29742051572_9d91ba65a2_b
Foto de ifixfones!

Pensando en esas ocasiones en que soy el único en sacar un tabaco y que siempre hay alguien que se acerca y empieza a preguntar sobre esto y aquello, que si el encendedor, que si cuánto cuesta un puro, que si los tuerzo yo mismo, que si el humo se aspira y demás, me he planteado hacer una serie de artículos sobre los temas básicos que todo fumador aficionado y experimentado debe saber. Siempre que me preguntan tanto los invito a que visiten mi blog y, como esta afición realmente me encanta, pues les cuento todo con lujo de detalles.

A diferencia de muchos fumadores que conozco, en mi círculo de amigos, conocidos y familiares, yo soy el único fumador. Si bien ha sido por medio del cigarro que he conocido a muchas personas interesantes y he hecho algunos amigos gracias a esta afición, en más ocasiones de las que quisiera admitir, me ven raro cuando saco un tabaco y empiezo a echar humo.

Claro, es natural que si fumas regularmente y te gusta el tema, comiences a pensar que es así de fácil quedar en fumadas y reunirte con gente con gustos similares, pero no siempre es el caso, pero precisamente así es que he podido cuadrar con grupos de personas para tener una que otra reunión de fumadores. Pero de eso podemos hablar en otro momento, preferiblemente con algunos cigarros de por medio. En este momento hablaré del humidor.

El concepto del humidor es bastante sencillo: se trata de emular el ambiente tropical que se encuentra en muchos países donde se fabrican tabacos, donde la meta es mantener una humedad relativa al 70% y una temperatura de 20 grados centígrados. Esta regla del 70/20 es un ideal, pero no siempre es tan fácil de lograr, por lo que muchas veces funciona únicamente como una guía, puesto que algunos porcentajes y grados mayores o menores son completamente normales. La gran mayoría de los humidores decentes son lo suficientemente eficientes en lograr estos números, pero a la hora de elegir un humidor hay otros temas a tener en cuenta.

26412558402_00377e45e7_b
Foto de Carters Collection

Primero, busca un humidor hecho en cedro español. Esto no quiere decir que tienes que ir a España a buscarlo, sino que es un tipo de madera perfecta para este tipo de construcciones, puesto que se expande y contrae durante los cambios de humedad y es naturalmente resistente al moho. Con el tiempo, el cedro español también puede aportar una mayor profundidad y variedad de sabores al tabaco, y mejora mientras más tiempo pase en óptimas condiciones. Así que mientras más tiempo pasen los cigarros dentro del humidor, más elementos del cedro podrán ser absorbidos. La parte externa del humidor no tiene que ser de cedro español, eso en realidad corre por el gusto de cada quien, y tampoco tiene mucho que ver el diseño o el color.

También querrás buscar un humidor que quede sellado cuando lo cierras. Esto garantiza que el aire exterior no penetre el humidor, pues eso seca los cigarros. Existe una tecnología patentada en este tema y se llama SureSeal, así que si ves un humidor que anuncia este sistema, lo más probable es que sea bueno. Si ya tienes un humidor y quieres probar la calidad del sello, ábrelo un poco y suelta la tapa. Cuando se cierre deberías escuchar cómo sale el aire, seguido de una pausa antes que la tapa cierre.

Pero sobre todo, debes asegurarte de adquirir un humidor con espacio suficiente para la cantidad de cigarros que quieres mantener. Si llenas el humidor demasiado, dos cosas pueden pasar: Una, que no todos los tabacos recibirán la cantidad apropiada de humedad por la falta de circulación, lo cual significa que algunos cigarros estarán demasiado húmedos y otros no tendrán suficiente. La otra cosa es que descubrirás que todos tus cigarros se secan, pues muchos humidores están fabricados para un cierto número de cigarros. La regla básica es que llenes el humidor a 3/4 partes de su capacidad (quizá un poquito más) para permitir una buena circulación y humidificación.

7099921959_2d505ebcd5_b
Foto de markomni

Ten en cuenta también que no es obligatorio que el humidor tenga un acabado perfecto y que eso te cueste una millonada. Los humidores existen en formas distintas, que van desde frascos de vidrio, cavas, cajas de madera y contenedores de plástico. Siempre que mantengas los cigarros en un ambiente controlado de entre 65% y 75% de humedad y que la temperatura esté entre 18º y 26ºC, los cigarros estarán a salvo. Solo hay que tener en cuenta que si quieres mantener tus cigarros durante más tiempo, mientras mejor sea el humidor, mejor será para tus fumadas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s