La primera vez que vi este cigarro, entre los colores de la anilla, la tipografía y el nombre lo primero que pensé es que se trataba de una aventura hippie de la marca, pero luego de investigar un poco descubrí que no se trata de una tostada mágica. El hecho es que en inglés las palabras para ‘brindar’ y ‘tostada’ son la misma, por lo que el nombre del cigarro se refiere a una brindada mágica, en la que Alan Rubin y Ralph Montero brindaron por el futuro de la compañía. El cigarro en sí tiene hojas de Nicaragua y Honduras, pero sin mucha descripción del origen de cada una.

Alec Bradley - Magic Toast 01

El cigarro ha estado en mi humidor desde el pasado mes de septiembre, luego que lo comprara en Smoke Inn de Pompano Beach. Es bastante curioso lo oscuro de la capa, con un tono que parece absorber la luz que le rodea, y además tiene aromas de establo y galletas, mientras que en la tripa se aprecian aromas de galletas de avena, helado de vainilla y más establo. Lo primero que destaca en la calada en frío es un tiro bastante suave y suelto que no me gusta mucho y sabores dulces y afrutados, como de cáscara de naranja y frutos rojos.

Alec Bradley - Magic Toast 02

Pero apenas lo enciendo el Magic Toast se vuelve un ejemplo de ese prejuicio que tienen muchos que piensan que porque un cigarro es oscuro debe ser fuerte. En efecto, el cigarro comienza con sabores sutiles y florales, apoyados sobre sabores de madera, cuero y suaves de pimienta. Durante los primeros 10 a 15 minutos mantiene estos sabores florales, aunque a la mitad del primer tercio son dominados por sabores más tostados, con una nota ligeramente áspera pero sin mucha pimienta. En el retrogusto detecto una buena dosis de salsa barbecue y manzanas, con una intensidad media-alta desde el primer momento y una quemada bastante decente. La velocidad de la quemada no es preocupante y hay incluso momentos en que pienso que está yendo más lenta de lo normal, por lo que me temo que es algo irregular al menos en velocidad y no en uniformidad.

Alec Bradley - Magic Toast 03

Pero la ceniza no se aguanta mucho sobre el cigarro y, aunque el humo que emana no me hace pensar en betuneado, sí me llama la atención el brillo de esta capa. En el segundo tercio el sabor de tierra es uno de los más destacados, habiendo aparecido hacia el final del tercio anterior. También hay una sensación cremosa, madera y pan quemado, mientras que el retrogusto me aporta tierra mojada, cuero y un toque nada más de flores, pero el sabor es abundante y la intensidad media-alta. El humo es denso y rico, por lo que me dedico plenamente a disfrutar de este cigarro.

Alec Bradley - Magic Toast 04

Quizá lo que me llama más la atención es la diferencia de la ceniza en el primero y segundo tercio. Al principio se ve bastante blanca y firme, pero en el segundo se ve más oscura, irregular y frágil, aunque este último elemento lo había notado en el primer tercio también. Por otro lado, viendo un poco mis reseñas, tenía desde octubre del año pasado sin reseñar un cigarro de esta marca. La verdad es que cuando comencé a fumar me gustaba bastante, pero ahora con un paladar más aprendido, la mayoría de ellos me parecen simplones y con pocos matices; también me pasa que siento que han cambiado la liga de algunos productos que cuando los probé estaban muy buenos pero cuando los volví a comprar estaban sosos o simplemente diferentes.

Alec Bradley - Magic Toast 05

En el último tercio la uniformidad de la quemada es más pareja y se mantiene en una quemada bastante lenta siempre, por lo que desde que le quité la anilla hasta que lo dejé puede haber pasado media hora fácilmente. Los sabores en este tercio realmente concentran la experiencia previa, incluyendo tierra, cáscara de naranja, pan tostado, crema, salsa barbecue e incluso un sabor dulce que puedo identificar como azúcar morena. Ya en la última parte del tercio los sabores simplemente desaparecen, o quizá es que son superados por una sensación muy caliente del cigarro que prácticamente quema todo lo que afecta. La intensidad del cigarro llega a alta en este último segmento, pero por lo general, muy bien disfrutado.

Investigando un poco sobre el cigarro y leyendo otras reseñas veo una diferencia notable entre sabores que coinciden con fechas, lo que me hace pensar que nuevamente la marca puede haber hecho una religada de él en pro de la disponibilidad de producto. Esta es una de las prácticas que más aborrezco, pero en realidad no tengo pruebas, pues no he probado otro… cuando lo haga podré confirmar. Pero este que probé la verdad es que estuvo muy decente, complejo y fuerte, con una quemada a veces irregular pero que no llamaría problemática. Dicho eso, creo que es uno de los Alec Bradley con mejor y más variado sabor que he probado, así que espero mantenga la liga.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s