HVC – La Rosa 520

Déjenme a mí encontrar cigarros diferentes y escasos para elogiarlos y decir que son buenísimos y que nadie los pueda encontrar luego. No sé si sea el caso específico con este, pero aquí voy con la reseña de esta producción bastante limitada a solo 3000 unidades, pero que llegó como una selección de los mejores cigarros de 2017 según Cigar Hustler. Me llega a molestar un poco que este sea OTRO cigarro más creado para homenajear, rendir tributo y hasta emular al tabaco cubano. En lo personal siempre he apoyado el hecho que son animales distintos y cada uno tiene sus atributos. Pero estos cigarros son creados por un Reinier Lorenzo, quien nació en La Habana y cuya marca en realidad significa Havana City Cigars (aunque a mí me parece que le falta una C en el nombre). Incluso, el cigarro tiene más conexiones con Cuba, siendo La Rosa 520 la dirección de Lorenzo en la isla.

HVC - La Rosa 01

Las fotos las hice con el teléfono en un área no muy bien iluminada, por lo que pido disculpas por la calidad acostumbrada. El cigarro es producido en cantidades muy limitadas y en un solo tamaño de 140 mm x 54 de cepo, creados en la fábrica TABSA de Nicaragua con tabacos que son parte del grupo Aganorsa, aunque no menciona si tiene esos tabacos específicos, sino que Lorenzo buscaba hojas que le recordaran a las de la región San Luis y San Juan y Martinez de Pinar del Rio. El cigarro es un poco más claro de lo que se ve en la imagen, pero tampoco para confundirlo con un Connecticut, con aromas dulces y de cuero en la capa, que confieso tiene un aspecto muy cubano. El pie tiene aromas de galletas de graham y un toque de chocolate, mientras que la calada en frío tiene un aroma muy característico que me recordó mucho al Dr. Pepper que siempre tomo en USA cuando voy.

HVC - La Rosa 02

Me llama la atención que teniendo un cepo 54 se vea tan delgado en las imágenes, pero el La Rosa 520 comienza con sabores bastante marcados de nueces y chocolate, e incluso con un retrogusto a bosta que todavía no estoy seguro que me parezca agradable… no porque haya comido bosta (al menos no que recuerde y pensaría que no voluntariamente en cuyo caso), pero sí se siente ese aroma muy marcado. También se sienten sabores de pimienta pero más leves. La intensidad es media.

HVC - La Rosa 03

Finalizando el primer tercio llegué a apreciar un sabor muy característico de maní acompañado de tierra mojada y salsa de soya, mientras que el retrogusto llega a eliminar ese toque de bosta para sustiuirlo por canela y los típicos chips de maíz estilo doritos, pero sin el sabor de doritos. ¿Tiene sentido eso? Quizá si los llamo Tostitos entienden, pues su aroma es algo neutro. El primer tercio está lleno de sabores y hacia la frontera con el segundo tercio se aprecian también té y pan tostado… y antes que se pregunten si estoy alucinando, la verdad es que yo también me pregunto. Es decir, normalmente soy bastante celoso y detallista con mis catas de cigarros, tomándome la libertad y el tiempo de anotar todo lo que voy apreciando, pero este cigarro de verdad me hizo dudar un poco de mis habilidades. ¿Soya? ¿Tostitos? Sería un milagro que no comience a sentir queso y espárragos también…

HVC - La Rosa 04

Pero igualmente llego al segundo tercio y decido que si esos son los sabores, pues esos son. Tampoco es que los siento en todos los cigarros y que esta aparente exageración sea algo habitual, aunque el hecho que haya llegado como uno de los mejores cigarros de 2017 me hace pensar en esas posibilidades, así que continúo. El cigarro también tiene sus puntos negativos, así que no se trata tampoco de una sobreglorificación. Lo he tenido durante 11 meses en mi humidor, pero tiene un aspecto áspero en el humo, como si resecara en cada calada y eso no le hace una fumada agradable, haciéndome incluso espaciar más esas caladas. También le pasa que parece desarrollar altos niveles de nicotina desde el final del primer tercio, lo cual hace que lo espacie aún más. Afortunadamente estos aspectos ásperos del cigarro no están tan ligados al sabor, así que se llega a disfrutar bien y esos sabores de pan tostado, crema y tortilla (mexicana) se siguen apreciando, esta vez con algo de madera y pimienta. Para este punto la intensidad está en lo más alto que he apreciado, por lo que dejo el cigarro descansar un rato.

HVC - La Rosa 05

En el último tercio se le siente un sabor que me recuerda al Cointreau, que es un licor de naranja. Han habido varios sabores en el cigarro, pero no todos se han mantenido a lo largo de la fumada y por los momentos se sigue apreciando la crema, mientras que la pimienta y la tierra se sienten más sutiles. El retrogusto sigue mostrando la tortilla, tierra y dulce, y en el final se sigue sintiendo el pan. La nicotina sigue estando intensa y eso no me gusta en lo absoluto.

HVC - La Rosa 06

En general, aunque la intensidad del cigarro es fuerte, los sabores tienen una intensidad media, por lo que la nicotina llega a dominar la fumada a partir del último tercio sin poder equilibrarse. Pero en términos de sabor este es un cigarro que atrae mucho, aunque gran parte de ese sabor haya estado dominado por un aspecto áspero e irritante a veces. Sin embargo, a partir de la mitad del cigarro ese aspecto áspero se redujo bastante. Este es el primer HVC que fumo y no creo que sea el último, aunque no recuerdo verla muy a menudo y con producciones como esta, será bastante difícil verla. El cigarro me gustó bastante, pero sus aspectos negativos pesan bastante y son determinantes en la puntuación, pero sin duda que una vez resuelto eso, el La Rosa 520 será un cigarro espectacular.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s