Una compra más de las que hice en Santo Domingo, este Reserva del Padre vino ampliamente recomendado por Manuel Herrera de Cigar Market. También me llamó la atención que a mi llegada de RD me puse a investigar un poco sobre cada cigarro que adquirí y vi que este ya había dado bastante de qué hablar. La marca Campesino es propiedad de Edgar Julian Sued, quien junto con Francisco “Chico” Rivas creó esta marca. Sin embargo, revisando un poco tengo una confusión pues pareciera que la marca en realidad es Tabaquería 1844 y el Campesino es una serie de cigarros de esa marca que, a su vez, tiene distintos sub-modelos. Sin embargo, en Instagram son @CampesinosSeries y no existe Tabaqueria1844

Campesino - Reserva del Padre 01

Pero eso es lo de menos. Este cigarro realmente se ve muy bien, con una apariencia ligeramente rústica en parte gracias a lo moteado e irregular de su capa, pero también es un cigarro rígido y en su capa se sienten aromas florales, aromas de caramelo y de chocolate. En la tripa se siente más chocolate, madera y establo. Al picarlo con la guillotina en V la calada en frío presenta más chocolate, café con leche, pan y regaliz. Ciertamente un cigarro que no quiero esperar a encender.

Campesino - Reserva del Padre 02

No sé si les pasa, pero la zona en donde vivo no tiene mucho viento, sobre todo porque está entre las montañas, aunque a veces sí comienza a soplar una brisa constante. Típico que mientras reviso el cigarro y le siento los aromas hay cero brisa, pero basta que decida encenderlo para que comience a soplar una y que dure además como 3 minutos con ráfagas y todo. Tal fue el caso y por lo tanto tuve que dar varias vueltas por la terraza buscando un lugar donde no soplara tanto para encender el Reserva del Padre. Cuando logro encenderlo de manera uniforme y sin escatimar en la carga de gas, el cigarro comienza con sabores intensos desde el principio, incluyendo una sensación inmediatamente cremosa, incluyendo pan, vainilla, toffee, chocolate, madera y nueces, con un toque de pimienta muy suave. El humo es abundante pero la intensidad es media, y con un poco más de nueve meses de guarda, el cigarro se perfila bastante bien.

Campesino - Reserva del Padre 03

El Reserva del Padre es la presentación más “ambiciosa” de la marca, y a un precio de $12 está un poquito por encima de mi precio ideal, pero no es realmente un cigarro caro, por lo que creo que puede ser una buena opción para muchos. Aunque según la marca es de gran intensidad, por los momentos se siente bastante medio, pero tiene una complejidad destacada y un final bastante largo que casi me quedo masticando después de soltar el humo. El cigarro se comporta muy dominicano, con una buena cantidad de sabores interesantes como los antes descritos, pero con una falta significativa de pimienta, aunque sí pareciera hacerse ligeramente más picante en la lengua y no en el retrogusto mientras me aproximo al segundo tercio.

Campesino - Reserva del Padre 04

El Reserva del Padre mantiene un ritmo de intensidad media, sin mayores cambios, distracciones ni sorpresas, sino una amalgama de sabores bastante uniforme, cremosa, con un toque de pimienta que a veces se va haciendo más intenso pero no en una escala constante. Sin embargo, esta falta de intensidad es agradable y hace que el cigarro se sienta más suave de lo que posiblemente es, como si pidiera ser acompañado de un licor, tipo ron.

Campesino - Reserva del Padre 05

A la mitad del cigarro ya me parece casi obvio que no va a ser más intenso, ni más complejo ni más explosivo, sino que tuvo una buena variedad de sabores al inicio que se han ido diluyendo algunos y mantenido otros hasta este punto, pero en ningún momento ha sido mejor que en el primer tercio. Sin duda esperaba más de él, particularmente después de encenderlo y descubrir ese gran abanico de sabores que me recibieron, pero de ellos queda la pimienta, el pan, chocolate, madera y nueces, en mayor o menor escala y sin alguno dominando realmente.

Campesino - Reserva del Padre 06

En el último tercio aparece un sabor de establo, pero nada que le dé una mayor calidad o aceptación para mí, sino como un más de lo mismo. En el humidor tengo uno llamado Buey Manso, que realmente no sé cómo es ni qué esperar de él, pero igual todavía queda un buen tiempo antes que lo pruebe. Precisamente, en el último tercio no hay sabores nuevos, salvo ese de establo, que más bien parecería una evolución de la madera, pero a principios de este tercio también desaparece el chocolate, así que no queda mucho más que apreciar. Sí hubo una quemada casi perfecta de principio a fin y el tiro estuvo perfecto, por lo que luego de una hora y diez minutos, el Reserva del Padre llega a su fin.

El Reserva del Padre venía bien recomendado y en frío prometía bastante, e incluso en el primer tercio pensaba que la fumada iba a ser de las mejores y que iba a estrenar el 2020 con una adición al Top 10, pero para el momento en que entramos al segundo tercio todo eso se diluyó como la intensidad y complejidad del cigarro. Aunque a $12 me parece un poco caro, la verdad es que se ha sentido durante toda la fumada como un cigarro de $7, con una carencia de sabores explosivos, sobre todo cuando se anuncia como un cigarro de gran intensidad. Pero por otro lado, sus sabores y combinaciones se han sentido casi experimentales a veces, y en ese sentido han sido algo sorprendentes, pero en donde está ahora creo que tiene que mejorar la liga para ser un cigarro que valga su precio.

Dossier-2.indd

 

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s