La línea de Guardian of the Farm es un conjunto entre Warped y Aganorsa, siendo el primero el que le ha dado el nombre y el segundo quien proporciona las hojas, por lo que es común verlo con una u otra marca. El nombre Guardian of the Farm es en honor a los perros que cuidan la finca de Aganorsa y a este cigarro se le han creado tres versiones adicionales, dos de ellas a tiendas en Houston, USA y una tercera llamada Claude Le Chien a la tienda Maxamar en California, y recibe su nombre por el bulldog francés propiedad de Andrew Considine, el dueño de esta tienda Maxamar así como de Small Batch Cigars, la versión en línea de esa tienda. Al igual que sus versiones previas, se trata de un puro nicaragüense con capa corojo rosado sobre un capote corojo 99 y tripas corojo 99 y criollo 98.

Warped - Guardian of the Farm Claude Le Chien 01

Siendo fanático de los perros, la verdad es que el tema de un cigarro dedicado a ellos y su labor dentro de una finca siempre me ha gustado, y el hecho que en la anilla los destacan, más aún. Incluso, este con el nombre del perro como una anilla adicional y (no le tomé foto) en la parte trasera sale una imagen del perro en cuestión, mejor todavía. En cuanto al cigarro, la verdad es que estas vitolas suelen dejarme con las ganas, pero igual lo pienso disfrutar. El aroma de la capa tiene un toque medio ácido como de pan, como la masa agria que se usa para hacer panes artesanales. El pie es cubierto por la capa y en la imagen se nota un poco roto, y eso es culpa mía, pero los aromas aquí son el mismo de masa agria de la capa y un toque de chocolate. La calada en frío presenta un chocolate malteado con notas de ciruela y flores.

Warped - Guardian of the Farm Claude Le Chien 02

Antes de encender el cigarro estuve a punto de picarlo con la guillotina en V de corte profundo, pero dadas las dimensiones me daba miedo picar de más, así que opté por la doble hojilla para solamente quitar un toque de la perilla. Afortunadamente ese toque de capa en el pie enciende rápidamente y no tengo que darle fuego de más al cigarro, que comienza con sabores de nueces, notas florales y un toque de chocolate, con intensidad media y pimienta en el retrogusto, como es de esperar.

Warped - Guardian of the Farm Claude Le Chien 03

En las primeras caladas sentí una gran variedad de sabores, pero luego de un rato se fijó en maní, vainilla cremosa y un toque dulce afrutado que me recuerda a la piña. En el retrogusto se siente más cremoso y herbáceo, todo con una intensidad media-alta y un anillo de combustión bastante variado, que afortunadamente parece corregirse solo aunque marca la tendencia hacia ser diagonal.

Warped - Guardian of the Farm Claude Le Chien 04

Para el segundo tercio llama la atención que con un cepo de 46 se mantenga la ceniza, pero la verdad es que poco después de la imagen esta se cayó sola. En este segundo tercio un sabor a nueces se siente bastante pronunciado y dominante, con más notas herbáceas esta vez en el paladar, pero también en el retrogusto como antes. Incluso, el herbáceo del retrogusto mantiene dos tipos de ‘hierbas’ si se quiere, pues una es de grama recién cortada pero la otra es de otro matiz.

Warped - Guardian of the Farm Claude Le Chien 05

Para la mitad el anillo de combustión es todo menos un anillo, pero el cigarro sigue produciendo sabores agradables y la intensidad ya llega a ser alta, mientras que los sabores dominantes son de nueces y pimienta, pero en donde nueces ocupa fácilmente el 75% de esa dominación, o al menos el sabor de pimienta no es tan penetrante como en otros cigarros ha sido. En este punto ya me veo obligado a darle un retoque y poco antes de ese momento el cigarro comienza a sentirse esponjoso, como si fuese a perder su forma.

Warped - Guardian of the Farm Claude Le Chien 06

El sabor a chocolate regresa en el último tercio, pero con la misma intensidad del principio. Confieso que tenía esperanzas que fuese más fuerte y dominante de la fumada, pero siempre se mantuvo en el fondo. Aparece también un sabor tenue a tierra mojada que, junto con los sabores florales y herbáceos le da una sensación más compleja al Claude Le Chien. El herbáceo del retrogusto desapareció por completo, pero es sustituido por cáscara de naranja, mientras que su intensidad se mantiene en alta hasta el final, punto al cual llegar le tomó un retoque más. En total me tomó 50 minutos fumar el cigarro.

La exclusividad de este cigarro ya de por sí plantea que no va a ser fácil de conseguir, pues solamente está disponible a través de Small Batch Cigars. Sin embargo, desde el principio tenía las expectativas plantadas en que iba a ser un buen cigarro por todo lo que le rodea: origen, marca y exclusividad, y realmente fue bueno, pero no tan bueno. Quizá lo que me faltó es que hubiese más cigarro, pues ciertamente la intensidad de un cepo 48 lo mejora bastante, pero el largo de 4,5 pulgadas no me agrada tanto, pues sin duda me dejó con ganas de fumar más de él, y el hecho que en el último tercio se deformara tanto hizo que ese último segmento no fuera tan agradable de fumar. Pero es lo que hay, y como tal merece su puntuación.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s