Joya de Nicaragua es la marca más antigua de ese país, al menos que todavía esté en funcionamiento, fundada en 1968. Mientras que el Antaño Dark Corojo es uno de sus productos más duraderos, habiendo sido lanzado en 2007 y desde entonces ha sido uno de los best-sellers. Pero la verdad es que tenía mucho tiempo con una imagen distinta a lo que el resto de los productos de JdN se estaba encaminando. Por ello, en 2017 decidieron crear una nueva imagen que vaya más en línea con la marca. El cigarro está disponible en seis vitolas, y el que voy a probar para la reseña se llama El Martillo. Su vitola se parece más a un robusto extra, con medidas 5,5×54. Luego de una semana bastante intensa en la que he estado fuera de casa muy regularmente, aprovecho para fumar en la terraza, aunque sea de noche.

La capa de este cigarro es Corojo oscuro de Nicaragua y este nuevo diseño se acerca bastante a lo que asumiría que es un cigarro que lleve el nombre de El Martillo, más allá que promete ser un cigarro bastante fuerte, o al menos eso es lo que he leído sobre él. En frío presenta notas de chocolate y pimienta, particularmente en la calada en frío, pues la capa tiene muy poco aroma y no logro determinar nada más allá de esos. Únicamente en la tripa logro apreciar algo distinto, que es una nota suave de pasas, pero hasta ahí. El cigarro llegó como regalo de un seguidor, pero ante su recomendación, junto con la de otros amigos, decidí adquirir un 5-pack también, aprovechando una oferta.

La capa del Antaño Dark Corojo parece cobrar un brillo particular una vez que entra en calor, pues antes de encenderlo no se notaba tan brillante. Una vez encendido y durante las primeras caladas ese golpe de pimienta típico nicaragüense no se hace esperar y los sabores son bastante corpulentos, densos y robustos, incluyendo sabores de chocolate negro y café espresso, con una intensidad media-alta y un anillo de combustión perfectamente recto, que logro gracias a que fumo este cigarro lentamente. Sin embargo, la fumada lenta no es por decisión propia, sino porque el tiro está bastante apretado y eso hace que las caladas produzcan poco humo. Me toma aproximadamente media hora superar el primer tercio.

Al segundo tercio la intensidad del Antaño Dark Corojo parece apaciguarse un poco y se mantiene fija en media, con algunos picos de corta duración, pero que no aportan más sabores. El retrogusto del cigarro es donde el mayor cambio ocurre, habiendo sido casi exclusivamente de pimienta en el primer tercio, presenta notas fuertes de merey también ahora. El tiro no cambia mucho, aunque es ligeramente más suelto, pero nada que me haga definirlo como normal, sino apretado todavía, pero a cambio de ello el anillo de combustión es muy bueno y el cigarro sigue quemando perfecto y dándome una buena densidad de sabores agradables que, aunque son pocos, también son ricos.

Para el último tercio el tiro se abre un poco más y me aproximo a lo que debería ser una fumada normal, y esto hace que la intensidad del cigarro se coloque en alta inmediatamente, lo cual agradezco enormemente y me hace agradecer tener más cigarros que solamente este. El retrogusto comienza a mostrar sabores de pasas, que acompañan ahora al merey y la pimienta, mientras que en el paladar se encuentran las mismas notas de chocolate, café y pimienta, pero con la adición de merey aquí también. El cigarro sigue quemando bastante lento, lo cual me permite disfrutar bastante del tercio con el tiro en óptimas condiciones, pero cuando me quedaban como 3 minutos de cigarro este se apagó y no lo pude volver a encender. La sensación fue como cuando te despiertas 5 minutos antes que suene el despertador y sabes que no te puedes volver a dormir. Pero fueron dos horas que pasé con el cigarro.

Puede que El Martillo no sea tan fuerte como pensaba, pero tampoco es un cigarro suave y disfruté bastante la fumada, aunque la hubiese disfrutado más con un tiro sin problemas. No obstante, pronto espero poder fumarlo de nuevo. Por su intensidad, riqueza y sencillez de sabores, no recomendaría fumar este cigarro sin antes haber comido copiosamente, incluso si fue carne mucho mejor. Pero acompañado de un buen whisky marítimo debe funcionar de maravilla. Para mí funciona como el único cigarro de la noche, así que con precaución si vas a reunirte con amigos y planeas fumarte dos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s