Nicholas Melillo, hasta donde sé creador de Foundation Cigar, ha trabajado con vegueros de su elección en el valle del Río Connecticut desde 2014 desarrollando la capa Havana Seed CT #142 que cubre este cigarro. La semilla es muy escasa y completamente diferente al resto del tabaco que existe en el mundo. Debido a la gran cantidad de aceite de la hoja, le toma 3 años fermentarse, pero esto ha resultado en una liga que ya le ha valido a Foundation Cigar varios reconocimientos, tanto en la versión The Tabernacle, como en esta variación.

Foundation Cigar - The Tabernacle Havana Seed 01

Como su nombre sugiere, la capa del cigarro es semilla cubana cosechada en Connecticut, aunque el resto del cigarro es muy parecido al The Tabernacle original, incluyendo la misma tripa y las mismas vitolas en que está disponible, aunque Melillo apunta a que esta liga tiene menos cantidad de tabaco hondureño. La anilla también es ligeramente distinta, portando un fondo rojo vs. el fondo negro del Taberncale, y en la parte inferior de este hay una leyenda que lo identifica. Esta capa distinta tiene una gran cantidad de aromas, que incluyen salado, establo y notas florales. En la tripa no se sienten los aromas tan fuertes como en la capa, pero incluyen tierra y cuero. Al picarlo la calada en frío presenta notas más dulces, e incluye nueces, azúcar cande y nuevamente notas florales. Pero en general la sensación más fuerte es la de la capa.

Foundation Cigar - The Tabernacle Havana Seed 02

El cigarro comienza tan bien como quisiera que un cigarro de estas dimensiones lo haga, con una quemada uniforme, lenta y con humo abundante. También comienza con sabores abundantes a crema dulce, mantequilla, nueces y semillas de girasol, con una intensidad media-alta. Sin embargo, el anillo de combustión no da buenas señales de que se va a mantener, aunque igual la intensidad inicial del cigarro no me permite darle muchas caladas continuas, así que por el momento es un juego de esperar.

Foundation Cigar - The Tabernacle Havana Seed 03

Efectivamente, el anillo de combustión varía un poco en este primer tercio y requiere un retoque justo después de la imagen. En este primer tercio las nueces sobrepasan la crema y con acompañadas por tierra y semillas de girasol, aunque también hay un sabor como de pan salado, que me recuerda a croissant con mantequilla, así como pimienta, naranja y un sabor que solo puedo describir como mayonesa. El aftertaste en boca tiene sabores de tierra, pimienta y una propiedad metálica.

Foundation Cigar - The Tabernacle Havana Seed 04

La diferencia entre el primer tercio y el segundo es notable, con sabores más intensos de tierra que superan el sabor de nueces, aunque algo me hace pensar que este vaivén va a ser continuo. También se reducen los sabores cremosos en este tercio, pero quizá el cambio más grande es que en el retrogusto se sienten sabores distintos, incluyendo ahora maní y café.

Foundation Cigar - The Tabernacle Havana Seed 05

Para la mitad de The Tabernacle Havana Seed, la sensación metálica en el aftertaste sigue presente, aunque mucho menos que en el primer tercio y ahora le acompaña un sabor más “sabroso” de pimienta, con toques que me recuerdan a los Cheetos picantes. La intensidad del cigarro ya no vacila y está fija en alta, y el cigarro realmente me está cautivando, gracias a que aunque es un corona, la fumada es lenta y el humo abundante.

Foundation Cigar - The Tabernacle Havana Seed 06

El último tercio del cigarro es tangentemente parecido al segundo tercio, puesto que guarda varios de sus sabores, pero en notas suaves y combina sabores más fuertes de otros, como la crema que regresa luego de su desaparición y se coloca entre los primeros sabores, pero trae consigo mostaza, nueces y algo de limón. El sabor a tierra, que estaba entre los más fuertes en los tercios anteriores, con cada calada va disminuyendo y a mitad de este tercio prácticamente despareció. Nuevamente, es en el retrogusto donde los sabores son más diferentes, incluyendo ahora un toque muy suave de pimienta con uno más fuerte de cuero. La intensidad del cigarro se mantiene en alta, en donde sigue hasta que The Tabernacle Havana Seed cumple una hora de fumado y en ese tiempo ya está casi consumido en su totalidad.

Afortunadamente tengo otro de estos en el humidor, pero en vitola robusto; esto significa que será un poco más largo y un poco más ancho, pero de verdad me llama bastante la atención cómo variará con respecto a este corona. Aunque tuvo algunos temas de quemada, el cigarro tiene una buena puntuación para mí, pues lo disfruté bastante. Aunque soy de las personas que disfruta mucho el retrogusto, tengo amigos que no pueden o no les gusta hacerlo y para ellos este cigarro posiblemente no sea algo que disfruten tanto, por lo que sería interesante ver cómo se comporta con vitolas más grandes y sabores ligeramente más diluidos.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s