Smoking Jacket es una marca propiedad de Hendrik Kelner Jr., quien es hijo del famoso master blender Henke Kelner, quien se hizo (o ha hecho) famoso por ser el creador de muchas ligas de Davidoff. El cigarro es un tributo a su padre y a la participación familiar en el mundo del tabaco. Por ejemplo, la capa es cultivada por Monika Kelner, hija de Henke. La marca, así como Hendrik, siguen siendo parte de Davidoff, aunque el cigarro es hecho por KBF que es la fábrica personal de Kelner. El cigarro llegó como parte del paquete mensual de Small Batch Cigars correspondiente a mayo de 2019, y ha estado en mi humidor un poco más de 9 meses.

Smoking Jacket - Henkie 01

La capa de este cigarro es, casualmente, la misma del Casdagli Super Belicoso de publicación reciente, aunque en este todo es de la misma familia, pero es básicamente el mismo producto, brillante, oleoso y muy llamativo, con algunas venas y aromas a paja, establo, madera y suave de pimienta. También pasa que el cigarro es de un cepo mucho menor, así que pareciera que la capa es menos, pero esto permite apreciar también menos aromas en la tripa, aunque logro determinar paja, pimienta, madera y nueces. Finalmente, la calada en frío se siente bastante fluida, pero sin ser problemático, y con aromas a paja, tierra, cartón y pimienta.

Smoking Jacket - Henkie 02

El Henkie enciende rápidamente y a la misma velocidad comienza a emanar sabores muy agradables a madera, pan tostado y suave de pimienta. Podría decir que es pimienta blanca, si tuviera la inclinación de determinar mejor el tipo de especia, pero es solo una flecha que tiro; el hecho es que es pimienta y que es suave. A lo largo del primer tercio aparecen también sabores a crema y dulce, este último se aprecia hasta el final del primer tercio, y va en constante descenso desde el inicio. El retrogusto es de madera y pan tostado, esos mismos sabores principales del cigarro.

Smoking Jacket - Henkie 03

Para el segundo tercio el Henkie es muy parecido al primero, con sabores dominantes de madera y pan tostado, pero ese sabor de madera se siente un poco más matizado, con toques más de leña que de madera simple, pero quizá el cambio más notable es que el cigarro se siente mucho más cremoso, como si el humo fuese más denso… algo enteramente posible y más gracias a que el tiro no parece estar dando problema alguno. El anillo de combustión es el único que está lejos de ser perfecto.

Smoking Jacket - Henkie 04

Acercándome a la mitad del cigarro, ya casi que perdí las esperanzas con el anillo de combustión, que es completamente variable y ya estoy en el punto en que le doy uno que otro retoque con el encendedor, se corrige y al cabo de 4 minutos comienza a torcerse de nuevo. En términos de sabores está exactamente igual que en el principio del segundo tercio, con la posible nota que el pan tostado desapareció completamente del retrogusto, aunque esto puede ser más posible gracias a que el sabor de leña que predomina en él lo esté dominando.

Smoking Jacket - Henkie 05

Ya hacia el último tercio no hay nada que hacer con el anillo de combustión y nada más le doy fuego para evitar que se queme mucho más de un lado que de otro, pero no tengo esperanza que se corrija. Los sabores no han variado mucho con respecto al tercio anterior, siendo de leña y pimienta principalmente, pero también con un sabor mineral como una combinación de arcilla y sal. Llega a un punto en que ya decido tirarlo, aunque todavía le quedaba una parte fumable pero la necesidad del retoque es tan continua que paso más tiempo corrigiendo quemada que fumando, y ya me aburrí de eso. No obstante, sí puedo decir que disfruté los 85 minutos de fumada.

En efecto, fue una experiencia agradable, con sabores continuos, poca variación y evolución, pero los pocos sabores que tenía estaban bien ricos. El Henkie comenzó con una buena variedad que matices que se fue simplificando mediante más fumaba, mientras que la intensidad nunca superó la media. Aunque el anillo de combustión fue terrible, el tiro siempre estuvo bueno y los sabores no se perdieron, quizá porque esas correcciones no fueron muy fuertes. Tengo amigos que para corregir un cigarro le dejan la llama como 20 segundos seguidos… yo se la dejaba dos o tres, a lo sumo. Tal como hay que ser un conocedor del mundo del tabaco para saber quien es Hendrik Kelner, creo que hay que ser un conocedor para disfrutar este cigarro, pues no es un abanico de sabores lo que ofrece, pero por su precio es un fumada decente, con sabores sutiles, limitados y ricos.

Dossier-2.indd

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s