Aproximadamente en septiembre de este año comencé un diplomado en ron, por varias razones. La primera es que he sido fanático del ron desde hace unos siete años (aunque antes no lo podía ni ver) e inmediatamente descubrí que en Venezuela tenemos el mejor ron del mundo. 

Eso del “mejor ron del mundo” suena a la típica frase para enorgullecer a un país, especialmente uno tan escaso en el tema de buenas noticias como lo es Venezuela, pero no es solo una frase. Los rones venezolanos son premiados con medallas de oro y doble oro en todos los festivales decentes mundiales de licores, bebidas espirituosas y ron.

Sin entrar en todos los detalles de producción, almacenamiento y calidad, el ron venezolano es uno de 3 en el mundo que tiene Denominación de Origen Controlada (Guatemala y Nicaragua son los otros dos), pero la tenemos desde hace 15 años y mediante los requerimiento de esa DOC, junto con las leyes venezolanas para el ron, estos productos deben tener las siguientes características:

  1. Envejecimiento en barricas de roble blanco americano durante un mínimo de 2 años, sin reposición de mermas
  2. Grado alcohólico superior a 40° e inferior a 50°
  3. Producido a partir de la melaza de caña

No todo el ron que viene de Venezuela tiene denominación de origen, por cierto. Pero entre las marcas incluidas en ella están: Santa Teresa, Diplomático, Ocumare, Carupano, Roble Viejo, Cacique, Pampero, Calazan, Barrica, Veroes y no sé si se me escapa alguno.

El lugar donde estoy haciendo el diplomado se llama Academia de Sommeliers de Venezuela y gran parte de la plantilla de profesores son sumiller y/o expertos en destilados, aunque la mayoría se ha dedicado al vino, o al menos eso pareciera por la mayoría de las presentaciones que hacen. 

Por lo mismo, una buena parte del material de estudio y de cata tiene su base en el vino. Aunque yo me confieso total ignorante del vino, he aprendido bastante sobre ron en los últimos meses y por ello me voy a tomar el atrevimiento de catar y reseñar algunos de los rones que he probado. Pido disculpas por la falta de imágenes, pero todas estas catas han sido en la academia y la iluminación no es la mejor. Aparte de ello, creo que la calidad de las imágenes del líquido depende mucho de la copa y de los reflejos, así que tampoco sería lo mejor. 

Esta cata de ron es un tema bastante técnico, en donde la opinión personal y las preferencias no tienen cabida. Por eso, aunque en las reseñas de tabaco que hago siempre dejo gran parte de la puntuación a la experiencia al probarlo, pues en el ron esa experiencia no vale. Sin embargo, voy a tratar de no ser demasiado científico a la hora de hacer estas catas, a fin de no sonar como un robot y hacerlas más aburridas de lo que pueden ser. 

La cata del ron se mide por los siguientes atributos a través de los sentidos de la vista, olfato y gusto:

VISTA

  • Apariencia/Color
  • Densidad/Intensidad

OLFATO

  • Intensidad alcohólica
  • Aromas de origen/Aromas de Afinamiento
  • Calidad/Franqueza

GUSTO

  • Tipicidad (sabores a caña/melaza)
  • Calidad (rango de sabores dulces, ácidos, salados, amargos y astringentes)
  • Persistencia (entrada, permanencia de alcohol, largo)

Cada uno de estos aspectos tiene una puntuación máxima y al final el máximo de cada uno da 100. Mediante varias catas que hemos hecho en clase me parece bastante completa, aunque en la reseña como tal posiblemente sí le ponga algo de sugerencia de combinación, al menos.

Así que pronto colaboro con ron, además del tabaco. La mayoría del ron que reseñe será venezolano, pero ya veremos qué más encuentro. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s