En mi corta y escasa memoria en realidad no recuerdo cuántos ni cuáles de estos Stallone tengo en el humidor, pero sí sé que este es el cuarto que he probado. Dada mi experiencia previa con los demás, estaba esperando que este cigarro no fuera el castigo de pimienta e intensidades que los otros habían sido, principalmente en el primer tercio, pero al mismo tiempo no me importaría pues siempre es un reto agradable encontrar los sabores y apreciar la intensidad del cigarro. También sucede que muchas veces tenemos la tendencia a asumir que mientras más oscura sea la capa de un cigarro, más fuerte será. Aunque ya sé que eso no es necesariamente verdad, siempre hay algo de intimidación antes de encender un cigarro oscuro.

Stallone - Negro Maduro 01

El Stallone Negro Maduro efectivamente es un cigarro oscuro y casi negro, como su nombre lo indica. Sin embargo, desde el primer momento que lo tengo entre las manos me doy cuenta que no va a ser (o al menos no aparenta ser) un cigarro fuerte. Pero sí promete ser un cigarro sabroso y eso lo compruebo con los aromas de la capa, que incluyen una cierta sensación frutal, bosta y madera; este último aroma quizá es porque el cigarro viene envuelto en una lámina de cedro, por lo que el aroma puede ser por contacto. La tripa me presenta aromas muy típicos de los cigarros maduros, que incluyen pasas, chocolate y más establo. Por último la calada en frío presenta pimienta y chocolate.

Stallone - Negro Maduro 02

El Stallone enciende después de un par de intentos, no porque el cigarro tenga un problema sino porque mi encendedor los tenía y tuve que recurrir a unos fósforos que tenía a la mano, afortunadamente. El encendido finalmente es uniforme y el Negro Maduro comienza a soltar humo constante al tiempo que emana sabores a chocolate, madera y pimienta, de los cuales este último no se siente tan fuerte como esperaría… por ser un Stallone, por ser nicaragüense y por el color del cigarro, pero ciertamente son tres predisposiciones que tengo como fumador.

Stallone - Negro Maduro 03

A lo largo de ese primer tercio el Negro Maduro quema de manera muy uniforme, y van apareciendo sabores a cuero y vainilla junto con los sabores previos de chocolate, madera y pimienta. Entre todos estos sabores el chocolate fácilmente se lleva el 65% de los sabores, pero el tema es que también tiene una sensación muy cremosa y eso colabora a que se sienta tanto su sabor. El retrogusto es pura pimienta, pero en una intensidad media, por lo que el cigarro no deja de ser dominado por el chocolate.

Stallone - Negro Maduro 04

Entrando al segundo tercio el Negro Maduro presenta más sabor de pimienta, que venía antes como un simple acompañamiento al cigarro y en este tercio parece hacerse más intensa, y con ella el cuero se siente más suave también, al punto de casi desaparecer. Hablando de desaparecer, la madera no se siente en lo absoluto y creo que lo que sentí anteriormente era producto de esa lámina de cedro que cubre el cigarro. Sin embargo, el chocolate sigue siendo el sabor predominante del Negro Maduro, muy cremoso y en esta sección con un adicional de café. más como café americano que aparece mientras me aproximo a la mitad del cigarro.

Stallone - Negro Maduro 05

En la mitad el cigarro tiene menos pimienta y ahora sí que está demostrando esa montaña rusa de sabores en donde unos suben y otros bajan en cada segmento. El sabor de madera definitivamente no parece querer regresar, y eso está bien porque en esta sección se sienten sabores a nuez moscada, que antes no estaban. Por su parte ese sabor de café mantiene lo que parece ser café americano y ahora se siente un poco más fuerte, más como un espresso que pides en un lugar que solo sirve café americano, así que te dan una versión concentrada del mismo café. El chocolate sigue siendo lo que lleva la batuta de este cigarro y no esperaba menos.

Stallone - Negro Maduro 06

Para el último tercio el Negro Maduro no ofrece nuevos sabores y tiende a sentirse hasta aburrido. El sabor de pimienta nuevamente desaparece, el de chocolate se reduce bastante y el de café sigue sin impresionar mucho. El resto de los sabores no da mayor paso hacia adelante y la intensidad del cigarro se siente bastante neutra en este punto. Cuando todavía me quedan algunas caladas lo dejo descansar y se apaga, y no me molesto en encenderlo de nuevo. Ya había pasado una hora y 40 minutos, por lo que tampoco tenía ganas de seguir fumando tampoco.

Aunque los otros productos de la marca han ido aportando sabores nuevos en cada tercio y mostrando un serio diferencial entre ellos y entre el mercado, este parece seguir una cierta tendencia del resto de los cigarros de otras marcas. Cosa que está bien, pues sería absurdo pensar que todos los cigarros de una marca van a ser excepcionales, pero como dije al principio, el color del cigarro siempre te va a hacer pensar sobre su intensidad. Pero este no es el caso, aunque el cigarro es de capa madura, es de intensidad media, con una construcción excelente y una variedad limitada de sabores. No es mi preferido de Stallone, pero definitivamente es un cigarro que debe ser probado por quienes tienen más preferencia por este tipo.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s