Dunbarton – Umbagog

Dunbarton - Umbagog C

Los nombres de la marca de Steve Saka son bastante singulares, yendo desde la celebración de momentos tan clásicos como la sobre mesa después de una buena comida, hasta una burla a sí mismo y a la manera en que ‘destruye’ el español con el Todos Las Dias. Pero con todo lo que Saka es para la industria, habiendo sido la cabeza líder detrás de Drew Estate que le dio ese giro de una marca de tabacos saborizados y convertirla en uno de los mayores grupos y con mejores productos del mundo, e incluso darle forma y aliento a un Nicolás Melillo antes que fuera Nick R. Agua y creador de Foundation Cigar, hay un lugar en donde Steve Saka se sienta a pescar y a pensar y que le ha servido como el punto de partida de tantas ideas, proyectos y planes: el lago Umbagog, en New Hampshire.

Dunbarton - Umbagog 01

Precisamente, para otorgarle ese acento de cercanía al Umbagog, es el cigarro de menor precio de la marca, permitiendo que todos seamos parte de ese proceso de Saka. Según él mismo, no se trata de un cigarro que apele a los grandes paladares y a recibir altas puntuaciones de los más snobs, sino que es un cigarro para ‘el diario’, para quien quiere fumar algo bueno sin quedar quebrado y poderlo disfrutar a menudo, sin importar que lo hayas fumado por la mitad y luego lo reenciendas o que lo muerdas (que hay quienes lo hacen). Es un cigarro resistente, rústico y áspero (al menos en la capa), con varias venas y aromas variados tanto en la capa como en el pie, que incluyen chocolate, tierra, cuero y un toque suave de vainilla. Una vez picado, la calada en frío presenta madera, cuero, pan, paja, regaliz y pimienta. Este ejemplar lleva desde diciembre de 2017 rondando en mi humidor, aunque he recibido varios como cigarros del mes de otras páginas.

Dunbarton - Umbagog 02

El Umbagog se siente como un cigarro gigante, como si el cepo fuese más grande de lo que es en realidad (como si fuera 60 en vez de 56). Desde el principio el cigarro trae consigo el sabor de madera que se apreciaba en la calada en frío, cremoso y muy denso, pero acompañado de almendras, tierra, nibs de cacao (hace poco aprendí sobre estos, y son la cáscara molida del grano de cacao), carne a la parrilla y cuero, junto con una cantidad generosa de pimienta en el retrogusto, cuyo aspecto picante se me queda en la lengua incluso largo rato después de botar el humo. Mientras avanzo en el primer tercio, le voy apreciando sabores de cereza, sobre todo en el retrogusto, en parte porque la pimienta va retrocediendo un poco también. El tiro es excelente y la intensidad se coloca entre suave y media, al menos al principio, aunque no da señales de querer aumentar.

Dunbarton - Umbagog 03

En el segundo tercio los sabores parecen alterarse y pegar un giro, pues se siente mucho más un sabor a café fuerte, seguido de madera, cuero, nueces, canela y chocolate en el fondo. La cereza del retrogusto en el primer tercio evoluciona pero se siente ahora más cremosa, aunque la pimienta se sigue manteniendo en el retrogusto también. En verdad no sabía qué esperar de este cigarro, pues siendo de Saka esperaba que fuese selecto, especial y hasta predecible en su liga, pero una vez más Saka impresiona por el hecho de ser impredecible y hacer un cigarro de $6 que sepa y evolucione como uno de $12.

Dunbarton - Umbagog 04

El cigarro quema perfecto, el tiro nunca se complica y su intensidad se mantiene repasando esa frontera entre suave y medio, pero con una buena cantidad de sabores y sin cansar. El café sigue siendo uno de los sabores de mayor dominancia en el segundo tercio, pero a partir de la mitad el sabor de madera se coloca en un segundo lugar muy cercano, seguido de chocolate, cuero, tierra y anís. También se hace un poco más fuerte, ya rebasando la frontera mencionada antes y estableciéndose como un cigarro de intensidad media, lo cual dura hasta el final.

Dunbarton - Umbagog 05

Comenzando el último tercio el cigarro cumple los 60 minutos de fumada, que se siente que han pasado volando y la pimienta sigue siendo el sabor que más se aprecia en el retrogusto. Tanto el tiro como la línea de quemado han estado perfectos de principio a fin. Debo confesar que la primera vez que escuché el nombre del cigarro pensé que Saka se había contagiado de esa tendencia de Drew Estate de ponerle nombres extremadamente raros y tontos a sus cigarros como el Swamp Thang, por ejemplo. El cigarro dura una hora y media, muy bien medida y muy bien disfrutado del principio hasta el final. El Umbagog es una tremenda opción si quieres probar un Dunbarton pero te intimida un poco toda la gallardía que acompaña a sus cigarros más conocidos y galardonados, o si simplemente quieres probar algo diferente sin presión. Sin duda compraría más.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s