En mayo de 2015 la gente de Havana City, o HVC, decidió crear un producto que suena a una edición limitada pero realmente es de producción regular, disponible en tres vitolas y con una liga de tripa y capote nicaragüenses bajo una capa San Andrés mexicana. Curiosamente, el lugar que escogió la marca para el lanzamiento de este producto fue un pequeño lounge en Milwaukee, aunque en la convención anual de IPCPR (hoy en día PCA) le añadieron dos vitolas adicionales. Por otro lado, el cigarro marcaba una diferencia frente a los nombres que la marca tiende a colocarle a los cigarros, que siempre estaban relacionados con La Habana. En 2018 lo volvieron a hacer con el Edición Especial 2018 y ya desde ahí han creado un par de cigarros con el nombre Anniversary en su anilla.

Se trata de un cigarro imponente, de un peso considerable y corpulencia intimidatoria. Firme y uniforme, con aromas en la capa a chocolate y tierra, pero aromas diferentes en el pie, incluyendo dulce, tierra, madera, cerezas, durazno y mantequilla… diferentes a los de la capa, no diferentes per se. La calada en frío es ligeramente apretada, pero siento que se trata de un tema de cantidad de tabaco en el empaque más que problema e incluye notas de café con chocolate, cuero y pimienta, envolventes y abundantes. La capa es irregular, moteada y corrugada, pero es una típica de mexicana de San Andrés.

Para la variedad y delicia de los aromas en frío, me sorprende un poco que el inicio del Edición Especial 2015 tenga notas ácidas, aunque no en un nivel agresivo pero uno que le da una dimensión no del todo agradable a los sabores de frutas que se aprecian, incluyendo cerezas y durazno. También hay sabores más típicos y esperados, como pimienta, madera y hacia mediados del tercio parece dejar de lado esa sensación ácida y ser más típicos, aunque vale destacar que no son los sabores tan típicos de la capa San Andrés. El anillo de combustión no es exactamente recto, pero se comporta bastante bien y no requiere retoques por el momento, mientras que la ceniza se sostiene muy bien y el humo es abundante en cada calada, con un tiro que definitivamente mejoró entrado en calor.

Siendo una capa San Andrés, me encuentro buscando regularmente las notas dulces y los sabores a tierra que suelen estar asociados a ella, pero no doy con ellos en forma dominante de la fumada. Tampoco es tan intenso en sus sabores como un cigarro con esta capa y estas dimensiones me llevarían a pensar, pero nada de eso es un aspecto negativo; por el contrario, estoy disfrutando bastante de la fumada. Los sabores son básicamente los mismos del tercio anterior y es mediante el retrogusto donde se siente una gran parte de estos sabores y sus matices, en donde sobresale la pimienta y donde el sabor a tierra es tenue. El anillo de combustión continúa siendo variable, pero mantiene una buena ceniza, aunque esta no es muy firme. Hay momentos en que se cae sola, sin previo aviso o causa.

En el último tercio los sabores de madera se colocan entre los principales, aunque no por mucho tiempo y al momento de quitar la anilla vuelve a sus andanzas de pimienta como protagonista y tierra como secundario. También regresa esa nota ácida del inicio, más o menos cuando le queda el mismo tiempo de fumada y prácticamente garantizando el mismo tiempo de presencia para cuando deje al cigarro apagarse. Le acompaña una nota dulce como lo que en Venezuela llamamos jarabe de goma, que no es más que la combinación de azúcar y agua usada para coctelería. Al cabo de una hora y 50 minutos, el Edición Especial 2015 llega a su fin.

En general mis experiencias con los cigarros de HVC han sido todas positivas, pero no me encuentro adquiriendo sus cigarros de manera regular. No es un tema de costo, pues este cigarro con sus buenas dimensiones y su experiencia agradable no supera los $10, por lo que podría fácilmente estar en mi humidor. Quizá sea un tema de disponibilidad y coincidencia, pero en cualquier caso creo que debería cambiar eso. El Edición Especial 2015 no es el típico cigarro de capa San Andrés en términos de sabores, ni su combinación con hojas nicaragüenses es típica, sino un poco más suave. Con todas estas diferencias de los típicos sabores, me sorprende que la experiencia haya sido tan agradable y definitivamente sea un cigarro que quiero repetir, varias veces.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s