Dentro del Caracas Cigar Club, como dentro de cualquier organización de personas con un gusto particular, hay todo tipo de personas. Hay algunos con los que tienes más tema de conversación que con otros, pero el tema en común siempre es el tabaco. Al final, no somos simples fumadores, sino que estamos apasionados por el tabaco, y aunque hay veces que me pregunto porqué sigo siendo socio, esto pasa normalmente cuando por equis razones tengo tiempo sin ir. Luego, finalmente, regreso y me doy cuenta porqué sigo con estos hermanos de la hoja.

Uno de ellos en particular es una persona con la que disfruto mucho hablando de tabaco porque a ambos nos gustan los cigarros difíciles de conseguir. No nos quedamos con los típicos Oliva, Alec Bradley o Padron, sino que nos regalamos e intercambiamos Chogüí, Black Works, Warfighter y ediciones especiales. Este amigo fue quien me regaló este Partagas como regalo de cumpleaños, precisamente diciendo que es un cigarro que no cree que pueda conseguir, mucho menos como regalo. Luego le compensé con un My Father solamente disponible en una cadena de tiendas en Florida, así que medianamente a mano quedamos.

Partagas - Serie D No. 3 EL 2006 01

En principio el cigarro me pareció bastante sospechoso, en parte por mis experiencias previas con habanos pero también porque los dígitos de Edición Limitada 2006 se ven bastante raros, muy separados y las anillas estaban sueltas en el cigarro. Es decir, estaban bien pegadas, pero como si el cigarro fuese de un cepo menor. Estudiando y revisando con otro amigo, que es experto en habanos, nos dimos cuenta que el diseño de las EL cambió aproximadamente en 2008, y esta obviamente es del diseño viejo así que, aclaradas las dudas y con unas buenas ganas de fumar, procedí con el cigarro. Siempre me llamó la atención lo oscuro de la capa, precisamente porque ha sido madurada y porque fue añejada un mínimo de 2 años antes de ser torcido. Aunque se ve rústica, no hay gran cantidad de venas en ella. Los aromas son escasos, pero incluyen melaza, cuero y toques de establo. Lo pico con mi guillotina en V y los aromas son más o menos los mismos de la capa, que incluyen melaza, miel, cuero y chocolate.

Partagas - Serie D No. 3 EL 2006 02

Efectivamente, en las primeras caladas desaparece cualquier duda sobre el cigarro. El tiro se siente un tanto apretado, pero dado que el cigarro tiene unos 13 años de torcido, no esperaría menos. Los sabores comienzan dulces, con grandes dosis de melaza y té, con un trasfondo de cuero y chocolate que realmente cubren el paladar y me dan matices muy agradables. El tiro no me da ni un problema y, salvo la ceniza negada a aguantarse mucho, el cigarro se comporta de maravilla. En la mano se siente como un cepo 50, pero viendo sus especificaciones, es de cepo 46.

Partagas - Serie D No. 3 EL 2006 03

Quizá estos años de guarda hayan “secado” un poco este cigarro, o al menos eso se siente en los sabores, como si el retrogusto me secara la garganta, o como cuando tomas un vino seco y sientes como los taninos te dejan una sensación áspera en la garganta. Pero los sabores principales son melaza, té, chocolate y cuero, siendo estos dos parte del retrogusto también.

Partagas - Serie D No. 3 EL 2006 04

En el segundo tercio se siente mucho menos dulce, quizá porque también esa sensación áspera pareciera aumentar, aunque con un poco de agua gasificada logro combatirla y eso siempre ayuda a disfrutar mucho más un cigarro. Con la desaparición del sabor dulce, se aprecia un sabor a tierra mojada que es acompañado por el té y el cuero, mientras que el chocolate se ha colocado como un sabor del retrogusto. La intensidad del cigarro estuvo en media-baja en el primer tercio y se coloca en media durante el segundo, con la misma tendencia de quemado, tiro y anillo de combustión perfectos.

Partagas - Serie D No. 3 EL 2006 05

Precisamente la astringencia se mantiene durante el segundo tercio e incluso hasta la mitad, mientras que el sabor de chocolate, que pensé que desaparecería al pasar de un sabor principal hasta toques suaves en el retrogusto, se mantiene ahí, incluso dando toques hacia el paladar, mientras que el cuero, tierra mojada y té parecen desaparecer a partir del ecuador del cigarro, por lo que da la impresión que viene un cambio, aunque siendo un habano no sé si sea muy positivo o muy obvio.

Partagas - Serie D No. 3 EL 2006 06

Efectivamente, el chocolate regresa en el último tercio y se combina con los retazos finales que quedan de cuero y tierra mojada, mientras que el té definitivamente se fue de este cigarro y la intensidad se mantiene en media durante casi toda la fumada. En el último tercio es menos astringente, aunque nada más cambia en términos técnicos, con un tiro, humo y anillo de combustión a la perfección.

El Partagas Serie D No. 3 EL 2006 mantiene una riqueza muy típica de los habanos buenos y me impresiona de principio a fin. Una vez que comprobé que se trataba de un habano original no tenía mayor duda de si sería bueno, pero sí tenía curiosidad de qué tal estaría un EL con 13 años de creado. El único aspecto negativo es esa sensación astringente que dura prácticamente todo el segundo tercio.

Dossier-2.indd

 

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s