Asylum – 13 Corojo

DSCN8356

Mi única experiencia con Asylum antes de probar este puro era el Schizo, lo cual hizo que no me llamara mucho la atención probar otras variedades de la marca. También sucede que esta marca es de esas que tiende a hacer mucho alarde de los tamaños de sus vitolas (hacen cepos hasta 70 y 80), los nombres (todos suenan agresivos) y predominan los colores rojos y negros… vamos, que parece una marca que ladra, pero no muerde. Pero en el Cigar Club me he encontrado a varios miembros que juran y perjuran por esta variedad llamada 13 Corojo, una liga completamente hondureña con capa Corojo del valle Jamastra de Honduras, propiedad de la familia Eiroa. En una búsqueda hace unos meses encontré que hacen este en cepo 52 y decidí probar (el más pequeño es cepo 50). Aunque ya existe un Asylum 13 nicaragüense, el Corojo es fabricado en Honduras con puro tabaco hondureño.

DSCN8359

El 13 Corojo mantiene ese carácter ‘agresivo’ de la marca, con sus calaveras y colores rojizos. La construcción es bastante buena, profesional, sin dar ningún indicio de ser un puro barato; tiene venas pequeñas y una oleosidad que hace que brille. Los aromas son suaves, lo que me hace pensar que el resto del cigarro va a serlo también, pero puedo apreciar cacao, canela, azúcar morena y un aroma cítrico. También aprovecho que el trabajo ha estado intenso en la mañana, lo que me permite sentarme hacia las 4 de la tarde y fumar de día. Así le doy fuego a este.

DSCN8360

Las primeras caladas no me da un buen augurio; se trata de un sabor dulce pero puro de tabaco y muy poco más. Al cabo de unas 4-5 caladas comienzan a florecer más y mejores sabores, incluyendo cáscara de limón y pimienta, aunque el tiro es un poco más apretado de lo que me gustaría, pero siendo un puro tan rígido, es de esperarse. La pimienta se convierte en el sabor predominante durante el primer tercio, seguida de la cáscara de limón y un aroma de cacao que no termina de convertirse en sabor, solo lo siento por el retrogusto.

DSCN8362

La intensidad es media y quema muy lento… lo cual me hace agradecer que compré esta vitola y no alguna de esas de 70 u 80. La dulzura también se hace más obvia y aparece un sabor de tierra mojada lo cual no esperaba especialmente en un puro hondureño. Pero en general, el énfasis es en el sabor a tabaco, que es rico y profundo, pero no muy variable. Algo malo de viajar cuando eres fumador es que no puedes llevarte un encendedor decente, simplemente no puedes subirlo al avión. Si te atreves a meterlo en la maleta (yo no lo hago), corres el riesgo que te lo decomisen (al menos en Venezuela). Así que estuve 3 semanas en Panamá encendiendo puros con fósforos de madera, lo cual es muy bonito y muy ‘clásico’, pero cuando hay brisa no llama mucho la atención. Pero mientras me aproximo al final del primer tercio de este puro, le doy un toquecito con el encendedor triple turbina, solo porque puedo.

DSCN8372

La pimienta desaparece un poco en el segundo tercio, pero aparecen otros sabores, tales como cacao (ya como sabor), algo de nueces, madera y cuero. Ese sabor de cacao se hace más fuerte mientras voy avanzando la fumada, fundiéndose con el sabor cítrico, que ahora se convierte en naranja, o al menos siento que ese sabor de limón se hace un poco más dulce. La tierra mojada también se hace mas presente, pero sin afectar la intensidad del cigarro. Es un cigarro sabroso, de eso no hay duda, y muy alejado del Schizo. A partir de la mitad es un puro complejo, cremoso y de humo abundante, donde la pimienta ya es un sabor de fondo, lo cual también permite que el cigarro no se sienta tan fuerte.

DSCN8373

Aproximándome al último tercio, los sabores siguen la misma tendencia, haciendo del puro algo muy cítrico, seguido de tierra y tabaco, pero ya sin presencia del cacao o la pimienta. No es un flavor bomb, pero no tiene que serlo para disfrutarlo, y eso es exactamente lo que estoy haciendo. Me llama mucho la atención porque la marca se caracteriza por ser de cigarros para muchachos, todo agresivo, tratando de marcar una tendencia, pero este cigarro es como para adultos, que no tienen que tener miles de sabores y ser extremadamente intensos, sino más bien comportarse educadamente. Pero la anilla mantiene ese carácter infantil de la marca, por lo que creo que quizá una mejor campaña de mercadeo vería esta liga apuntando a un target más apreciativo. Hace tiempo estaba en una tienda de tabaco en Estados Unidos y había un motorizado típico de Harley Davidson (tatuado, con bigote, chaqueta de cuero, etc.) que me dijo que compraba los cigarros cepo 70 y 80 solo porque se veía cool, que andando en moto a 60 kph nunca apreciaba los sabores… hasta cierto punto, Asylum me parece que apunta a ese target, y el 13 Corojo es un cigarro para otro target.

DSCN8377

En el último tercio reaparece la pimienta y el cítrico se coloca de último en el orden y la intensidad hace lo mismo, pasando de media a fuerte rápidamente. El resultado de este cigarro es completamente opuesto a lo que esperaba, con buenos sabores que fueron yendo y viniendo, pero con la permanencia de sabores excelentes también. Realmente es uno de esos que vale la pena tener más de uno y disfrutarlos con regularidad, como hacen en el Cigar Club, así que otro punto más para ellos. Nunca he fumado un puro con cepo de 80, y creo que lo más grande que he fumado es de cepo 66, pero debe ser como cuando el dentista tiene que trabajar en las últimas muelas. Pero el aspecto más positivo del cigarro es su bajo precio en comparación con sus maravillosas prestaciones, muy sabroso y con la intensidad que esperaba.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s