En 2016 Black Label Trading Company creó una producción bastante limitada conocida como Bishops Blend, fabricado como todos los productos de la marca, en la Fábrica Oveja Negra en Nicaragua, donde ya se ha hecho famosa por producir diversas marcas de gran éxito, pero Bishops Blend fue la primera liga de James Brown, el creador de la marca y esta fue una reedición de su primer producto. Desde 2016 han habido ediciones 2017 y 2018 del mismo producto, siendo este de 2018. La reputación de Black Label Trading Co. se centra en gran parte por sus cigarros de capa maduro, y con Bishops Blend además destacan una combinación de liga innovadora y trabajo artesanal, con tripa de broadleaf de Pennsylvania y Connecticut así como tabaco nicaragüense, bajo un capote y capa del mismo origen: habano ecuatoriano.

Black Label Trading Company - Bishop's Blend 01

La capa de este Bishops Blend es bastante oscura, sin duda madurada, y con venas poco prominentes. Se siente bastante oleosa y se notan varias protuberancias en su superficie, aunque sin partes suaves ni esponjosas. También tiene un “pezón” en la perilla que da un aspecto diferente. En la capa se aprecian aromas de establo, madera y chocolate, mientras que la calada en frío presenta pimienta, madera y cartón.

Black Label Trading Company - Bishop's Blend 02

En las primeras caladas ya me invade un humo constante, denso y rico, con sabores de chocolate, tierra seca (casi arcilla) y pimienta. El anillo de combustión es bastante variable y, por razones propias estuve 3 días sin fumar, por lo que la intensidad del cigarro me parece alta aunque puede no ser tanta. El cigarro ha estado en mi humidor desde abril de 2019, por lo que cuenta con un poco más de 9 meses de guarda, habiendo llegado en el paquete mensual de Cigar Federation de marzo.

Black Label Trading Company - Bishop's Blend 03

El cigarro fuma bastante lento y durante el primer tercio el sabor de chocolate, que había empezado más como una esencia, se convierte en un chocolate denso y cremoso, que se combina muy bien con el chocolate y parece un solo sabor, como esos bombones con picante que uno a veces se encuentra. La pimienta es quizá un poco más fuerte de lo que quisiera y llega a sentirse áspera en la garganta, y también bastante fuerte en el retrogusto. Hacia el final del primer tercio se sienten nueces cremosas también, con una intensidad general media-alta.

Black Label Trading Company - Bishop's Blend 04

En el segundo tercio la nota de chocolate sigue siendo la dominante, incluyendo un matiz aún más cremoso, pero perdiendo esa sensación de ser tan denso. También se sienten notas de mosto, como entre el típico sabor herbáceo y la turba del whisky, cosa que no esperaría en un cigarro con capa maduro. En el retrogusto continúa dominando la pimienta, pero también incluye algo de nueces para acompañarlo.

Black Label Trading Company - Bishop's Blend 05

Aunque la imagen no corresponde, es la que saqué para la mitad del cigarro. Pasa que después me distraje del teléfono, pues estaba oyendo un disco de una banda que me gusta y simplemente me quedé ‘pegado’ con una canción. El hecho es que a la mitad del cigarro los sabores son muy parecidos a como eran al inicio del segundo tercio, y quizá lo más relevante es que ese sabor de nueces del retrogusto ahora está como 50-50 junto con la pimienta en intensidad, pero no mucho más. Ciertamente la segunda mitad promete ser más sencilla, aunque algo más intensa que la previa.

Black Label Trading Company - Bishop's Blend 06

La complejidad en el último tercio ve un nuevo cambio en el sabor del chocolate, pasando esta vez a una sensación más genérica y con menor contenido adicional. Los sabores secundarios mantienen la nota de tierra mineral y la pimienta, aunque esta última con mayor intensidad. En el retrogusto se sigue sintiendo la pimienta, pero ya no se sienten las nueces, aunque sí se siente madera, lo cual es algo nuevo, mientras que la intensidad se mantiene en media-fuerte. Hasta cierto punto el último tercio es muy similar al primero, aunque un poco más fuerte. Al final, luego de 80 minutos de fumada, el Bishops Blend llega a su fin.

Basándome solamente en los sabores de chocolate y sus diversos matices de un tercio al siguiente, este Bishops Blend es un cigarro que vale la pena probar, sin duda alguna. Pero no diría que es un cigarro excelente por el simple hecho que no parecía haber un sabor destacado que acompañara al chocolate, pues las notas de tierra y pimienta, aunque presentes y, en algunos momentos, con cierto protagonismo, nunca complementaron el sabor del chocolate, sino que se sintieron como sabores separados. Sin embargo, sí destaco que pese a ello, con gusto lo volvería a fumar, aunque fuera solo para apreciar todos esos matices de chocolate.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s