pasado abril. Estando allá me regaló algunos de estos Connecticut, principalmente porque con él termino fumando bastante, pero también porque son un producto relativamente nuevo. Cuando regresé a Caracas todavía contaba con un par de ellos, por lo que opté por guardarlos en el humidor para darle una probada sincera.

Buffalo - Connecticut 01

Siento mucho que no tengo la liga de este cigarro, más allá que la capa es Connecticut ecuatoriana, pero es una de esas cosas que no llegué a conversar en detalle. Visualmente se trata de la típica capa Connecticut, sin mucha parafernalia, algunas venas no demasiado prominentes y una firmeza que bien puede llegar a ser poco común pero con esta vitola no se siente tan ajena. En la capa se sienten aromas destacados de nueces y un poco más suaves de melaza, mientras que en el pie se siente repiten las nueces, que concluyo que son las mismas y un aroma herbáceo leve. Finalmente lo pico y me cautiva un aroma de pimienta inesperado en un cigarro de esta capa, melaza que aporta toques dulces y densos, y por último un sabor ahumado.

Buffalo - Connecticut 02

El Connecticut enciende rápidamente y afortunadamente sin mayor problema, bastante uniforme y con humo abundante. Recuerdo haber fumado varios de estos en República Dominicana y destacar en ese momento que era el propio cigarro para combinar con un café espresso en la mañana, y no necesariamente porque tenga sabores a café, sino precisamente porque no los tiene y combina muy bien con él. Comienza con sabores de nueces y canela, directamente de la capa, pero también se sienten sabores de madera y pimienta del resto de la liga.

Buffalo - Connecticut 03

En el primer tercio también hay un sabor de corteza de carne a la parrilla, que se combina muy bien con la canela y la pimienta, mientras que en el retrogusto se aprecian aromas herbáceos como de grama recién cortada, madera y nuez moscada. El cigarro realmente quema rápido, como un buen Connecticut y mantiene su ceniza sin mucho problema al igual que la línea de quemado y el tiro.

Buffalo - Connecticut 04

Desde hace ya un tiempo que le tengo expectativas a todos los cigarros que fumo, incluso si son Connecticut. En mis primeros años fumando siempre asumí que estos cigarros eran solo para soltar humo y que no ofrecían mayores matices, pero aprendiendo a determinar sabores e intensidades he comenzado a apreciarlos y hasta desearlos también. En el segundo tercio el sabor de canela se va casi al final de la intensidad de los sabores, mientras que las nueces se mantienen de primeras, incluso con mayor fuerza que en el tercio anterior y aparece también un sabor a miel que se combina muy bien con las nueces y se coloca de segundo en intensidad. En el retrogusto se siente el mismo sabor de miel, pero combinado con anís y un toque intermitente de cuero.

Buffalo - Connecticut 05

Mitad del cigarro y lo primero que pienso es que me voy a fumar otro terminando este, pues aunque de intensidad está en medio, el hecho es que apenas han pasado 30 minutos desde que lo encendí y va quemando a pasos agigantados. Sin embargo, creo que es a propósito porque recuerdo haberle dicho precisamente eso a Gumercindo estando en RD y me dijo que la idea es que sea un quick smoke, aunque en principio no lo parezca. En este punto los sabores principales siguen siendo el de nueces, pero aparece un sabor a café que es muy bienvenido, sobre todo porque me pasó eso que uno piensa fumando tipo “a este cigarro le quedaría bien un sabor de…” y ahí estaba. En el fondo se sienten sabores tostados/ahumados sin definir mucho, los cuales se aprecian también en el retrogusto junto con el anís que viene desde hace un rato.

Buffalo - Connecticut 06

En el último tercio el cigarro se siente un poco más fuerte, con sensaciones picantes en la lengua y un leve sabor a pimienta, así como el regreso de sabores como la canela y la aparición del anís como sabor en paladar y no tanto en el retrogusto únicamente. También hay un suave sabor a chocolate que se siente de fondo y le da un adicional al cigarro que de verdad me agrada más. Apenas se sienten toques de cuero en el retrogusto. En verdad este Connecticut está como me gustan, con sabores destacados, no necesariamente fuertes pero sí con una cierta variedad tanto de matices como de tipos distintos de sabores, incluyendo especiados y más propios de la capa. Es uno de esos cigarros a los que volvería una y otra vez, no necesariamente por bueno (que sí lo es) sino por consistente, que en realidad es algo relativamente difícil con cigarros de marcas pequeñas.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s