La buena noticia es que no dejé de fumar. Para nada.

La mala noticia es que a mis tabacos le cayeron gorgojos. Así que aprovechando la tragedia, les cuento un poco como controlar este tema, al que nadie es inmune. No existe a ciencia cierta un método para evitar la aparición de estos insectos, aunque sí hay varios métodos para controlarlos y eliminarlos. Para empezar, podemos detectarlos cuando vemos algunos agujeros del diámetro de la cabeza de un alfiler en los tabacos, como en las imágenes.

6eu9ynm 20160529_173728

A partir de este momento ya no hay mucho que hacer por el tabaco en sí, excepto fumarlo aunque no va a tener el sabor y calidad al 100%. También es momento de revisar cuáles otros cigarros tienen estos agujeros e iniciar inmediatamente el proceso de recuperación.

El gorgojo (o escarabajo) muere por exposición a bajas temperaturas, no por insecticidas o antiplagas, puesto que estos afectarían y arruinarían al tabaco y al humidor. Por ende, lo que hacemos es congelar los tabacos al mismo tiempo que desinfectamos el humidor.

Para los tabacos, podrías tratar solamente los afectados pero mi recomendación es que lo hagas con todos, por si acaso. Colócalos en distintas bolsas zip-lock y luego ponlas en la nevera durante 24 horas para aclimatarlos. Al cabo de las 24 horas, deberás colocar las bolsas en el congelador durante un mínimo de 48 horas (pero no más de 96). Este proceso de congelación mata a los escarabajos y sus larvas por frío. Luego del congelador, las bolsas de tabacos regresan a la nevera durante 24 a 48 horas más.

Para el humidor, una vez esté vacío, rocíalo bien con alcohol puro (a mayor concentración, mejor) y un pañito limpio. Hay quienes usan licores claros para hacer esto, como vodka o ginebra, lo cual también puede funcionar pero yo nunca lo he hecho así. Una vez se seque el humidor, deberás rociarlo con agua destilada y utilizar el mismo pañito para asegurarte que el agua penetre en todos los rincones. Finalmente, cierra el humidor y déjalo sellado durante un par de días.

Cuando finalmente los tabacos hayan concluido su aclimatación en la nevera, deberás colocarlos de nuevo dentro del humidor, donde habrán de pasar un mínimo de 2-3 semanas para rehidratarse, aunque este tiempo depende mucho del formato y el tipo de cada tabaco; habrán unos que estarán fumables con solo una semana en el humidor y otros que pueden tardar hasta 4 semanas en estar a punto. Esto se aprecia en el tacto y con los aromas en frío, precisamente porque cuando están secos no desprenden prácticamente ningún aroma.

Pero tranquilos, que al cabo de 3-4 semanas todos los tabacos deberían estar a punto. En mi caso, ya a partir de esta semana cumplen tres de guarda y ya estoy emocionado con la anticipación de lo que podré degustar. Por supuesto, todos los días abro el humidor para comprobar que los valores son adecuados y siempre le doy una retocada. Por supuesto, no es que estuve 3 semanas sin fumar, pues antes de toda esta debacle adquirí algunos puros de bodega que me han mantenido pacientemente aguardando el momento.

hwwv87q

Esta semana se acaba la anticipación.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s