Para aquellos que estén familiarizados con los nombres de la industria del tabaco, el nombre Kyle Gellis debe sonar conocido. Gellis es el creador de la marca Warped, de la cual he reseñado alrededor de 10 cigarros hasta el momento. Pero en unión a su hermano, Devin ha creado esta marca porque los dos viajan bastante y se cuentan muchas historias de viajes y estas historias las llaman “Cloud Hopper” (saltador de nubes). La compañía se formó a raíz del deseo de Devin para ser parte del mundo del tabaco con su propia empresa. El restultado es un puro nicaragüense con hojas de Aganorsa y fabricado por TABSA. Lo más destacado es su precio: entre $6,30 y $6,50 por cigarro.

Edition One - Cloud Hopper 01

Sin embargo me llama la atención que, aunque es un proyecto de Kyle Gellis con su hermano, pero que si fuese solo podría sacarlo como un Warped, en ninguna parte del cigarro es mencionado Devin Gellis, pero Kyle sí y además tiene en la anilla 1988, que es el año de nacimiento de Kyle. Pero también tiene una página web que parece no estar activa. Todo eso en esa pequeña anilla, para la que hay que usar anteojos (al menos después de los 40) para ver bien. La capa es lejos de perfecta, pero se siente artesanal, como un papel de lija y tiene aromas muy agradables a madera y beef jerky, mientras que en el pie se aprecian notas florales. Lo pico con la doble hojilla, pues con lo pequeño que se siente, no quiero tomar demasiado del cigarro en el corte y la calada en frío presenta notas de establo y madera con un tiro entre mediano y firme.

Edition One - Cloud Hopper 02

El Cloud Hopper comienza con un surtido bastante interesante de sabores, apreciables principalmente en el retrogusto, pero en en el paladar incluye pimienta y ají picante, seguido de grama recién cortada y toques más fuertes de pimienta en granos, mientras que el retrogusto destaca sabores más frescos como pan con mantequilla. El tiro es perfecto, con humo abundante aunque por las mismas dimensiones del cigarro trato de no ser muy exagerado con la intensidad y la velocidad de las caladas, espaciando bien cada una.

Edition One - Cloud Hopper 03

El anillo de combustión perfecto con una ceniza que, pese al cepo tan delgado, se sostiene perfectamente y a lo largo del primer tercio los sabores realmente están demostrando varios matices y combinaciones interesantes gracias a la aparición de un toque dulce, que podría describir como cítrico y combinado con un sabor de café suave, como café americano. En el retrogusto también aparece un sabor como de anís.

Edition One - Cloud Hopper 04

Para el segundo tercio el Cloud Hopper pierde un poco esa sensación picante tanto en el paladar como en el retrogusto, y la intensidad del sabor dulce también se reduce un poco, invitándome a percibir más aromas y sabores en el retrogusto, que es donde el cigarro parece destacarse más. Aunque aparte de eso los sabores se mantienen casi iguales, el retrogusto comienza a mostrar un sabor nuevo, que normalmente llamo tierra mojada pero en este caso se siente mucho menos mineral, por lo que lo puedo describir mejor como el aroma de cuando llueve.

Edition One - Cloud Hopper 05

Un poco más adelantado de la mitad y el Cloud Hopper comienza a demostrar señales que la quemada va a variar un poco, pero el anillo de combustión ha sido perfecto hasta el momento, por lo que no pienso más allá de que sea un detalle que se pueda acomodar pronto. El humo sigue siendo denso, rico y casi palpable en el paladar, mientras que cada calada me deja cundido de sabores intensos, aunque el cigarro en sí no pasa de medio-fuerte. El Cloud Hopper se está comportando mucho mejor de lo que pensaba, y la verdad es que pensaba que sería un bodrio por su precio.

Edition One - Cloud Hopper 06

En el último tercio la ceniza se aguanta muy bien, incluso le quité la anilla y la ceniza siguió bien puesta hasta que la dejé caer a propósito cuando le quedaba como un centímetro al cigarro, por miedo que me fuese a caer en la cara. Llegando al final el regreso de la pimienta es notable y con ella regresa ese sabor a ají picante y es acompañado de notas de cuero y anís, con una intensidad que se mantiene durante toda la fumada en media-alta. El tiempo total de fumada fueron 55 minutos, y eso que lo mantuve hasta casi quemarme los dedos, aunque el cigarro nunca se calentó de más ni la fumada se hizo desagradable… de hecho, muy agradable.

El Cloud Hopper es un cigarro que me gustó no solo por su construcción extraordinaria, humo rico y sabores intensos, es también un cigarro hecho para fumadores acostumbrados, quienes aprecian un cigarro de cepo pequeño y lo reconocen como el estilo que realmente destaca los sabores de una liga. La experiencia se siente como una fumada clásica y con sabores que puedes disfrutar gratamente sin tener que prestarle demasiada atención al cigarro. El anillo de combustión no dio problema alguno y, aunque el cigarro no es particularmente complejo, los sabores son consistentes, haciendo del Cloud Hopper un cigarro que se siente que vale mucho más que su precio.

 

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s