11062048_10205176330279294_7039300146467813900_o

Quizá en los últimos 5 años ha habido un cambio significativo en el mercado de los cigarros, donde tamaños como Doble Toro, Gordo, Gigante, Sixty y demás han aparecido, y se tratan de cigarros con más de 60 de ring. Son pocas las marcas que han evitado este tema y se ve muchísimo más en las marcas centroamericanas y dominicanas, todas luchando por tener un elemento diferenciador o que llame más la atención.

Es muy fácil pensar que se trata de una opción bastante obvia, pues presenta más tabaco y cuesta apenas un poquito más, y siendo Estados Unidos uno de sus mayores mercados, la mentalidad de que más es mejor se aplica bastante, y muchas veces funciona. Pero en el caso de los tabacos, más grande no necesariamente es mejor, solo es diferente. Si bien los cigarros de gran ring tienen sus beneficios, tales como mayor duración, tienden a calentarse menos y emanan toneladas de humo rico. Puedes fumar un cigarro de ring 60 y darle 15 caladas por minuto y no se va a calentar ni cambiará su sabor, y en esta época siempre buscamos el mayor valor por nuestro dinero, y ciertamente por su peso, los cigarros de gran ring tienen la mejor relación.

Pero los tabacos no funcionan así. Los tabacos utilizados para la tripa son significativamente menos caros que los de la capa, y es por eso que los cigarros de ring más pequeño y los de ring más grande, a pesar de sus diferencias, mantienen un precio medianamente similar, pues ambos utilizan una cantidad comparable de capa. Sin embargo, los cigarros más delgados tienen una proporción mucho más favorable entre la capa y la tripa.

En lo personal me gustan mucho los cigarros de ring mayor, y hasta hace muy poco huía de los más pequeños, quizá porque disfruto del rato que paso fumando y ciertamente, un cigarro de ring 60 tiende a durarme cerca de las 2 horas, mientras que uno más pequeño apenas alcanza los 60 minutos. Pero he hablado con algunos fumadores y veo que compartimos mucho los mismos gustos de tabacos, sabores y disposición de tiempo, pero en la rotación continua de cigarros, cada uno tiene su lugar y si bien existen tantas variedades de cigarros, también existen variedades de tamaños, para hacerlos más llamativos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La prueba perfecta para esta teoría es comprar dos tamaños distintos de un mismo puro, por ejemplo un Gordo y un Lancero, y ahí descubres la diferencia inmediata. Existen distintas opiniones de por qué sucede esto, algunos dicen que el 60% del sabor de un puro viene de la capa, otros dicen que hasta 90%. Sin hacerle mucho caso a los porcentajes, la mayoría de los fumadores están de acuerdo que la capa contiene la mayor parte del sabor, y es por eso que es la parte más cara de un cigarro (y la más sabrosa). Por esta razón, una gran parte de los fabricantes tradicionales cubanos prefieren los tamaños más delgados, incluso si no son los que más se venden. En un Lancero de 190mm x 38, la mayor parte del cigarro es capa, mientras que en un Doble Toro de 152mm x 60, la mayor parte es tripa. Pero si usas una tripa cara y con mucho sabor, es difícil justificar diluirla con una gran abundancia de tripa.

Aunque los cigarros de ring más pequeño tienden a calentarse más, es esencial tomarse el tiempo para fumarlos lentamente, así la disposición de tiempo no tiene que ser menor. Si puedes controlar eso, muchas veces vas a disfrutar de una experiencia más pura y con mucho más sabor. Para esas ocasiones, te puedo recomendar los tamaños Lancero, Corona o Panatela, fumarlos lentamente es una experiencia diferente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s