Desde el año 2011 Quesada ha celebrado el Oktoberfest con una edición específica de cigarros cuya liga cambia cada año. Dado que siempre se asocia a la cerveza con el evento, tiene mucho sentido que el cigarro sea uno para maridar con esta bebida, aunque como lo estaba catando me limité a disfrutarlo solo. Este cigarro marca la séptima edición del cigarro y sin duda este puro dominicano ha mejorado bastante. La producción como cada año está limitada a un número que permite cierta holgura en seis vitolas distintas, de las cuales el Bavarian equivale más o menos a un robusto largo, con medidas de 5,5 pulgadas x 52.

Quesada - Oktoberfest 2017 01

Llegué al cigarro luego que los amigos de Cornelio Cigars me lo ofrecieran la última vez que visité su tienda, pues me comentó que es un buen puro de su país, tema del cual estábamos hablando. Cabe destacar que hay dos vitolas dentro del Oktoberfest 2017 que son puros nicaragüenses, aunque esta no es una de ellas. Aunque la anilla de los Oktoberfest suele ser azul, para 2017 la hicieron blanca, lo que hizo que fuera más difícil de identificar gracias a la gran cantidad de cigarros con anillas de ese color que ya existen. Los aromas en frío son bastante cremosos y ligeros, e incluyen cereales, vainilla y madera. Luego de picarlo el tiro es bastante suave, lo cual me gusta mucho porque últimamente me han tocado algunos cigarros más bien apretados. La calada en frío ofrece un sabor de caramelo mentolado bastante diferente a lo que son muchos cigarros, especialmente uno que me da la impresión que será fuerte, o al menos el 2015 lo era.

Quesada - Oktoberfest 2017 02

En las primeras caladas del Oktoberfest suceden dos cosas que me llaman la atención: la más resaltante es que el tiro cambia completamente y se hace un poco más apretado, haciendo que cada calada sea un poco más fastidiosa de lo que era en frío. Lo segundo es que el cigarro ofrece sabores muy ‘alemanes’ que he sentido antes en cigarros pero como este tiene el tema alemán, creo que mentalmente me saben más, aunque no son sabores de cerveza propiamente. Uno de estos sabores es el de pretzels, como cuando caminas por un puesto callejero que los vende y los están sacando del… horno? sartén? No sé, pero también incluye un toque suave de pimienta.

Quesada - Oktoberfest 2017 03

Durante el primer tercio realmente hay sabores que pienso que combinarían bien con una cerveza, aunque el tiro no mejora y hay veces que se siente como si se apretara más. Solamente tenía a la mano una guillotina en V, por lo que no podía solucionar el problema con un corte adicional. Sin embargo, la línea de quemado se mantiene bien al igual que la ceniza. Los sabores tienen un fuerte componente de pan y cereal, con algo de pimienta que se siente tanto en el paladar como en el retrogusto.

Quesada - Oktoberfest 2017 04

El segundo tercio del Oktoberfest 2017 tiene un perfil más aproximado a la pimienta y menos propio para maridaje con cerveza, incluso porque es mucho más fuerte en el retrogusto que en el paladar y también porque aparece la nicotina en él, lo cual no esperaba. Los sabores medio dulces que son tan típicos en sabores relacionados con pan y cereales que sentía antes también se han reducido bastante. El cigarro pareciera haber alcanzado un punto en el primer tercio al que no vuelve a apuntar en el segundo, sino que cambia de destino.

Quesada - Oktoberfest 2017 05

Pasando la mitad ese sabor dulce desaparece por completo y es reemplazado por un sabor de tierra mojada combinado con la pimienta que siempre ha estado entre los sabores. Sin embargo, en la mitad también aparecen otros sabores como parte de este camino distinto que agarra el cigarro y el sabor dulce es más relacionado al cereal que al pan, e incluso me recuerda a unos donuts. Sin embargo, no siento que es un sabor que le aporte mucho al cigarro, pues no se siente “combinado” con tabaco sino muy independiente y el hecho que no es tan obvio hace que le tenga que dar más caladas al cigarro para descubrirlo, pero como el tiro es apretado, en general no es una sensación tan agradable como suena el sabor.

Quesada - Oktoberfest 2017 06

En el último tercio, mientras estaba todavía determinando los matices de ese sabor dulce que aprecié en la mitad, el Oktoberfest 2017 cambia su sabor y se hace mucho más sutil, aunque más cremoso y sigue relacionado con el donut su sabor. En el retrogusto sigue siendo la pimienta el sabor protagonista y son sabores más presentables, o al menos siento menor irritación al buscarlos gracias a que el tiro parece haberse suavizado un poco. Mientras va llegando al final siento que el cigarro pudo aportar mucho más de lo que hizo, aunque quizá este sea uno de los pocos casos en donde un cepo mayor aporta mejores sabores, pues he probado el Oktoberfest 2015 y 2016 en cepos superiores a 56 y no me han defraudado, permitiéndome apreciar todos los matices de la liga. La nicotina que apareció al comienzo del segundo tercio no volvió a aparecer, afortunadamente. En términos generales el Oktoberfest 2017 tiene varios cambios de sabores, aunque esto no es algo necesariamente bueno, y aunque es en el primer tercio donde el cigarro se destaca, los otros dos tercios ofrecen cambios y matices interesantes, pero la mayoría se siente desconectado de la experiencia del fumado en general. Si se tratara de juzgar solamente el primer tercio, el Oktoberfest 2017 sería excelente, pero son los otros dos los que lo terminan de tumbar.

Dossier-2.indd

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s