Finalmente doy con este cigarro, aunque en verdad lo tengo desde hace poco más de 7 meses, que mi hermana me lo regaló como parte de un sampler de habanos que adquirió en la cava del aeropuerto de Barajas en Madrid. Este sampler venía bien equipado con 6 marcas distintas, todas con producto en vitola robusto, e incluye Cohiba, Partagas, H. Upmann, Romeo y Julieta, este y no recuerdo cuál más. Por otro lado, gracias a reuniones con un nuevo grupo de amigos he estado ampliando un poco más mis conocimientos de habanos y probando distintas fortalezas, variedades y ligas, por lo que probar el Open Master era algo que me llamaba la atención desde hacía tiempo.

Montecristo - Open Master 01

El Open Master nació como una liga más suave y amigable en comparación con el Montecristo tradicional, en donde Habanos S.A. quería un cigarro más suave para principiantes; algo que pudieran fumar mientras jugaban golf, por ejemplo. La información específica del cigarro es a veces difícil, aunque tengo entendido que esta versión tiene matices más pronunciados y mayor cuerpo que la versión de 2009. Viendo un poco el resto de las reseñas y los comentarios, me parece que el fumador de habanos experimentado puede sentirse un poco desilusionado por este Montecristo y su alejamiento aparente de los sabores e intensidad típicos de la marca, aunque si tenemos en cuenta para quién fue creado, es muy posible que no sea un cigarro precisamente para quienes más y mejor conocen la marca. Visualmente es un cigarro con muchas venas en la capa y con una sensación relativamente esponjosa, aunque el color de su capa ya me indica que seguramente se trate de un cigarro más ligero. Los aromas en la capa apenas se limitan a la madera, mientras que en el pie llego a percibir madera, cuero y paja y en la calada en frío se siente un tiro un poco apretado y aromas a caramelo, paja y un toque de cuero.

Montecristo - Open Master 02

El Open Master da inicio con un sabor pegajoso y hasta oleoso de mantequilla y maní, con un toque picante en la lengua, y al poco rato de encendido descubro un sabor a cáscara de naranja muy agradable, que le da mayor cuerpo al cigarro. Unos centímetros después estos sabores se combinan con notas de madera, pimienta y tierra mojada. El sabor a pimienta es bastante leve y me permite probar el retrogusto repetidamente, que es donde mejor se aprecian los matices de madera. El humo es denso y apenas se mueve, aunque el tiro espero mejore y se suelte un poco.

Montecristo - Open Master 03

En el primer tercio se siente como la pimienta va de menor a mayor, al mismo ritmo que el sabor a cáscara de naranja y eventualmente el sabor de tierra mojada sigue el mismo camino, aunque también se comienzan a sentir algunos aromas de amoniaco que no me convencen del todo, pero la densidad del humo realmente se siente y luego de botarlo hay hasta una sensación aceitosa en el paladar. Hacia el final del primer tercio se sienten unas leves notas de cuero también, que le dan un mayor cuerpo al cigarro.

Montecristo - Open Master 04

En el segundo tercio los sabores de pimienta y cáscara de naranja llevan el liderato, pero en el fondo se sienten sabores de maní, madera y la tierra, que en este momento ya es un sabor muy de fondo. El Open Master es un cigarro ligeramente complejo, permitiendo apreciar distinto matices de sabores sin volverse demasiado complicado, quizá esto más apoyado en la ausencia de sabores dulces, lo cual invita a apreciar distintos toques en cada calada y quedarse saboreándolo, pero en cada calada también se siente un acento distinto de cada matiz.

Montecristo - Open Master 05

Los sabores se mantienen en mayor o menor escala desde el principio, incluyendo mantequilla, maní, pimienta, madera, cáscara de naranja, pimienta y tierra, aunque estos sabores no parecen amalgamarse entre sí, sino que son bastante separados. El tiro, que se había abierto un poco en el primer tercio parece cerrarse un poco una vez superada la mitad del cigarro, aunque el humo sigue manteniendo su textura y los sabores no desfallecen, por lo que me lleva a pensar que es un tema de que el cigarro (o los habanos) es así. En el último tercio quizá lo más resaltante de los sabores es la aparición de un sabor salado que no estaba antes, mientras que la cáscara de naranja y la tierra desaparecen.

Montecristo - Open Master 06

La pimienta y la madera siguen siendo sabores predominantes y ya adelantado el último tercio los sabores de mantequilla, maní y cuero desaparecen, mientras que ese sabor esquivo de amoniaco se siente a veces. Los últimos centímetros muestran una abundancia de sabores de cuero, pero en general su final fue bastante estable, aunque esa misma tendencia se repitió en su intensidad, apenas alcanzando un nivel por encima de medio hacia el final del primer tercio. Pese a las opiniones de los demás y lo que pude leer acerca de este cigarro, el Open Master realmente se trata de un cigarro complejo con algunos sabores intensos, pero en general relativamente medio. Pero al mismo tiempo sus sabores son muy típicos de habanos, con excepción de la pimienta, por lo que me parece un buen cigarro dentro de su categoría, y perfecto precisamente para quien se esté iniciando y quiere comenzar a apreciar distintos matices. No tanto para quien esté acostumbrado a los Montecristo y crea que esta es una experiencia más intensa, pues es todo lo contrario.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s