Aunque por “tanto” quiero decir al menos una vez, que ya es bastante sobre todo cuando tratas de cuidar a tus cigarros con todo el cariño que merecen. Realmente es frustrante cuando seleccionas el cigarro que quieres fumar y justo antes de encenderlo te das cuenta que tiene un pequeño problema.

El término de los cigarros que ‘explotan’, siendo que la capa o el capote se rasgan es muy lamentable y a todos nos ha sucedido al menos una vez.

DSCN6444

Pero, ¿por qué sucede?

Como suele ser el caso, no hay una sola respuesta, sino que puede ser cualquiera de estas:

  • Grandes diferencias de humedad entre el humidor y el ambiente en donde fumas
  • El cigarro estaba demasiado húmedo
  • Fumaste demasiado rápido, lo que hizo que se calentara el cigarro
  • El cigarro estaba empacado muy apretado y con una capa muy delgada
  • Eres un descuidado y se te cayó el cigarro

Aunque la penúltima no es una razón común con los cigarro más caros (los torcedores conocen su función), todos los puntos anteriores son bastante comunes. Si comienzas con un cigarro que estaba humedecido al 75% antes de salir a fumar como un desesperado, ya tienes muy grandes posibilidades que algo malo va a sucederle.

Y, ¿cómo lo evito?

A principios de este año alguien compartió conmigo lo que parece ser una solución garantizada: saca el cigarro del humidor entre 4 y 24 horas antes de fumarlo.

Parece una solución muy sencilla y general, pero de verdad funciona. Cuando sacas el cigarro del humidor ya estás solucionando los problemas más comunes: un cigarro con demasiada humedad y fumarlo en un ambiente con una gran variedad de humedad. Si el cigarro está demasiado húmedo y necesita secarse, esta es la mejor solución. También le ayudará a aclimatarse mejor si las diferencias de humedad entre el humidor y el exterior son muy grandes.

También sucede que si ves este problema constantemente, sería buena idea revisar la humedad a la que estás guardando los cigarros. Si vives en un ambiente muy húmedo, recomendaría almacenar los cigarros entre 65 y 69%. Por lo mismo, si es muy seco, prueba guardarlos entre 60 y 65%. Pueden parecer poca diferencia, pero de verdad pueden contribuir a proteger tus cigarros.

Para ser muy honesto, 65% es la humedad ideal para el 95% de los fumadores y los cigarros. Si quieres sacarle mayor provecho a cada producto puedes probar aumentar ese porcentaje en uno o dos puntos, pero para eso necesitas buenos equipos.

Si te preocupa que mantener los cigarros fuera del humidor durante un día entero va a secarlo, recuerda que la guarda a largo plazo se hace para retener los aceites del cigarro. Técnicamente queremos usar el mínimo de humedad necesaria para mantener esos aceites sin desarrollar moho. Siempre que fumes los cigarros en menos de 24 horas, no debe haber problemas al sacarlo de su ambiente controlado.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s