Cohiba – Red Dot

En más de una ocasión he salido, fiel defensor del tabaco dominicano, ante tantos amantes del tabaco nicaragüense o, incluso, el cubano. Porque todos tenemos preferencias, pero algunos aplican la de que “si no es cubano, no sirve”. Yo no soy tan extremista con los dominicanos, pero la verdad es que me gustan y cigarros como el Estrella de Punta Cana de una reseña anterior me lo ponen fácil. Sin embargo, otros como este Cohiba – Red Dot lo ponen un poco más difícil, y aquí va la reseña de por qué.

Cohiba - Red Dot 01

La verdad es que el Red Dot se ve muy bien en papel: tiene hojas de tres lugares distintos del planeta, una anilla sencilla y minimalista, Cigar Aficionado le dio 91 puntos, así que simplemente no puede ser un cigarro malo. Pero examinándolo bien comienzan un poco los contrastes, pues la capa realmente se ve rústica, poco oleosa, con varias venas y secciones irregulares… pero su descripción en la página web de Cohiba está llena de adjetivos sobre el lujo, la excelencia, la opulencia y la ostentosidad de ser parte de un grupo selecto que sabe apreciar lo mejor, creado por artistas y bla bla bla. Lo pico y noto que el tiro está bastante apretado, así que lo vuelvo a picar y sigue igual. Aprecio varios aromas, pero ninguno muy intenso: pimienta, crema, un toque suave de cacao, madera y canela.

Cohiba - Red Dot 02

Las primeras caladas son dulces, aunque el tiro es apretado y el humo escaso; al cabo de unos 3-4 minutos aparece la pimienta, no muy dura, seguida de un sabor agradable de caramelo, que le da un mejor perfil a ese sabor dulce del principio. De hecho, ese caramelo se siente bastante denso, como con distintos matices, algunos que llegan a ser más tostados que otros. El cigarro cuenta con casi 7 meses de humidor, así que debe estar en su punto adecuado y la línea de quemado así lo demuestra. El cigarro ha estado en una humedad constante entre 66 y 67 %, así que cero problemas por ahí.

Cohiba - Red Dot 03

Durante el primer tercio los sabores han variado poco en cantidad, limitándose a ese sabor denso de caramelo y la pimienta, pero hacia el final de esta sección (aproximadamente para cuando tomé la foto) aparece el sabor de crema que le da una profundidad adicional a ese caramelo. La ceniza no se mantiene mucho sobre el cigarro, de hecho creo que esto fue lo más largo que la pude mantener, mientras que en otras ocasiones me parecía que iba a quedarse un tiempo ahí, así que sacaba la cámara… y nada, se caía.

Cohiba - Red Dot 04

En el segundo tercio aparece un sabor de nueces que, junto con la crema y el dulce, le dan una dimensión más llamativa al cigarro, que realmente le hace falta. El final perdura un poco más, pero no durante mucho tiempo, mientras que la intensidad del cigarro se mantiene en media. Digo que no perdura por mucho tiempo porque apenas supero la mitad del cigarro suceden dos cosas. La primera es que la nicotina comienza a aparecer, muy leve al principio y aproximadamente en el último tercio es donde realmente se hace notar y con ella el cigarro se va haciendo más fuerte. Lo otro que sucedió fue que el caramelo fue adquiriendo un matiz más tostado, sin llegar a ser como azúcar quemada, pero sí más seco; esto hizo que el final dejara de perdurar en boca y los sabores dejaran de evolucionar mucho.

Cohiba - Red Dot 05

Este cigarro llegó como parte de un sampler de Cigars International, que ahora no recuerdo a ciencia cierta qué otros cigarros incluía, pero estoy seguro que no fue por este que lo adquirí… aunque quizá algo de curiosidad sí me daba. Dividiendo el costo del sampler, creo que me salió en alrededor de $9, así que no creo que haya sido de las mejores inversiones. El Cohiba Red Dot finaliza intenso de nicotina y de crema, pero el cigarro simplemente llegó un punto que dijo “suficiente” y dejó de funcionar.

Cohiba - Red Dot 06

Para ser completamente franco, este no es un cigarro malo. De hecho, es decente y no podría decir que no me gustó; si alguien me ofrece uno, lo fumaría de nuevo. El problema es que cuando decides ponerle a tu cigarro el nombre de Cohiba, aunque no sea el cubano original, tienes cierta expectativa que cumplir… y si nos guiamos por la información de la página web, el cigarro apunta a cumplir a cabalidad esa expectativa. Pero simplemente el cigarro no llega a cumplirla. Es como los carros… si tienes un Ferrari la gente espera que el carro sea de cierta manera… si tienes un Ferrari con un motor de 4 cilindros, 1.0 litros y una velocidad máxima de 120 kph, el carro puede funcionar y cumplir una función, pero no puede llamarse Ferrari. Este es el mismo caso.

 

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s