Pues la reseña de este cigarro casi que no la hago, pues pensé que se trataba del mismo Monte by AJ Fernandez, cuya anilla es muy parecida y viene del mismo fabricante. Pero, efectivamente no lo es. Este Monte fue lanzado en 2013 como parte del proyecto de Altadis de hacer sus líneas más contemporáneas, tanto en empaque como en ligas. Este ejemplo se ve en marcas y ligas como VegaFina, Saint Luis Rey, Trinidad, Romeo y Julieta, H. Upmann y, ahora, Montecristo. Esta última es considerada la marca más premium dentro de Altadis y, el Monte es parte de esa actualización. Su objetivo es cubrir las expectativas de los cigarros más llenos de sabor, pero a un precio accesible. Aunque no es un cigarro barato per se, dentro de la línea de Montecristo es de los que tiene el precio más módico.

Montecristo - Monte 01

Para la experiencia con el Monte de Montecristo me fui por el toro, que no es uno de los cigarros del lanzamiento original, pero fue parte del pago que me hiciera Altadis por un trabajito hace como un año. La capa habano ecuatoriana de este cigarro está llena de venas, aunque se siente bastante lisa y oleosa, pero según Altadis el secreto de este cigarro es que tiene doble capote. Pero en realidad esa capa no tiene tantos aromas, pero en la tripa se aprecian notas de manzana y es apenas en la calada que puedo apreciar notas de cuero, cítrico, chocolate y algo de pimienta, aunque el tiro en frío se siente ligeramente apretado.

Montecristo - Monte 02

El Monte comienza con una dosis generosa de pimienta, que luego es acompañada por notas de tierra, chocolate y un toque sutil de dulce cítrico. Los sabores de tierra y chocolate se funden rápidamente y se convierten en el sabor predominante, pero son seguidos de cerca por las notas de pimienta, aunque en el retrogusto son las dominantes. Por su parte, el sabor cítrico se mantiene de fondo, más sutil aún. Hacia el final del primer tercio aparecen un par de sabores al mismo nivel que el cítrico, es decir, muy al fondo, e incluyen caramelo y grama. El tiro sigue apretado, por lo que el humo no es abundante pero el anillo de combustión tampoco es recto. Sin embargo, lo bueno de esto es que quema lento así que lo llevo con calma.

Montecristo - Monte 03

Cuando finalmente llego al segundo tercio del Monte, aparecen sabores de canela que, aunque todavía consideraría que es un sabor secundario, tiene mayor intensidad que el cítrico o el caramelo. Esta canela va variando durante el segundo tercio, a veces más fuerte que otras, pero en términos generales el segundo tercio no aporta un gran cambio con respecto al primero, o al menos no al principio. Sigo fumando con paciencia hasta la mitad para buscarle algo más, pero ya cuento con 40 minutos de fumada y, aunque el tiro no ha mejorado, pareciera que el anillo de combustión sí.

Montecristo - Monte 04

Para la mitad del cigarro el toque dulce regresa… algo interesante porque nunca dije que se había ido. El hecho es que el toque dulce en el cítrico que sentí en el primer tercio se iba diluyendo a medida que avanzaba, manteniendo el cítrico pero no el dulce. Ahora, a la mitad del cigarro, ese dulce parece regresar, aunque ahora viene cargado de notas de chocolate, café y canela. Sin embargo, todos estos sabores se mantienen en el fondo con su indicativo de secundario, con excepción del chocolate, que sigue siendo predominante junto con la tierra. Por lo que puedo apreciar del cigarro, es efectivamente uno de esos que la intensidad del dulce es la que le va dando dimensión al resto de los sabores.

Montecristo - Monte 05

Para el último tercio el chocolate ya no forma parte de los sabores dominantes, siendo únicamente tierra el que se aprecia. Por otro lado, la pimienta también cambia y se siente en una nota mucho más herbácea, tanto en el paladar como en el retrogusto. El chocolate se va diluyendo y disipando progresivamente hasta prácticamente desaparecer para el final del cigarro, punto en el cual el dulce que tanto se sentía a la mitad parece arropar solamente el sabor de caramelo en este punto. El resto del cigarro mantiene su anillo de combustión ligeramente variable, y el tiro un poco apretado. Pero luego de una hora y 45 minutos, el Monte llega a su fin.

En general, el Monte es un cigarro decente, aunque comparado con otros productos de la marca siento que es inferior a ellos. Pero también tiene un precio menor, así que se justifica de una manera u otra. Sin embargo, en lo personal siento que la mayoría de los productos de Altadis tienden a ser mucha más cantidad que calidad y hay mucha oferta por productos que no tienen elementos necesariamente diferenciadores. El Monte no es un cigarro realmente complejo y, aunque podría mejorar con el tiempo, el hecho es que tiene más de 7 meses en mi humidor y ya eso debería valer de algo. Por otro lado, siento que el Monte es un cigarro que sería más disfrutado por un fumador experimentado, pero al mismo tiempo creo que un fumador experimentado querría algo más complejo e interesante, que es la razón por la que pienso que el Monte no tiene mucho que ofrecer dentro de su mercado. Por el mismo precio hay muchos productos más complejos, y la sola razón de ser un Montecristo no es suficiente para mí.

Dossier-2.indd

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s