Leccia – Black

Leccia - Black 01

Creados por Sam Leccia en 2012, luego que decidiera romper relaciones laborales con Oliva, en donde se desempeñó por un largo tiempo, incluso siendo quien desarrolló las marcas Nub y Cain, aunque en 2011 tratara de sacar un cigarro propio llamado Debut, pero Oliva no se lo permitió. Actualmente la marca cuenta con 4 líneas: Black, White, Luchador y Desnudo, siendo las dos primeras su ‘serie de colores’. Si bien su marca es mayormente nicaragüense, el Black es fabricado en República Domincana con capa habano ecuatoriana, capote nicaragüense rosado y tripa de nicaragüense, dominicana, brasileña y americana. El cigarro tiene casi 2 años de humidor, aunque en el mío está desde enero de este año, habiéndolo cambiado con un amigo por un Chogüí Dos 77.

Leccia - Black 02

En esta ocasión, Sam Leccia regresa al mercado de la mano (o sobre los hombros) de la familia Toraño, quien en principio distribuye la marca y, estimo, tiene alguna participación en ella, pues lo anuncian bastante. El cigarro tiene una capa relativamente imperfecta, con muchas venas pero con una oleosidad suave pero muy obvia. Una de las hojas de la tripa es curada al fuego, por lo que en el pie se le siente el aroma típico de los cigarros ahumados, pero este se parece fundir con un toque de whiskey, que le da un aspecto ciertamente distinto a lo normal. Sin embargo, como suele suceder con los tabacos curados al fuego, en términos de aroma son muy dominantes en el ahumado, por lo que no logro identificar otros aromas.

Leccia - Black 03

El cigarro enciende rápido, sin mucho titubeo ni problema. También comienza a mandar sabores de pimienta desde el inicio y se funden con un sabor ahumado que le da una cremosidad increíble al fumado. Ese aroma de whiskey en frío se siente también en los sabores del inicio, sin llegar a ser un cigarro infusionado y con una intensidad media. También se siente un toque dulce en el primer tercio y un toque un poco más fuerte de chocolate, sin duda poniendo a relucir la parte nicaragüense del cigarro. El sabor ahumado no domina la fumada, sino que le da más intensidad y matices al perfil. En algunos cigarros curados al fuego que he podido fumar, el sabor ahumado se convierte eventualmente en un sabor cárnico, pero no es el caso de este. La ceniza no parece ser una que se va a mantener mucho tiempo, y antes de llegar al final del primer tercio se cae sola.

Leccia - Black 04

Lamentablemente, cuando se cayó la ceniza se llevó el resto del cigarro con ella. Sucede que mi esposa me regaló un cenicero y, aunque está excelente y es justo lo que quería, no le tengo las dimensiones medidas y puse el cigarro muy cerca del borde, por lo que se rodó y se cayó de la mesa. El resultado fue que la capa se rompió un poco y se deformó, pero afortunadamente no afectó el sabor del cigarro y en el segundo tercio se siente mucho más complejo, sin que ningún sabor tome la delantera, sino que se sientan entrelazados todos. Según tengo entendido, el Leccia White es más fuerte que este Black, por lo que cuando lo pruebe podré comparar notas. En el segundo tercio se aprecian más sabores que no son tan dominados por el aspecto ahumado, e incluyen crema, dulce, cacao, café y madera.

Leccia - Black C

Mitad del cigarro y en la imagen se aprecia más el daño que sufrió cuando se cayó; en este punto el cigarro desborda sabores, haciendo que incluso se me salgan las babas mientras lo fumo y aprecie una vez más la vitola robusto así como el hecho que Sam Leccia sea joven y todavía tenga mucho que aportar en la industria. Pero en cuanto al cigarro en sí, los sabores no son del todo intensos ni dominantes, por lo que está hecho para disfrutar solamente con agua o soda, no me atrevería a combinarlo con algo muy fuerte que lo opaque.

Leccia - Black 06

Hacia el último tercio se puede apreciar el cenicero que me regaló mi esposa y también lo delgados que pueden ser los surcos, razón por la cual se cayó el cigarro. En el último tercio el cigarro se mantiene en intensidad media y, por los momentos, sin nicotina y casi sin pimienta en este punto. El final sí perdura un poco más en el paladar y se aprecia mucho más la oleosidad de la capa.

Leccia - Black 07

Hacia el final la nicotina nunca se hizo presente y los sabores siguieron con el mismo protagonismo dividido, incluso con su plus de ahumado que hace al cigarro muy distinto a lo que he probado, lo cual me hace pensar que es un punto a favor de la familia Toraño por apoyar a la creación y distribución de una marca como esta, pero también para Sam Leccia por crear la marca y atreverse con una liga tan particular. La página de Leccia recomienda combinar este cigarro con whisky, bourbon, porto, cerveza oscura o un cabernet, pero no me atrevería a combinarlo con algo más fuerte que agua, pues los sabores se pueden diliuir fácilmemte. Ahora solo me queda esperar a probar el siguiente de ellos.

Dossier-2.indd

 

2 comentarios sobre “Leccia – Black

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s