Siempre es de lo mejor cuando un amigo me invita a probar unos cigarros, especialmente cuando tienes amigos que tienen fábricas de tabaco. En este caso fue Cornelio Cigars, quien está fabricando para la marca Morales, uno de capa Maduro y este de capa Habano. Realmente no tengo mucha información sobre Morales Cigars, solo lo que aparece en su perfil de Instagram, donde dice que están ubicados en Columbia, Carolina del Sur USA. Sin embargo, he conversado un par de veces con ellos y estamos cuadrando entrevista por mi usuario en esa misma red.

El Morales Habano está cubierto con una capa que le da su nombre, procedente de República Dominicana. La capa no es especialmente bonita, teniendo varios tonos de marrón y una que otra protuberancia, pero tiene aromas agradables a madera, pimienta, cuero y notas florales. En el pie se aprecian aromas de madera, pimienta y cuero, mientras que luego de picarlo la calada en frío presenta aromas de madera, tierra seca y notas florales.

El Morales Habano enciende rápidamente gracias a que se trata de un robusto 5 x 50, sin mayor problema y bastante uniforme en su anillo de combustión. El tiro es perfecto, lo que me permite apreciar una abundancia de pimienta, principalmente en el paladar y no tanto en el retrogusto; para ser un cigarro dominicano creo que esta abundancia de pimienta no es común. Al cabo de unas 5-7 caladas de pura pimienta comienzan a aparecer sabores de cuero, tierra y chocolate amargo (sin dulce), siendo este último sabor el que predomina en el retrogusto, junto con un toque bastante leve de pimienta.

Con una intensidad media alta llego al segundo tercio, en donde el sabor de pimienta en el paladar sigue siendo predominante. Pero también le acompañan notas más suaves de cuero, tierra seca y durante algunas caladas se percibe un sabor extraño, como de café quemado. Sin embargo, este último no es un sabor desagradable, aunque desaparece rápidamente, antes que pueda describirlo mejor o conseguirle algún matiz interesante. Cabe destacar que ese sabor de café quemado sustituyó durante unos minutos al de chocolate, pero mientras me aproximo a la mitad del cigarro el chocolate vuelve a aparecer.

Para la mitad del Morales Habano, el sabor de pimienta comienza a sentirse mucho más suave, ya no es predominante y está en segundo plano pero todavía presenta. En efecto, los sabores predominantes en este punto son el de cuero y tierra, pero no porque sean los más fuertes sino precisamente por esa reducción de la pimienta. Ergo, la intensidad ahora es media, pero en temas técnicos sigue demostrando una gran calidad. Hacia el final del segundo tercio hay un nuevo cambio, en donde se siente un toque dulce que afecta al chocolate y hace que este se sienta más como un chocolate con leche que un chocolate amargo como había sido hasta el momento.

En el último tercio el cuero desaparece y el sabor predominante es de tierra seca, con esa sensación suave de pimienta, que nunca ha desaparecido pero es considerablemente menor que al inicio de la fumada. El sabor de chocolate con leche sigue presente, ligeramente por encima del chocolate pero ya llegando a un final en el que los sabores simplemente se desvanecen y el cigarro llega a su fin luego de una hora y 10 minutos de haberlo encendido, con una construcción ejemplar y sabores bien decentes.

Aunque no sé qué significan los números que preceden a los nombres de los cigarros de Morales (y posiblemente esto sea develado en la entrevista), confieso que me llaman bastante la atención. Sin embargo es relativamente común que las marcas hagan inicialmente dos o tres ligas para testear el mercado y estas ligas casi siempre son de capa Habano, Maduro y Connecticut. En este caso, Morales parece no haber incursionado con el Connecticut y haber lanzado solamente los primeros dos. Por otro lado, me ha pasado bastante que cuando existen estos dos productos de una misma marca, siempre termina gustándome más la versión habano que el maduro, pero esta es una excepción. No obstante, ambas ligas son completamente distintas y no es simplemente un cambio de capa. Pero insisto, el maduro me gustó más.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s