Casa Cuevas es una marca relativamente nueva, al menos para el mercado americano. Es propiedad de Luis Cuevas, Sr. y Luis Cuevas, Jr., quienes son tercera y cuarta generación de descendencia cubana relacionada con el tabaco. Actualmente tienen tres productos: un Connecticut, un Habano y un Maduro, además de una versión Edición Limitada del habano en lancero. Sin embargo, su fábrica ha fabricado cigarros para Gurkha, Toraño y Leccia. Pareciera que todas las marcas tienen al menos un producto con capa habano que llaman simplemente ‘habano’, pero ¿qué puede aportar una marca relativamente nueva como Casa Cuevas a un mercado donde, precisamente, hay tantos cigarros con capa habano? Veamos.

Casa Cuevas - Habano 01

El Casa Cuevas es adornado con una capa rojiza que me hace pensar en habano claro como hoja, aunque tiene distintos matices de colores y la anilla roja le combina de lo mejor. Se notan algunas venas en la capa pero nada que resalte demasiado ni que pueda ser considerado preocupante. Los aromas de la capa son una mezcla cremosa de cuero y paja; en el pie se siente lo mismo pero un toque más dulce, y la calada en frío presenta exactamente lo mismo, pero con un aditivo de pimienta.

Casa Cuevas - Habano 02

El Casa Cueva Habano comienza con sabores de madera tostada o leña y un toque suave de pimienta. Luego de unas caladas el sabor de pimienta es sustituido por canela suave y al cabo de unas caladas más se sienten sabores cárnicos, típicos de la corteza de carne a la parrilla, mientras que esa transición de canela a pimienta se hace constante y continua.

Casa Cuevas - Habano 03

El tiro es perfecto, pero la línea de quemado es un poco variable e, incluso en el primer tercio, se nota en la imagen que le he tenido que dar unos retoques a fin de evitar males mayores. El retrogusto está bien cargado de pimienta, pero en el paladar tanto la pimienta como la carne se diluyen bastante al final del primer tercio, mientras que la madera se mantiene como sabor predominante y principal de este segmento. También hay un cierto sabor a mosto que lleva el segundo lugar de intensidad. Hablando de intensidad, el cigarro se siente medio, sin mayor cambio.

Casa Cuevas - Habano 04

En el segundo tercio la pimienta aumenta y se coloca al mismo nivel de la madera, al igual que el mosto, por lo que podría parecer que el cigarro aumenta su intensidad también y el sabor cárnico se mantiene en el fondo. En verdad estos sabores se sienten en mayor o menor intensidad durante la mayoría del cigarro, pero es en este tercio cuando se van intercambiando el liderato de intensidad, pero es agradable a la hora de fumarlo porque cada calada se siente diferente.

Casa Cuevas - Habano 05

A la mitad del cigarro el mayor cambio está en el retrogusto, que se siente como una variedad de madera diferente y más picante, mientras que la leña definitivamente es el sabor predominante del cigarro en el paladar. Sin embargo, sí debo recalcar que estos dos matices de madera son diferentes, aunque ya esa sensación de sabor cárnico desapareció por completo y la intensidad se mantiene en media, aunque los sabores se sientan más fuertes. La línea de quemado ha requerido un par de retoques, pero la ceniza tiene la tendencia a ‘florearse’, aunque se mantiene bien colocada sobre el cigarro.

Casa Cuevas - Habano 06

Comenzando el último tercio la leña sigue siendo el sabor predominante e incluye algo de pimienta tanto en el paladar como en el retrogusto, lo que hace que el final perdure largo tiempo en boca. El cigarro se calienta más y a veces tengo que darle varias caladas para avivar el fuego, pues tiene la tendencia a apagarse. Aparece un sabor mentolado, pero no mucho más ni muy diferente, aunque sí se aprecia bastante nicotina, por lo que no me siento tan inclinado a querer darle caladas seguidas para mantenerlo encendido ni apreciar más sabores. En términos generales y respondiendo a la pregunta original al principio de la reseña, el Casa Cuevas Habano realmente no aporta nada nuevo a un mercado que ya tiene varios cigarros de capa habano. Sin embargo, la industria del tabaco se caracteriza porque puedes destacarte haciendo algo bueno sin que sea extraordinario, y muchas marcas a menudo buscan arriesgarse haciendo algo diferente, cosa que no siempre resulta. Casa Cuevas parece inclinarse por lo normal y hacer nombre a partir de ello, por eso sus tres ligas típicas de Connecticut, Maduro y Habano. Van por buen camino y este Habano es un cigarro consistente con varios sabores agradables a madera, pimienta, mosto y combinaciones interesantes entre sí. No tengo problema en fumarlo de nuevo y posiblemente sea un cigarro al que no le diría que no de presentarse la oportunidad con un pack.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s