Otro de los “bates” que vino en el paquete Large and In Charge de Small Batch Cigars, aunque este es el penúltimo. Yo pensaba que serían tan fácil de definir como puros 6×60, pero el otro día fumé uno que era 5,5×56 y este es 6×58 en verdad, que es poca la diferencia pero al menos no es igual. En medio de mi ignorancia pensaba que Emilio Cigars tenía algo que ver con Eiroa, porque en mi mente Emilio Eiroa suena como alguien conocido, pero nada más alejado de la realidad; Emilio Cigars es creado por Gary Griffiths de Delaware Cigars. Pero otra cosa que aprendí con este cigarro es que ya que hay un AF2, también hay un AF1 y ambos son una colaboración de Emilio Cigars con AJ Fernandez… que es porqué el cigarro se llama AF… por Abdel Fernandez. Ahora sí tiene sentido.

Emilio - AF2 01

Para el Emilio AF2 se utilizó una capa habano oscuro ecuatoriana, lo que le da un aspecto muy llamativo, pero también utiliza Pennsylvania ligero en la tripa y, aunque el uso de esta hoja sea muy poco común, la verdad es que el trabajo que hay hecho AJF con el Pennsylvania Broadleaf ha sido muy interesante, incluyendo algunos Diesel. Aunque no he fumado el AF1, estoy seguro que no hace falta fumarlo para apreciar este, incluso si en la capa no tiene muchos aromas más allá de madera. En el pie se aprecia una combinación interesante de madera y pimienta con toques más dulces que se hacen más obvios y definidos en la calada en frío, donde se aprecia caña de azúcar (ese aroma, no necesariamente el sabor) y canela.

Emilio - AF2 02

El AF2 enciende rápida y uniformemente, con un sabor general y principal de madera que parece muy típico de un nicaragüense, pero luego de un par de caladas se funde con sabores especiados de canela y nuez moscada. El humo es abundante pero en ocasiones pareciera que el cigarro no está bien encendido (aunque sí lo está) y la producción de humo es irregular, al menos al inicio.

Emilio - AF2 03

Luego de definir sus sabores especiados y todavía durante el primer tercio el cigarro muestra un aspecto dulce muy suave, que efectivamente identifico como caña de azúcar pues también incluye un sabor herbáceo. Durante este primer tercio también encontré sabores de pasas, aunque estos no duran mucho. Pero el cigarro definitivamente ilustra lo que no me gusta de los cepos tan grandes, y es esa poca definición de sabores… es como que al haber tanto cigarro y tabaco, ninguno de los sabores tiene ganas de destacarse y casi siempre es una experiencia que tiende hacia lo plano o lo predecible… con los cepos más pequeños hay más sorpresas y cambios durante la fumada, y estos son más intensos. Por lo mismo el cigarro tiene una intensidad media y con tendencia a ser menor.

Emilio - AF2 04

El segundo tercio es muy parecido al primero, aunque incluye algunos sabores de café y crema, aunque estas no son muy dominantes y mantiene la misma intensidad mayor de especias, aunque sí le dan un perfil atractivo y matizado al cigarro, como para no aburrirte y que no te distraigas. El anillo de combustión es un poco más variado de lo que quisiera, pero al menos el cigarro sigue quemando bastante bien, el tiro ha estado perfecto en este tercio y el humo es rico y abundante.

Emilio - AF2 05

Hacia la mitad no hay gran cambio, aunque esos sabores de café y crema son más dominantes, o al menos invaden más el resto de los sabores y hacen que se sientan mayores matices… y a veces eso es muy bueno en cigarros de estos cepos, porque aunque puedas definir que un cigarro solamente tiene tres o cuatro sabores, cuando estos se combinan entre sí da lugar a que haya una gran cantidad de matices que no puedes definir solamente con una palabra, pero que te aportan sabores muy atractivos. La caña de azúcar sigue estando como sabor secundario, y entre ellos se combinan los sabores.

Emilio - AF2 06

Para el último tercio existe un añadido de sabores que no estaban en los tercios previos e incluye cuero y el café se siente menos cremoso y más como un espresso, e incluso se aprecian algunas notas saladas en el cigarro, pero todos estos sabores carecen de una riqueza y dimensión, que no es culpa del cigarro sino del cepo. Sin embargo, hay algunos fabricantes y master blenders que se adelantan a este problema y hacen una liga diferente de acuerdo al tamaño… y con esto no quiero decir que AJF lo hizo mal, porque eso es simplemente imposible, pero quizá es una manera de indicarnos que deberíamos ir hacia otras vitolas.

De Emilio he probado otros cuatro cigarros y, aunque este es el que menos me ha gustado, sería muy injusto decir que es menos que bueno, pues los sabores y, más importante, los matices que se aprecian en él son un punto muy a favor que tiene. El problema de este cigarro no es la liga, sino el cepo. En una vitola más delgada es un cigarro que seguramente recomendaría (si lo pruebo), aunque por esos matices que se sienten sí lo recomendaría a un fumador experimentado, sobre todo uno que aprecie más al cigarro que por su anilla llamativa, y eso es algo que este cigarro no tiene, aunque tengo entendido que hay una versión nueva con una anilla rediseñada.

Dossier-2.indd

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s