La empresa Altadis USA tiene el control de alrededor de 20 marcas diferentes, que son muchas más de las que puedo listar mentalmente, aunque luego de revisar su página web hay muchas que no conozco. Muchas de las marcas son bastante reconocidas, como Montecristo, Romeo y Julieta, H. Upmann, y hay otras que siempre recuerdo, aunque no sepa de inmediato que son parte del consorcio: Henry Clay, Onyx, Aging Room. Un par de marcas que no recordaba: Trinidad y Saint Luis Rey. SLR quizá porque no es de las que más venden ni las que más productos tienen, aunque hace unos meses probé el Natural Broadleaf, que tuvo algunos temas de construcción pero fue una experiencia bastante positiva. Pero son estas dos últimas que mencioné a las que Altadis les ha inyectado más dinero en los últimos años a fin de dejarles diferenciarse más en el mercado. Este nuevo producto se llama Carenas en referencia al Puerto de Carenas en La Habana. Tiene una capa nicaragüense, capote Honduras Broadleaf y tripa hondureña, y es producido por la Fábrica Flor de Copán.

Pero si algo ha caracterizado mis experiencias con Saint Luis Rey es que rara vez han sido buenas y que tienen muy poco en su presentación que me lleve a pensar qué tal será la fumada; y la anilla de este es de esas que «no me dice nada». Sin embargo, se ve perfectamente torcido, la capa brillante, lisa y con aromas muy llamativos a chocolate y nueces. También hay una nota ligeramente ácida que no sé a qué atribuir, pero está presenta también en la tripa, acompañada de chocolate y pimienta. Finalmente lo pico y la calada en frío tiene muy suaves de chocolate y otras a frutas y la misma acidez, estas dos más fuertes que el chocolate. El tiro se siente un poquito apretado, pero espero que el calor del encendido resuelva eso.

Desde las primeras caladas, el Carenas es completamente inesperado con respecto a la imagen mental que tenía de Saint Luis Rey, incluso si ya había destacado que era una de la que no sabía qué esperar. Tiene una nota fuerte a madera vieja y mojada, que me encanta, pero también fuertes notas de chocolate, leña y pimienta. Hay notas secundarias a notas florales, acidez, crema y coco sintético, pero también un retrogusto igualmente variado con notas a tierra, manzana verde y nueces. Insisto, nada que pudiera haber esperado me prepararía, pero el tiro efectivamente mejora y el anillo de combustión es bastante recto, produciendo un humo abundante y constante.

La velocidad de quemado es hacia el punto lento, pero no por demasiado y me toma unos 35 minutos superar el primer tercio, para que en el segundo los sabores más fuertes sigan siendo de tierra y madera, pero los secundarios sean de tierra, crema, nueces y cuero, con un retrogusto a nueces y pan, pero a veces notas de frutos rojos y notas florales. El sabor es intenso y la fortaleza es media a media-alta, con una pequeña tendencia a quemar torcido, pero que se corrige solo y no me preocupa, especialmente porque el humo sigue siendo abundante y la velocidad de la quemada sigue siendo respetable.

En el último tercio el Carenas se hace distintivamente más dulce y más cerealoso, haciéndome pensar en esas galletas de avena de la marca Pepperidge Farm, pero también hay notas de tierra y nueces, aunque el chocolate y la madera se sienten mucho más suaves y ciertamente no tan protagónicos como antes. El retrogusto ofrece notas de nueces, cáscara de limón y pimienta, y los sabores secundarios tienen una nota incluso hasta azucarada. La intensidad de los sabores es media alta y la fortaleza el cigarro se coloca al mismo nivel, aunque el anillo de combustión requiere un retoque para evitar males mayores. Al cabo de una hora y 50 minutos, el Carenas llega a su fin.

El Carenas me pareció un cigarro atractivo y de esos que no puedes dejar tranquilo mucho tiempo, incluso si debes a fin de mantener una quemada y un encendido bueno. La anilla ciertamente no me dice nada, pero durante la fumada me recordó a la bandera de España, pero su relación con tabaco solamente la veo a través de Cuba y siendo que Saint Luis Rey es originalmente una marca cubana, pues si es esa la conexión, es bastante forzada. Pero Saint Luis Rey es probablemente una de las marcas de las que menos esperaría un producto nuevo viniendo de Altadis, al igual que me pasó con Trinidad hace unos años. Pero dadas sus inyecciones de dinero y promoción en marcas más conocidas en los últimos 8 años, como Montecristo, Romeo y Julieta, H. Upmann y Henry Clay, es realmente fácil olvidar que Saint Luis Rey, al igual que Por Larrañaga y Don Diego, son parte de Altadis. Pero si algo ha caracterizado los productos del consorcio en los últimos años, ha sido la capacidad de sorprender y la mano de obra consistente y excelente. El Carenas prueba ser parte de esas dos tendencias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s