El último del sampler de Gurkha que adquirí en Costco a finales del año pasado, de los cuales ninguno realmente me ha cautivado e incluso dos de ellos han formado parte de mis 10 peores experiencias con tabaco (aquí puedes ver mis mejores y peores experiencias). La verdad es que veo este cigarro como un último paso en una lista de cosas que no quiero hacer, pues en cada ocasión pienso que no puede ser peor que la anterior y, lamentablemente, sí lo es. Pero al menos también significa que después de este ya no creo que adquiera más Gurkha, al menos no por un buen tiempo.

Gurkha - Symphony 01

Aunque este cigarro se llama Symphony, ya empezamos mal porque no lo dice por ningún lado. Es más, en la anilla más grande dice Legend, que es otro cigarro y en la inferior dice algo como Signature Collection y otras cosas, pero es el Symphony, pues el Signature es diferente. La capa se ve un poco imperfecta, con varias venas y uno que otro mini agujero, que no es problema pero ciertamente tampoco ayuda a mejorar la imagen que tengo de ellos. Pero tiene una textura agradable y lisa, con aromas cremosos y dulces a establo y un aroma como de jugo de manzana. Lo pico y el tiro se siente bastante bien, así que punto para ellos. Los aromas de la calada en frío son sencillos, predominante de paja pero con un toque de ese jugo de manzana también. Solo espero que ese sea uno de los aromas presentes cuando lo encienda.

Gurkha - Symphony 02

El cigarro comienza quemando un poco variable en su anillo de combustión y justo la parte donde está quemando se ve bastante negra, pero el tiro y la cantidad de humo están bastante bien y los sabores son de madera cremosa y ahumada, con toques de paja y grama en el fondo y no mucho más. Aunque sí debo dejar claro que los sabores están bastante bien y por un momento me parece que el cigarro podría romper esa tradición infame que tienen estos cigarros conmigo. En el retrogusto efectivamente se encuentra ese sabor de jugo de manzana y existe junto con un toque más suave de canela.

Gurkha - Symphony 03

Como se ve en la imagen la ceniza es cualquier cosa, comenzando con la tendencia a no mantenerse completa y más como “desflorarse”, que es un término que se usa para algo completamente distinto en el tabaco, pero me parece la mejor manera de describirlo. Los sabores durante el primer tercio no han cambiado mucho, pero sí hay la inclusión de un sabor como de avena, mientras que en el retrogusto el jugo de manzana parece haber desaparecido y solamente se aprecia la canela.

Gurkha - Symphony 04

En el segundo tercio la ceniza mantiene su tendencia a ser desflorada y negada a mantenerse sobre el cigarro, mientras que el anillo de combustión mantiene una tendencia muy similar a esa misma mediocridad de la quemada. Pero el tiro no está tan mal y la verdad es que los sabores tampoco mantienen la tendencia, mostrando la misma propiedad cremosa en la madera e incluyendo algo de cuero también y la canela en el retrogusto.

Gurkha - Symphony 05

Un poco menos de la mitad del cigarro y los sabores no han cambiado, mientras que el cigarro ha necesitado varios retoques y un par de reencendidos. Parece casi ley de Murphy que el primer cigarro de la marca que parece tener sabores decentes quema muy mal. Como decimos en Venezuela: “si no te agarra el chingo, te agarra el sin nariz”, o lo que es lo mismo, que si no te defrauda una cosa, te defrauda otra. El cigarro tengo que mantenerlo dándole caladas constantes a fin que no se apague y eso se traduce en que se caliente y por ende, los sabores no se aprecian del todo. En este momento el único apreciable sigue siendo la madera, que ya parece más como leña que con esa propiedad cremosa y también hay un aspecto dulce. En el retrogusto ya no hay canela, aunque esto puede ser por esos constantes apagados.

Gurkha - Symphony 06

Tenía una foto del último tercio real, pero creo que la imagen superior realmente prueba lo maña que ha sido la quemada de este cigarro, no solo por la flor en la que se ha convertido la ceniza, sino también porque el cigarro no quema solamente en la punta y eso es causado por un mal torcido y túneles de tabaco mal amarrado en el cigarro. En el último tercio el cigarro prácticamente se rindió y no quiso encender de nuevo, pero hasta ese punto había sentido sabores de tabaco natural y algo de cuero, pero este tenía una nota amarga que no me gustaba tampoco, así que al poco rato yo también me rendí.

Lo triste del último cigarro del sampler es que durante la primera mitad se portó como esperaba que un cigarro lo hiciera… me dio buenos sabores, buena consistencia, buen humo y una quemada con pocos problemas. Pero sirve como un ejemplo más que en Gurkha hay serios problemas de control de calidad que hacen que sus productos no valgan la pena comprarlos ni pasar tiempo fumándolos. Ya sé que yo no lo haré.

Dossier-2.indd

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s