Como puede que haya o no dicho, en la mayoría de los casos suelo fumar mis cigarros de reseña en el orden que van llegando, a menos que sea una reseña que alguien me pide. Dado que a veces compro varios cigarros diferentes, pues la lista se va haciendo más o menos corta, pero por los momentos los cigarros que voy fumando tienen un promedio de 10 meses de guarda, tiempo suficiente para que estén en su mejor momento. Este y los próximos cuatro o cinco que me voy a fumar vinieron del mismo lugar: una compra que me hizo un amigo en Cuban Crafters, en Miami. Este amigo sabe de cigarros y en algunos casos los que compró fue porque se los pedí pero en otros son recomendaciones de él. Este es uno de estos últimos, pues no sabía nada del cigarro hasta que lo encendí.

Arandoza - Blue Label 01

 

El Arandoza Blue Label es lo que se conoce como un cigarro boutique, cuya marca fue fundada por Robert Arango en 2011 y la empresa se enorgullece en decir que es familiar. Para el Blue Label, Arango se reunió con Erik Espinosa y su fábrica en La Zona, aunque hoy en día la página web de la página parece no funcionar. El Blue Label es un puro nicaragüense con una capa ligeramente oleosa y con ligeras imperfecciones, pero nada problemático. Los aromas son suaves y apenas se siente cuero, mientras que en la calada en frío se siente regaliz negro, hojas de menta y nueces.

Arandoza - Blue Label 02

 

Luego de tostarlo un poco y encenderlo me reciben sabores de madera y nueces de pecan… que la última vez que puse la traducción de pecans un par de personas me preguntaron qué diablos era eso: pacana. Es un tipo de nuez. Seguidamente viene el típico golpe de pimienta que ya conozco de un cigarro nicaragüense y luego algo de anís.

Arandoza - Blue Label 03

 

A lo largo del primer tercio también se aprecian notas florales y cítricas, mientras que el golpe de pimienta se va suavizando bastante y hace muy soportable el resto del cigarro. En el retrogusto se siente un aroma de lo que en Venezuela llamamos pimienta de guayabita, que es como una pimienta dulce, que los americanos llaman allspice, aunque no sé como se llama en el resto del mundo, pero le da un toque dulce a la sensación picante y hace al cigarro diferente y agradable.

Arandoza - Blue Label 04

 

En el segundo tercio la pimienta en cualquiera de sus formas se va moviendo entre el primero y segundo lugar de intensidad de sabores, se hace más denso el humo y el cigarro se siente más cremoso, y le acompañan notas suaves y esporádicas de café y chocolate. El cigarro quema un poco más rápido de lo que quisiera, pero no me quejo pues me gusta mucho la densidad y cantidad del humo, así como los olores que emanan del cigarro encendido. La línea de quemado es relativamente recta y no necesita retoque alguno.

Arandoza - Blue Label 05

 

Aproximándome a la mitad del cigarro, aunque en la imagen es un poco antes pero no quería tomar dos fotos sin anilla, así que mantuve esta hasta el último momento. En términos de sabores, se mantienen más o menos al mismo ritmo y patrón del antes descrito, aunque hay un matiz de madera que también se siente aquí y va entrando y saliendo del perfil de sabores junto con el chocolate y el café. Los sabores cítricos que sentí en el primer tercio desaparecen casi por completo y los sabores de pecan se mantienen como el segundo de los más fuertes, siendo la pimienta el primero.

Arandoza - Blue Label 06

 

Ya en el último tercio hay sabores de caramelo que se sienten casi líquidos gracias a la cremosidad del humo, con un ligero aumento en la temperatura del cigarro que hizo que fumara más lento, aunque el cigarro sigue quemando a una velocidad mayor a la esperada, que logró que la fumada apenas alcanzara una hora. El sabor de guayabita se siente un poco más hacia la nuez moscada, mientras que la madera se colocó de segundo en la intensidad de sabores, siendo siempre la pimienta el dominante. Siendo un cigarro fabricado por La Zona, iba a ser difícil que la fumada no fuese placentera, pues el control de calidad ahí parece ser infalible, mientras que en términos de sabores el elemento diferenciador de este Blue Label son los distintos matices de sabores de nueces (pecans, sobre todo) y los matices de sabores relacionados a la pimienta. Sin duda el Blue Label es un cigarro que disfrutaría fumar de nuevo, sobre todo por su precio muy razonable, aunque la nicotina se siente un poco fuerte en las últimas caladas.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s