En noviembre de 2019 tuve la oportunidad de visitar Madrid para atender unos temas legales. Dado que tenía varios compromisos en casa y que iba solo, no me pude escapar tanto tiempo como hubiese querido. Pero eso no me impidió reunirme con los amigos de Foropuros y un socio del Caracas Cigar Club que vive allá. Por supuesto que lo pasé buenísimo igual. Con los amigos de Foropuros me reuní en un club privado llamado Pasión Habanos, que es un lugar verdaderamente excepcional. Ahí conocí en persona a varios integrantes e hice muy buenas migas con todos. Estando ahí, me regalaron varios cigarros por aprovechar la oportunidad de conocernos y, con mucha vergüenza confesé que no le había comprado nada a los demás. Como yo era el turista, afortunadamente me dejaron pasar esa. Uno de esos regalos fue este San Cristóbal de La Habana de 2007.

San Cristóbal de La Habana es una de las marcas posiblemente menos conocidas de habanos, que tengo entendido se venden únicamente en tiendas La Casa del Habano. Fue lanzada en 1999 buscando atraer a fumadores que le gusten los cigarros más suaves y tienen la tendencia a ser bastante aromáticos. Efectivamente se ve como un cigarro de capa bastante clara, con tendencia hacia lo que llamarían colorado y con aromas a tabaco fermentado y poco más. En el pie se aprecian aromas a paja y cuero, y en la calada en frío aromas de madera con un tiro aparentemente algo apretado.

Las primeras caladas de La Fuerza son de todo menos eso, con notas florales leves y un sabor neutro que rápidamente hace una transición hacia caramelo. Hacia la mitad del primer tercio, más o menos cuando tomé la foto, se aprecian también notas terrosas, sin mucha mayor descripción gracias a lo tenue de los sabores. Sin embargo, el anillo de combustión se comporta muy bien y el tiro mejora considerablemente una vez que le da calor. La ceniza se aguanta bien, y me dura incluso hasta el siguiente tercio.

Para el segundo tercio el cigarro hace una transición hacia sabores menos dulces, que es una pena porque hasta el momento no había aportado muchos matices ni sabores, solamente manteniendo un toque dulce acaramelado, pero este se pierde al principio y luego comienza a soltar más sabores de tierra, esta vez con un matiz de tierra seca. A los pocos momentos las notas florales regresan y comienzan a aparecer sabores de especias como guayabita y nuez moscada. Pero los sabores se sienten “redondos”, como que van muy bien con esta misma sutileza del cigarro que se está comportando de maravilla.

Para la mitad ya le solté la ceniza pero sigue con la tendencia de mantenerla. En términos generales este La Fuerza no cumple con la tendencia de los habanos a quemar disparejo, sino que mantiene un anillo de combustión casi perfecto durante la fumada. El sabor de guayabita en este tercio es quizá lo que más lleva a los sabores; guayabita es un tipo de pimienta dulce que solamente sé que se llama allspice en inglés pero no sé cómo lo llaman en el resto de Hispanoamérica. Sin embargo, no hay muchos más sabores además de la guayabita, tierra y notas florales.

Para el último tercio los sabores antes mencionados se mantienen, pero les acompañan sabores de cuero, paja y madera, así como un sabor herbáceo/vegetal hacia el final del tercio. Lo llamaría tanino si supiera más de los matices de madera, pero no me atrevo a decir lo que no domino. No obstante, la fumada duró un tiempo prudencial de una hora y 20 minutos, más de lo que esperaba, pero con menos sabores de los que quería. Pero teniendo en cuenta los aromas en frío, sabía que no me deparaba un abanico de sabores.

Como todo habano con una buena guarda (13 años en este caso), el cigarro se ha visto muy mejorado, aunque no en cantidad de sabores sino en esa “redondez” de los sabores en donde se siente una cierta cremosidad, densidad y abundancia en el humo. No es un cigarro de mucho sabor, pero como fumada matutina, con un buen café debe ser extraordinario. Sin embargo, vale la pena si lo fumas con tranquilidad y sin apurarlo mucho, pues cuando traté de acelerar el ritmo, me obsequió sabores no tan agradables y una tendencia a calentarse. No es un habano que te cambiará las impresiones del cigarro cubano, pero es un buen cigarro para tener a la mano y disfrutar una buena mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s