Blanco – Nine

Aunque esta marca anteriormente se llama Los Blancos, la empresa como tal tiene sus raíces en Pinar del Rio, Cuba junto con la familia Plasencia, siendo hoy en día también partícipes de la sociedad y la familia Blanco fabrica sus cigarros en una de las fábricas de los Plasencia, pero en Nicaragua. Fundada como empresa en 1998, el Nine es un producto que existe desde 2007, aunque en vitola lancero es desde 2009. Según la misma empresa, su nombre viene a partir del hecho que fueron necesarias nueve ligas para dar con el sabor tan característico que tiene. Llegó como parte del Cigar of the Month de Cigar Federation para febrero de 2018, por lo que cuenta con unos 8 meses de humidor.

Blanco - Nine 01

Últimamente he tenido la suerte de poder conseguir más lanceros, por lo que llego a disfrutar mucho más sus reseñas gracias a que es una vitola que concentra mucho más los sabores que las típicas toro y las de mayor envergadura. Realmente el hecho que los ligadores hayan pasado por nueve ligas distintas para llegar a este cigarro es algo que se puede apreciar bastante, especialmente porque crear un cigarro no es tan fácil como combinar hojas y envolverlas. Como buen lancero, promete bastante sabor y aroma, especialmente en la capa que presenta chocolate y tierra; una vez picado el chocolate es el aroma principal, pero está muy bien acompañado por nueces y cáscara de naranja.

Blanco - Nine 02

El cigarro te recibe con toda su intensidad y densidad, haciendo que te invadan sabores de nueces, pan tostado y mucho chocolate, mientras que en el retrogusto se siente como la pimienta exponencia la mayoría de esos sabores y les da una mayor permanencia en el paladar y la nariz. El tiro es un poquito más apretado de lo que me gustaría, pero la cantidad de humo que desprende está perfecta.

Blanco - Nine 03

Un poco más adelantado en este primer tercio aprecio más sabores que incluyen chocolate, madera, tierra, pimienta e incluso un aspecto amargo que llega a ser desagradable, pero quizá exista por el tamaño de la vitola así que me dedico más a ponerle menos fuerza a las caladas a fin de poder apreciar la mayoría de los aromas. La ceniza se niega a ser recta, y con lanceros es un poco difícil predecir qué va a hacer la ceniza e incluso cuánto tiempo se va a mantener sobre el cigarro, pero no le pongo mucha presión ni trato de mantenerla sobre el cigarro mucho tiempo.

Blanco - Nine 04

Por primera vez en un buen tiempo estoy fumando mayoritariamente de pie, puesto que estoy haciendo una parrilla mientras fumo el cigarro y esto hace que inevitablemente fume más rápido, razón por la que alcanzo el segundo tercio con apenas 15 minutos de fumada. El tiro parece haber mejorado y la densidad el humo es incluso mayor y presenta sabores densos de cuero y chocolate como principales y tierra mojada y pimienta como secundarios, con la misma dosis generosa de pimienta en el retrogusto. Aunque el cigarro ha sido de intensidad fuerte desde la primera calada, en el segundo tercio pareciera hacerse incluso más fuerte.

Blanco - Nine 05

Resulta casi obvio decir que este cigarro es fuerte, pues claro es un lancero. Aunque he fumado otros lanceros que no han tenido esta intensidad, así que quizá no es algo tan obvio, pero también sucede que la tripa de este cigarro está hecha de ligeros nicaragüenses, así como para darte un extra de intensidad. Los sabores siguen inundando el paladar en cada calada y, aunque hay algo de brisa, el humo prácticamente no se mueve al soltarlo, o al menos así se siente puesla densidad es tremenda incluso en el sabor.

Blanco - Nine 06

En el último tercio casi desaparecen los sabores de chocolate y cuero, incluso el cigarro pareciera suavizarse un poco y presentar sabores más sutiles y frescos, incluyendo algo de madera y un toque cítrico, los cuales realmente llego a apreciar pues dada la intensidad hasta el momento, me daba un poco de miedo el final, no fuese a ser que se hiciera incluso más fuerte el cigarro. Pero no se hace tan fuerte y apenas se siente un toque muy leve de nicotina. Precisamente porque tiene una buena cantidad de ligeros en su interior, el cigarro termina quemando relativamente lento o al menos más lento de lo que esperaba luego que el primer tercio desapareciera tan rápido. Tengo amigos que simplemente se niegan a fumar ligeros y una de las razones principales para ello es porque tienden a ser cigarros de tiro muy apretado en muchos casos, pero este se mantuvo muy bien de tiro. En términos generales el Blanco Nine en lancero es el perfecto ejemplo de lo que un lancero debe ser, siendo intenso sin llegar a aturdir, quemando a buena velocidad sin evaporarse en un saintiamén y con una gran cantidad de sabores que son ricos desde el inicio. Este me mantiene queriendo más lanceros, y a su precio aún más.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s